Domingo 23 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Transfugas y "corchos" en la era del PLD

El fraterno pero invariablemente mordaz Ramón Chacón -legendario dirigente perredeísta de los años setenta y ochenta del siglo pasado en los barrios de la ribera oeste del Ozama- solía decir con su característica sorna y en tono de crítica consternación, a propósito de los reiterados cambios de militancia grupal de un amigo común cuyo nombre se omite porque ya no se encuentra entre los vivos, que "Fulanito es una veleta y siempre tiene un argumento para no estar abajo".

La reacción de punzante cuestionamiento frente al “cambiazo” político (un fenómeno que ahora se conoce con el musical y casi absolutorio apelativo de “transfuguismo”) se había convertido en un lugar común en la segunda mitad de la década de los sesenta de la referida centuria, sobre todo porque se trataba de un tipo de comportamiento que colisionaba con los maximalismos de militancia, la pureza de ideales y la rectitud ética que a la sazón prevalecían en la parte del escenario político que no estaba comprometida con el balaguerismo y su proverbial “pragmatismo” represivo-clientelar.

En efecto, bajo la racionalidad entonces vigente entre los demócratas y los revolucionarios el trasiego de membresía en el quehacer político se consideraba una irritante y sospechosa tacha fraccionalista que podía marcar a su autor para siempre, y se convertía en simplemente despreciable si se ejercitaba en dirección al disfrute de las inefables "mieles del poder": transfiguraba el hecho en un “pecado capital" y, por lo tanto, en un "paso" imperdonable y deshonroso cuyos efectos moralmente descalificadores eran imprescriptibles.

A la vuelta de algo más de tres decenios, empero, con la actividad política en divorcio inapelable de toda sanidad de espíritu y toda elaboración doctrinaria, el transfuguismo se ha convertido en una especie de institución del partidarismo nacional, y en su cálido regazo se ha acunando y desarrollado con execrable omnipresencia una tipología de dirigente o militante banderizo que compendia y encarna sus motivaciones matrices y su anatomía identificatoria: el político "de Estado", conocido en tiempos precedentes como "corcho" por aquello de que tenía la habilidad de flotar en todas las aguas sin importar su turbulencia.

(La insistencia no huelga: el fenómeno no es nuevo, pues aunque en estos momentos presenta signos de vulgaridad y desenfado que desafían todos los récords y lo hacen lindar con la desvergüenza, se trata de una forma de hacer política que ha existido en todas las épocas y latitudes, pero debido a que en el pasado no abundaban las licencias de conducta que hoy se les otorga a líderes y dirigentes para "brincar la tablita" de manera impune, eran menos notorios y, como expresión de rechazo generalizado, sus protagonistas eran objeto de denominaciones más crudas y peyorativas: “vendido”, traidor, oportunista, pancista, arribista, etcétera).

La República Dominicana de nuestros días está cundida de “corchos” o políticos "de Estado", es decir, de dirigentes partidistas cuyo leimotiv invariable es "mantenerse arriba" (no para trabajar en beneficio del país o por el bien común sino para libar de la ubre del presupuesto nacional), sea a través de un puesto en la administración pública o sea por medio de un contrato, y disfrutar de los tratos privilegiados que garantiza la cercanía con el poder en cualquier sociedad, pero mucho más en una -como la nuestra- con espinosas y ostensibles deficiencias institucionales

Entre nosotros, por ejemplo, hay unos honorables individuos que han estado en las vecindades del poder desde la desaparición de la tiranía de Trujillo (puesto que han ocupado cargos en el Estado o trabado relaciones contractuales con éste -un par de excepciones confirman la regla- con los gobiernos que se han sucedido en el país a lo largo del último medio siglo), y pese a que ya han superado con creces la tercera edad -y, por consiguiente, deberían estar disfrutando en sus hogares de un merecido reposo por lo que les resta de existencia- continúan activos como funcionarios públicos y (¡agárrense!) hasta esgrimen mayores aspiraciones de mando... El mito de Matusalén les roza el pellejo.

(Que conste, sin embargo: quien escribe no piensa que los viejos dirigentes deban ser preteridos y sus opiniones rechazadas por "desfasadas", como preconizan ciertos calzonudos carentes de cultura, talento e inteligencia que entienden que el solo hecho de ser jóvenes les da patente de corso para dirigir. Antes al contrario, cree que cada generación tiene su tiempo y sus tareas históricas, y éstas últimas ubican a cada quien en su lugar: la juventud -sin renunciar a sus legítimos derechos del momento- debe actuar en el presente como beligerante gestora del futuro, mientras que la senectud -retirándose y cediendo los espacios a quienes los conquistan con trabajo y méritos, no con mañas o engañifas- tiene que ser la memoria de la sociedad y la principal fuente de “experiencias ajenas” para los dirigentes contemporáneos y del porvenir).

Naturalmente, dentro de la amplia gama de nuevos “corchos” políticos que existen en la actualidad (debido a que los gobiernos del PLD han “glebalizado” a gran parte de nuestra sociedad) ya hay de todo: burócratas de cuello blanco, ratas de buhardillas, académicos, intelectuales, científicos, profesionales, artesanos, artistas, descerebrados, analfabetos y hasta “patriotas” de verbo en ristre, y su denominador común reside en que han estado o están dispuestos a decir o hacer las cosas más impensables y ridículas para justificar sus “saltos de garrocha” partidistas o conceptuales: lo que importa, al fin y al cabo, es brincar en las circunstancias adecuadas y con un mínimo de garantía de que ello redituará determinados beneficios personales o comerciales... “Todo por la patria”, como reza el lema castrense, pero en los casos de estos nuevos “próceres” con los bolsillos llenos y la barriga como una tambora.

La insufrible y repetitiva trama argumental del sainete que montan esos políticos “de Estado” para intentar pasar de contrabando sus posturas frente a la conciencia colectiva ya es, de todos modos, harto conocida: desde morigerar sus ímpetus intelectuales o militantes bajo el alegato de que es necesario hacer una “oposición constructiva” (silenciándose ante los desmanes del gobierno o simplemente adoptando frente a éste o sus incumbentes una postura "light") hasta renunciar abiertamente de sus organizaciones (esgrimiendo "discrepancias" de ideas o de línea política) y "caer de pie" en el partido oficial o en el tren gubernamental... Siempre bajo la divisa de Fouché: nunca estar con los vencidos, siempre con los vencedores.

El autor de estas líneas sabe que no sería prudente ni elegante abusar de este espacio para ofrecer nombres y apellidos de los “corchos” dominicanos más relevantes desde la era de Trujillo hasta nuestro tiempo, pero no cree faltarle a la discreción si testimonia que cuando le cupo la honra de desempeñar la función de subconsultor jurídico del Poder Ejecutivo constantemente se sorprendía al llegar a sus manos proyectos de nombramientos “debajo de la mesa” o de contratos casi clandestinos que involucraban a individuos que desde sus años de infancia los conocía como vinculados al poder, y en este respecto no sólo se habla de dirigentes de partidos sino también de personalidades presuntamente independientes o familiares y relacionados de empresarios conocidos.

La realidad actual -se impone machacarlo- no es diferente: en estos instantes hay docenas de dirigentes políticos activos (ancianos y maduros, de todos los orígenes partidistas o doctrinarios) que han sido funcionarios o han usufructuado jugosos contratos con el Estado bajo las más variadas gestiones, y que se pueden identificar de manera muy sencilla: cuando Balaguer gobernaba, eran balagueristas o de la “oposición constructiva”; cuando el PRD administraba la cosa pública, eran perredeístas (guzmancistas, jorgeblanquistas o hipolitistas) o “independientes”; y en los gobiernos del PLD, son peledeístas (leonelistas o danilistas) o “empresarios” apartidistas... O sea: la calidad de “funcionario eterno” o “come siempre” no es patrimonio exclusivo de algunos miembros del Comité Político y otros afortunados dirigentes del partido oficial.

(La verdad sea dicha, por otra parte: ha habido algunos políticos “de Estado” que en ciertas circunstancias fueron por lana y salieron trasquilados, como fue el caso de un prominente abogado -líder de un pequeño pero ruidoso partido- que respaldó públicamente al doctor Salvador Jorge Blanco en la campaña electoral de 1982, pero que una vez éste se instaló en el poder se dice que le pidió designarlo en una posición que ya estaba comprometida para otra persona, y debido a que no fue complacido en ésta y otras solicitudes de parecida prosapia no sólo procuró todo tipo de argumentos para declararle la guerra al nuevo presidente sino que a la postre se constituyó en su mas beligerante crítico y tenaz persecutor... Aunque en cierta ocasión había propuesto un pacto “trascendental” o “histórico” entre balagueristas y perredeístas, posteriormente ejercería su bullicioso prebostazgo moral exclusivamente contra los últimos).

Desde luego, con los políticos “de Estado” y los tránsfugas sólo pierden la democracia y la sociedad: las mismas caras se repiten sin cesar en los puestos públicos, los contratos se quedan entre los apellidos de siempre, convierten las instituciones en fincas que manejan como caporales, desarrollan un círculo vicioso de ineficiencia y estancamiento, le cierran el paso a las nuevas ideas, impiden que se abran las puertas para la modernización y, en fin, permiten la formación de mafias políticas o económicas que controlan a su antojo los poderes públicos y corrompen a todo el que sea susceptible de ser corrompido... La “ética” de esta gente es clara: “En este país -parafraseando a uno de nuestros más simpáticos e inofensivos “corchos”- está prohibido joderse”.

El escribidor debe precisar, por último (y antes de que le cuelguen nueva vez el ameno sambenito de “envidioso” por sus críticas a las inconductas en el partidismo y al latrocinio en el Estado), que no está cuestionando el derecho de los dirigentes y los militantes a disponer de su “botín” en la hora dulzona de la victoria electoral (esto ocurre, en mayor o menor medida, en todo el orbe), sino recordando su secuela más amarga para la democracia y la sociedad: la insólita permisibilidad que se exhibe ante los los tránsfugas y los “corchos”, dos especímenes de nuestra fauna política -que siempre tienen “un argumento para no estar abajo”- cuya multiplicación ha sido notoria en esta “era” gloriosa del PLD.

(*) El autor es abogado y profesor universitario
lrdecampsr@hotmail.com











Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USAEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner