Domingo 28 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

La Constitución, el referendo y la reelección

El doctor Reinaldo Pared Pérez, presidente del Senado de la república y reputado profesional del Derecho, emitió hace algunos días unas declaraciones en las que sostuvo que para modificar el régimen de elección presidencial vigente -a fin de sustituirlo por uno que permita la reelección sucesiva- es necesario no sólo reformar la Constitución sino también abrir el proceso pautado por ésta en su artículo 272 para una ratificación ciudadana a través de la figura sustantiva del referendo.

De conformidad con la reseña servida por el vespertino “El Nacional” -edición del 9 de los corrientes-, el senador del Distrito Nacional aseguró que "de la única manera que el presidente Danilo Medina pudiere optar por una reelección es si somete una ley que solicite la modificación de la Constitución", y "que una vez dado ese paso, se deben precisar los puntos a modificar en la Carta Magna, y posteriormente se debe convocar un referéndum para determinar si la población electoral aprueba o no la reforma establecida en la Carta Sustantiva" (ver http://elnacional.com.do/pared-perez-afirma-reeleccion-presidencial-solo-es-posible-si-se-modifica-la-constitucion-2/).

Por su lado, el matutino “Hoy” dio cuenta al día siguiente de las mismas declaraciones en los términos siguientes: “El presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, afirmó ayer que sería necesario un referendo aprobatorio de la ciudadanía para una eventual modificación a la Constitución que permita la reelección del presidente Danilo Medina" (ver http://hoy.com.do/pared-afirma-sin-referendo-no-es-posible-reeleccion-medina/).

La reacción del también secretario general del PLD, según lo informado por el periódico de la mañana citado precedentemente, se produjo a propósito de los puntos de vista encontrados que en torno al tópico de marras previamente habían formulado, públicamente pero por separado, los doctores José Rafael Vargas, veterano comunicador y recio intelectual que actualmente es el senador de la provincia Espaillat, y Julio Cury, prestigioso abogado y jurisconsulto de sensible impronta en el país a pesar de su corta edad.

El doctor Vargas, conforme a “El Nuevo Diario” del día 7, primero había afirmado que sería “imposible la reelección del presidente Danilo Medina en este momento" debido a "que no hay tiempo para modificar la Constitución de la República", y luego enfatizó: “La actual Constitución crea una serie de dificultades para modificarla y restablecer la reelección presidencial. Es una tarea difícil, porque es un proceso que pasa por el referendo aprobatorio, de acuerdo al artículo 272 de la Carta Magna" (ver http://www.elnuevodiario.com.do/app/article.aspx?id=381931).

El doctor Cury, de su lado, ripostó al senador mocano -en "Hoy" del día 8- diciendo que "para modificar la Constitución con el objetivo de restablecer el derecho a la repostulación presidencial sucesiva no se requiere de un referendo aprobatorio", toda vez que "únicamente cuando la reforma verse sobre derechos y deberes fundamentales, el ordenamiento territorial y municipal, los regímenes de nacionalidad, ciudadanía, extranjería y de la moneda, y de los procedimientos previstos para modificar la Constitución, se requiere la ratificación de más de la mitad de los ciudadanos convocados a referendo" (ver http://hoy.com.do/dice-reeleccion-no-precisa-referendo/).

Obviamente, la coincidencia del doctor Páred Pérez con las consideraciones de corte constitucional del doctor Vargas (lo de si hay tiempo o no es, naturalmente, "harina de otro costal"), al margen de que comparten militancia política y membresía legislativa, es sumamente importante por las altas calidades partidistas y estatales que ostenta (segundo al mando en la estructura orgánica del PLD, aspirante presidencial con excelentes pootencialidades en la actual coyuntura interna de éste y figura influyente en una eventual Asamblea Revisora), pero también por el hecho -curioso pero nada reprochable porque es de humanos rectificar y hasta errar- de que parecen indicar un cambio de postura respecto a lo que él creía sobre el mismo tema por lo menos hasta el último trimestre del año pasado.

En efecto, el congresista capitaleño del partido de gobierno, según "El Nuevo Diario" del 9 de octubre de 2013, en aquel momento dijo que "Al presidente Danilo Medina Sánchez le resultará imposible repostularse a través de un referéndum, porque la Constitución es clara y lo prohíbe", y añadió: "... no es posible que el Jefe del Estado pueda reelegirse, porque la Constitución limita la amplitud y la competencia que tendría la figura del referéndum”. En el mismo sentido, subrayó concluyentemente: "La Constitución no incluye ni la revocación del mandato, ni tampoco la extensión del mandato" (ver http://www.elnuevodiario.com.do/app/article.aspx?id=347341).

Asimismo, dos meses después, el renombrado dirigente político, de acuerdo con el "Listín Diario" del 13 de diciembre de 2013, "advirtíó" que los referendos "nunca podrán ser para tratar sobre la aprobación ni renovación de mandato de ninguna autoridad electa o designada", y recalcó: "Ahí no hay vuelta floja, como dice la expresión popular, la Constitución específica para cuales fines puede utilizarse el referéndum”. En el mismo periódico, Pared Pérez "Argumentó que el referendo descarta temas relativos a la continuación o recorte de mandato, y que son (sic) sobre temas específicos" (ver http://www.listindiario.com.do/la-republica/2013/12/12/303304/Advierten-el-referendo-no-es-para-la-reeleccion).

El autor de estas líneas ignora si los doctores Vargas y Pared Pérez fueron en algunos de esos momentos malinterpretados o citados erróneamente (hasta hoy, empero, no ha habido ningún desmentido), pero lo cierto es que, dado que el primero es un destacado promotor de la candidatura del doctor Leonel Fernández para el año 2016 por el PLD y el segundo es un firme aspirante a esta misma posición, la impresión generalizada ha sido la de que sus pronunciamientos en el sentido que discutimos pudieran estar permeados por sus intereses coyunturales al respecto y, por consiguiente, obedecer más a motivaciones políticas que a consideraciones de orden jurídico.

Ahora bien, desde el punto de vista estrictamente constitucional, ¿dónde se encuentra realmente la “verdad de Derecho” -no necesariamente coincidente con la intención política ni con la “verdad positiva”- en lo que a este peliagudo asunto se refiere? ¿En las declaraciones del doctor Vargas? ¿En las del doctor Cury? ¿O en las del doctor Pared Pérez? La única manera de determinar quién está provisto de razón jurídica y quién no -y, por lo tanto, la vía más expedita para dirimir el conato de controversia que se registra en estas notas- es recurriendo de modo directo al texto constitucional, y éste lo que dice es lo que se transcribe a continuación:

“Artículo 272.- Referendo aprobatorio. Cuando la reforma verse sobre derechos, garantías fundamentales y deberes, el ordenamiento territorial y municipal, el régimen de nacionalidad, ciudadanía y extranjería, el régimen de la moneda, y sobre los procedimientos de reforma instituidos en esta Constitución, requerirá de la ratificación de la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas con derecho electoral, en referendo aprobatorio convocado al efecto por la Junta Central Electoral, una vez votada y aprobada por la Asamblea Nacional Revisora”.

Es evidente que lo que hace esa disposición sustantiva es organizar un procedimiento aprobatorio excepcional, en este caso referido a las modificaciones de la Carta Magna en las materias taxativamente mencionadas, que desde el punto de vista del ejercicio de la soberanía popular queda situado jerárquicamente por encima del procedimiento ordinario establecido en el título XIV de aquella (“De las reformas constitucionales”), concretamente entre los artículos 267 y 271. Y, no huelga reiterarlo, como procedimiento de excepción, se aplica única y exclusivamente a las materias y bajo las condiciones institucionales especificadas.

El objetivo de la consagración del aludido procedimiento aprobatorio excepcional no sólo es otorgarle a las materias señaladas un determinado nivel de importancia -superior en su género frente al resto de las tratadas en la parte del texto constitucional que toca- en el ordenamiento del Estado, sino también -y debido a esto último precisamente- tratar de impedir todo relajamiento y obligar a una adecuada ponderación para su reforma tributándole el mayor grado políticamente posible de “calificación democrática” a la decisión que se adopte: a través de una votación directa del pueblo que apruebe o rechace lo decidido con anterioridad por el legislador revisor.

Hay que reiterarlo aunque luzca repetitivo: las materias involucradas en el procedimiento aprobatorio excepcional son específicamente cinco y están meridianamente claras: 1. Los “derechos, garantías fundamentales y deberes” (es decir, los atributos, prerrogativas y responsabilidades del ciudadano y el habitante en sentido general); 2. El “ordenamiento territorial y municipal” (esto es, la organización política y geográfica del país); 3. El “régimen de nacionalidad, ciudadanía y extranjería” (o sea, lo relativo a la forma de ser o hacerse nacional o ciudadano y la manera de tratar a los extranjeros en este proceso y en su secuela registral); 4. El “régimen de la moneda” (lo relativo al peso dominicano, sus entornos conceptuales y operativos, y su relación con otras formas de pago nacionales o extranjeras); y 5. Los “procedimientos de reforma instituidos en esta Constitución” (lo fijado en el susodicho título XIV, que es harto conocido).

Independientemente de las dudas sobre si todas esas materias realmente debieron estar sujetas a referendo y de las confusiones a que puede dar origen la manera en que el precitado artículo 272 está redactado, particularmente en cuanto a sus límites y a su relación jerárquica con la legislación ordinaria sobre las temáticas en cuestión (asuntos que en su oportunidad deberán ser esclarecidos por el legislador o por el Tribunal Constitucional), la verdad es que ni sus disposiciones literales ni su espíritu tienen puntos definidos de conexión con el régimen de elección presidencial (naturaleza institucional, período de ejercicio y posibilidad de retorno tras agotar éste) pautado en la Constitución vigente, que está concebido en la tónica que sigue:

“Artículo 124.- Elección presidencial. El Poder Ejecutivo se ejerce por el o la Presidente de la República, quien será elegido cada cuatro años por voto directo y no podrá ser electo para el período constitucional siguiente”.

Ciertamente, es imposible encontrar relaciones de contacto -sea de subordinación o sea de complementaridad- o efectos prácticos vinculantes entre los repetidos artículos 124 y 272 del Pacto Fundamental nuestro, puesto que, pese a tener en común el elemento del ejercicio sin intermediación de la soberanía popular, en los hechos se trata de disposiciones con estructuras conceptuales, médulas jurídicas y cometidos esencialmente distintos: uno aborda lo relativo a la ubicación del presidente de la república en los poderes del Estado, las fronteras temporales de la elección presidencial, el tipo de votación requerido para ésta y la prohibición de la reelección sucesiva; y el otro, en cambio, se refiere a la aprobación o el rechazo ciudadano de manera pura y simple a una reforma sancionada previamente por la Asamblea Revisora de la Constitución.

En suma: tal y como ha sugerido el doctor Cury, la modificación del régimen de elección presidencial dominicano sólo requiere de una reforma sujeta a las reglas normales que la misma Constitución establece (es decir, las preceptuadas en el título XIV, hasta el artículo 271): comenzar por una ley que declare su “necesidad” y, luego de la sanción ordinaria correspondiente, terminar con su proclamación por la Asamblea Revisora), pues el texto que consagra el procedimiento excepcional de aprobación por medio del referendo no incluye ese tópico dentro de los que enlista de manera indubitablemente restrictiva... Y nadie, absolutamente nadie puede incluirlo.

(*) El autor es abogado y profesor universitario
lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados