Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Sergio Ramírez, dentro y fuera de Nicaragua

Desde que lo conocí hace más de diez años en los trajines de ferias internacionales y reuniones privadas de las que recuerdo aquel memorable encuentro en un lujoso hotel de Miami, en el que estuvimos con el ya fallecido argentino Tomás Eloy Martínez, autor de la famosa novela “Santa Evita”, Sergio Ramírez se ha constituido para mí en un referente de la literatura no solo centroamericana sino de toda América. Es un autor que saboreó el Poder desde su posición de vicepresidente de Nicaragua en el gobierno sandinista que siguió al derrocamiento del dictador Anastasio Somoza en 1979, pero tan pronto consideró cumplida esa “misión revolucionaria” decidió regresar al oficio de escritor que había suspendido mientras participaba en la política.

En conversaciones que hemos tenido anteriormente, Sergio ha dicho que la política fue para él una experiencia única que marcó su literatura. En 1988 fue galardonado en España con el Premio Dashiel Hammet por su novela “Castigo divino”, y en 1998 logró el Premio Alfaguara con “Margarita, está linda la mar”. Ambos galardones, sumados a una vida intelectual sin descanso y a otros reconocimientos internacionales, como el Premio José María Arguedas, otorgado por Casa de las Américas en La Habana, y el Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia, por “Un baile de máscaras”, hacen de Sergio el escritor nicaragüense con mayor presencia en la literatura latinoamericana de los últimos veinte años.

En esta breve entrevista que le hago en agosto de 2014 hablamos de su posicionamiento en las letras nicaragüenses y latinoamericanas, y de la relación que mantiene con los editores de sus obras como parte de un producto que sigue rompiendo el hielo en el mercado editorial de este y del otro lado del Atlántico.

JOSE CARVAJAL: ¿Cómo ve Sergio Ramírez el futuro de la narrativa latinoamericana? ¿Qué se está haciendo distinto a lo que hizo el "boom" (fenómeno editorial de los años 60 y 70 que lanzó a la fama a escritores como Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes, Julio Cortázar y Mario Vargas Llosa), y lo que siguió al "boom"?

SERGIO RAMIREZ: La escritura se ha multiplicado, de modo que tenemos un paisaje más numeroso y variado. Y la literatura que escriben los jóvenes en el siglo veintiuno es más individual; hay menos sentido de grupo, de generaciones, y muy poco alineamiento político. Tampoco hay escuelas, ni influencias determinantes. La que hubo en un momento de [Roberto] Bolaño me parece que va perdiendo peso. De esta gran ebullición, tendremos que ver lo que verdaderamente queda, pero es muy prometedora.

JC: ¿Cómo crees que te ven fuera de Nicaragua? ¿En cuál o cuáles países de América Latina te leen más y por qué crees que has logrado conquistar lectores en esos lugares? ¿Tendrá que ver con el tema o la manera en que cuentas tus historias?

SR: No es fácil decirlo. Hay una manera en que me leen en mi país, con cierto “color local”, porque el público conoce el origen y el trasfondo de las historias que cuento. Mientras más alejo, los modos de lectura cambian. Hay libros míos que se leen más, y otros que se leen poco, y para los que yo quisiera más lectores, como por ejemplo “Mil y una muertes”, una novela que yo pensé iba a trascender a las otras en cuanto a público, y no fue así.

JC: ¿Has tenido que cambiar mucho tu lenguaje para que te entiendan en otros países? ¿Qué has tenido que cambiar?

SR: Escribo en clave nicaragüense, pero me evado de la clave vernácula; es un asunto de formas y colores, como en una pintura, hay que trabajar la tela para que se entienda desde todos los ángulos, pero sin renunciar al lenguaje propio. A lo que nunca hago concesiones es a eso de ser de más fácil lectura, eso de que me rebajo el piso para que me entiendan. Esa es la mejor manera de acabar con un escritor. La escritura no es otra cosa que lenguaje.

JC: Estamos completamente de acuerdo en eso de que “la escritura no es otra cosa que lenguaje”. Pero, a ver, cuéntame, ¿cómo es el proceso de edición con un escritor como Sergio Ramírez? ¿Dónde termina tu trabajo de escritor y dónde comienza la labor del editor de tus obras? En otras palabras, ¿qué caso le hace un escritor como tú al editor?

SR: Suelo trabajar hasta cinco borradores de un libro, y voy dejándolos en archivos diferentes. Cuando envío el último de ellos al editor, me siento confiado en que media un trabajo profesional de mi parte, pero de todos modos reviso con atención las observaciones del editor, y las acato cuando son justas. Pero no es lo mismo enfrentarse a un editor en Hispanoamérica que a un editor anglosajón, que puede proponer el deshacer un libro, trasponer y suprimir capítulos.

JC: Y a eso hay que agregar el fantasma del rechazo. Creo que todo escritor ha pasado alguna vez por ese mal momento. ¿Has presentado obras que te han rechazado? ¿Qué se puede hacer para evitar el rechazo?

SR: Me ha pasado más bien con las traducciones. En mi lengua no recuerdo ninguna experiencia de rechazo. Quizás lo que uno debe procurar es lo que he dicho antes, trabajar con responsabilidad un libro, no enviar originales a las editoriales de manera apresurada, o irreflexiva. Eso de pensar que uno debe publicar un libro al año para estar siempre en el mercado, es fatal.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados