Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

El enemigo no soy yo

FRAGMENTOS DEL DISCURSO DE JOSE CARVAJAL en la presentación de “La manía de narrar” del escritor dominicano Efraim Castillo.

Entendemos que por tratarse de un volumen de “cuentos reunidos” o una “antología personal”, pues ambas frases aparecen como subtítulos —una en la portada y otra en la portadilla—, “La manía de narrar” está llamado a ser un libro representativo de la obra de uno de los principales narradores del país, pero la edición patrocinada por el sello Ferilibro no es una propuesta saludable, por la falta de un estudio, de una introducción, que coloque a Efraim Castillo en el contexto que le corresponde no solo en relación con la literatura dominicana, sino también con las corrientes de la narrativa de América latina.

(…)
Sin embargo, antes de aplicar esa nueva propuesta de lectura, debemos reconocer que dentro de toda limitación, los pocos críticos dominicanos que tenemos han hecho una labor encomiable, pero por alguna razón no han sabido, o no han podido, o no han querido, quitarle la sal y la arena a nuestra literatura para exponerla en el contexto latinoamericano y compararla con las corrientes locales de otros países.

(…)
El discurso crítico dominicano debe ser también objeto de estudio, para determinar cuánto ha contribuido la crítica al desarrollo de nuestra literatura. Me he topado con aproximaciones raras, que lejos de aportar soluciones desalientan la labor de los creadores y alimentan el pesimismo literario y el rechazo a descubrirnos más allá de nuestras posibilidades; deberíamos atrevernos a perforar la arena de nuestras playas y seguir el rastro de los cangrejos para dar con la carta de navegación que necesitamos para zarpar a otras latitudes.

(…)
No quiero concluir sin traer a la literatura dominicana un concepto de economía que se ha mencionado mucho en los últimos años en Estados Unidos. Y es el “techo de la deuda”. Techo en este caso significa límite y supone una barrera física a lo que crece de forma vertical. Cuando la masa de cualquier tipo alcanza la altura del techo, solo queda abrir ventanas para airear el espacio y permitir que dicha masa se expanda y busque otras formas de elevarse. Eso ya ocurre con Efraim Castillo y otros narradores dominicanos como Roberto Marcallé Abreu y Marcio Veloz Maggiolo, que con sus obras chocaron el techo. Otros chocan el techo con una sola obra exitosa, como Pedro Vergés y su novela ‘Solo cenizas hallarás’; también los hay que chocan silenciosamente el techo y se ovillan en sí mismos, como Pedro Peix.

Cuando ocurre todo eso, el autor no tiene la capacidad de preocuparse de nada más que de seguir escribiendo. Y es ahí donde entra en juego la política cultural de un país, la protección y el incentivo oficial y privado para desarrollar un sistema que permita el crecimiento y la difusión a gran escala de la literatura que vale la pena, que no es toda.

Ese sistema, en este caso literario, debe apoyarse primero en manos expertas que comprendan las dos vertientes: la del mundo profesional del libro y la situación del escritor. Parte de esa comprensión ha faltado en este volumen de cuentos reunidos de Efraim Castillo, un autor que ha bajado hoy de las montañas para venir a defender sus demonios de cualquier ataque insolente. Lo que no se sabe todavía es de quién deberá defenderlos, porque el enemigo no soy yo.

17 de julio de 2014
Librería Cuesta
Santo Domingo, Rep. Dom.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados