Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Siglos de luces sin aplausos ni venias

La mayor fuente de sabiduría está en los clásicos. Paradójicamente, es la fuente de la juventud de la literatura. Un escritor moderno que no se bañe de tanto en tanto en las benditas aguas de Heráclito, por ejemplo, carece de carácter para enfrentarse no solo a la página en blanco, que casi no existe, sino también a todo lo extraliterario que pueda generar su manera de pensar.

Hay peligros que brotan de la sed de reconocimiento y en el caso de escritores aficionados el miedo a que la luz descubra los defectos de su obra es todavía más profundo. En estos tiempos de espectáculos literarios el aplauso manda; y cuando te encuentras en la platea donde todo el mundo aplaude, y tú no, te conviertes en la mosca que incomoda a los comensales que disfrutan del pastel.

Por eso los clásicos son necesarios; porque además de ayudar a reflexionar y a repensarnos de principio a fin, el clásico no espera aplausos ni venias. Una obra clásica es un libro amigo, mientras más se disiente de ella, de ese pensamiento de siglos, más amigos son esa obra y tú. Subráyala todo que quieras, táchala, escríbele en los márgenes de las páginas lo que se te ocurra, que nada te pasará. Con el tiempo, tú mismo recurrirás a esos apuntes y reflexionarás sobre ellos, y te darás cuenta que el clásico siempre tiene la razón, si no en la parte que subrayaste, la encontrarás en otra zona del mismo texto.

Y así, las bibliotecas de escritores que no tienen clásicos, o que si los tienen no gozan de la gracia del lector activo, se convierten en cementerios de lo más elevado del pensamiento universal. Pero un clásico enterrado en ese tipo de cementerio, es solo un manojo de hojas con formato de libro que se pone amarillento y es carcomido por las polillas; muere el libro en un plano físico, pero no el pensamiento que emana de él.

Siempre que viajo me hago acompañar de uno o dos clásicos. No hay nada más fascinante que leer a Virgilio o a Ovidio entre las nubes, o en carretera esas “Cartas morales a Lucilio” de Séneca; o convertirse uno en cómplice de las enunciaciones del radical Nietzsche, o seguir los consejos del sabio Baltasar Gracián, o interpretar a pecho abierto el “Emilio” de Rousseau, o el método de Descartes. En fin, los clásicos son siempre vivos que no te roban el aire. Todo lo contrario, te ayudan a respirar y a limpiar los caminos para que puedas seguir edificando el futuro.

Un ejercicio que hago con mucha frecuencia es releer los subrayados de mis clásicos. Conceptos, apreciaciones y reflexiones de esos sabios han quedado resaltados bajo la transparencia de un marcador amarillo que me dirigen en la lectura múltiple como parte del reciclaje de ideas. Porque un clásico no se lee una vez sino dos, tres, muchas veces; y cada lectura es nueva, fresca, y si se quiere hasta mágica. Y en cada lectura, los subrayados pueden variar; y lo que aprobaste ayer, lo rechazas hoy, quedando sobre aquellas páginas tu huella amarilla, o verde, o anaranjada, o del color del marcador que hayas utilizado. Si no cambias en una nueva lectura lo que subrayaste en la anterior, simplemente no has evolucionado. Por supuesto, estoy hablando de la relectura espaciada, con años entre la primera, la segunda, y las que sigan.

Para mí los clásicos son una manera de revertir el desaliento en algo positivo y en un motor de motivación. Pero antes, les tomo la palabra, reflexiono, y me dejo salpicar del agua sabia, que no es la incolora.

Así es que me he dejado salpicar estos días por Descartes. Y lo subrayo de nuevo: “[…] después de haber pasado unos cuantos años estudiando en el libro del mundo y tratando de adquirir alguna experiencia, tomé un día la resolución de estudiar también en mí mismo y de emplear todas las fuerzas de mi espíritu en la elección de la senda que había de seguir; lo cual me salió mejor, según parece, que si nunca me hubiese alejado de mi país”.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados