Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Literatura dominicana: nota para extranjeros

Las fallas de la literatura dominicana no están en la falta de talento ni dedicación de los autores, sino en una moral social vilipendiada de tal manera que trasciende el ejercicio de la escritura y coloca al escribidor en una posición adversa en la que puede perder la cabeza en solitario o sucumbir al abismo del ostracismo, la discriminación y la exclusión.

Nada que atente contra el supuesto “reconocimiento social” que los autores dominicanos alcanzan a través de obras malogradas puede esperar el aplauso de los cenáculos, que respiran gracias a sobornos oficiales y a un intercambio de elogios y dádivas que forman parte de sus propias “ruinas circulares”. Por eso el crecimiento y el desarrollo de la escritura vernácula se estancan, y para encontrar algo que valga la pena hay que bucear en las profundidades de las mezquindades y correr el peligro de rasgarse la piel con las trampas que los más miserables colocan en las entradas y las salidas de las aguas literarias.

Dichoso aquel que nade esas aguas de colores sin toparse con pirañas y buitres que lo destruyen todo con tal de evitar que alguien prenda el interruptor de la luz y afloren a la vista los múltiples defectos que muestran el falso trasfondo de “deidades intelectuales” incapaces de verse a sí mismas en el espejo. Los “intereses creados” hacen del presente de la literatura dominicana un escenario oscuro, neblinoso, y los pocos focos que alumbran en las penumbras son opacos, difusos, y no alcanzan a despertar interés fuera de tribus alfabetizadas.

Al parecer, el futuro de la literatura no está en la isla, sino en ese dominicano que emigra y aprende a vivir en el orden, donde la tolerancia, la pluralidad de opiniones y el ejercicio mismo del criterio y la autocrítica son las bases del crecimiento y el camino al éxito, si es que existe alguno.

En esa isla de historia mal contada desde la colonización, muchos escritores jóvenes aprenden las artimañas de sus tutores más cercanos y repiten ciclos de comportamientos propios de ser cuestionados en sociedades organizadas, donde imperan la ley y el orden de las cosas. Allí el autor es un pobre diablo que emborrona ideas para ser tomado en cuenta por el “hombre mediocre” que confunde la figura del intelectual verdadero con la del mendigo que se hace pasar por sabio. La carta de presentación de la mayoría de estos últimos es una cantidad de obras defectuosas, de espíritus muy pobres, y que por apresuradas no conducen a ninguna parte.

Después de pasarme un año en República Dominicana, solo leyendo y buscando obras de calidad, he llegado a la conclusión de que salvo muy pocas excepciones lo mejor de la literatura de ese país está en el pasado, en lo que se escribió desde la novela clásica “Enriquillo” de Manuel de Jesús Galván, hasta el grupo de narradores que surgió inmediatamente después de la muerte del dictador Rafael Leónidas Trujillo y en algunos miembros de la llamada generación de posguerra. Después de esos años 60 y 70, el panorama es otro, porque comienzan a influir intereses político-partidistas y económicos que obnubilan la razón de creadores que ven en la publicación de cualquier tipo de obras una manera de pertenecer a círculos intelectuales de pocas luces, para no decir de ninguna.

Lamentablemente, muchos autores dominicanos compran el prestigio desde sus tronos políticos y empresariales de sal y arena; otros menos afortunados aprendieron a prostituir su talento para poder sobrevivir a las artimañas de los pequeños agentes del Estado que obligan a los primeros a ser cómplices de las desgracias cotidianas que matan las ideas y pretenden obstruir la libertad de pensamiento.

Ya lo anunciaba Roland Barthes: "No hay lenguaje escrito sin ostentación".

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados