Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

César Zapata entre la poesía y el cuento

Ser demasiado benévolo con un texto literario que acaba de publicarse puede dejar mal parado al escritor y no ayudarle tanto a recibir el reconocimiento de aquellos que buscan asombro en las obras que leen. A veces, decir demasiado de algo que tal vez merece poco, hablar sin reflexionar acerca de ello, crear hondura donde no hay profundidad, detectar innovación donde apenas aflora cualquier tipo de idea, es poner al autor en ridículo.

Pero nada de lo anterior debe aplicarse directamente a dos libros recientes del dominicano César Zapata, sino a las presentaciones que de estos hicieron el periodista y narrador Rafael Peralta Romero y el ensayista y filólogo Odalís Pérez. La reunión de ambos en el mismo escenario para presentar uno los cuentos que aparecen en “Para todos nosotros caerá la noche” y el otro el volumen de poesía reunida “Sala de espera” de César Zapata, resultó en una inevitable conjugación de jocosidad y tedio. Jocoso por el discurso anecdótico y muy personal de Peralta Romero, y tedioso por la verborrea innecesaria de Odalís Pérez.

La palabra más sospechosa pronunciada en aquel acto celebrado en el Centro Cultural de las Telecomunicaciones de Indotel, en Santo Domingo, tiene que ver con “innovación literaria”. Peralta Romero la usó categóricamente al ponderar los cuentos del autor, y Odalís Pérez la sugirió en ese discurso de estilo barroco que lo caracteriza y que no lo deja comunicar sus ideas con claridad.

La innovación no es algo que se descubre con facilidad en un texto que no ha pasado todavía por una diversidad de cedazos, incluyendo el más implacable de todos que es el tiempo; tampoco es un elemento que pueda observarse a priori con una lectura precipitada como la que se hace para presentar un libro; pero el desacierto de juicio de valor es aun peor si dicha atribución de innovación se hace en presencia del autor y en público. Cuando ocurre tal hallazgo, porque detectar “innovación” es un hallazgo sustantivo dentro de lo que podríamos llamar la arqueología y la patología literarias, por lo general el autor no se entera porque ya no sería cosa de su contemporaneidad.

En realidad, son pocos los escritores innovadores en la historia universal de la literatura. Y por eso la palabra innovación puede resultar tendenciosa y peligrosa, y jugar con su significado como parte de un espectáculo entre amigos, lejos de contribuir lo que hace es alertar y aumentar la duda del lector profesional que busca obras de calidad. Esto ocurre cuando los presentadores asumen el acto de puesta en circulación como un mero escenario promocional, y porque tal vez piensan que nadie los tomará en serio. ¡Craso error! Siempre he pensado que en la platea puede encontrarse ese individuo "casi invisible" que suele ser un agente literario diligente, o un editor poderoso, o un académico extranjero curioso, o un simple “literary scout”; este último es un sabueso libresco muy sigiloso que recomienda textos a editoriales internacionales y otras industrias afines.

Observo que algunos de los problemas más graves de la literatura dominicana son la falta de sinceridad entre los mismos escritores amigos, la hipocresía de los cenáculos, y el culto a la personalidad de autores que merecen menos elogios de los que reciben por "obras tísicas" y en muchos casos malogradas al minuto de su publicación.

Hasta que se tome conciencia de ese mal endémico, por demás difícil de curar, la literatura dominicana seguirá dando saltos a ciegas. El único consuelo es la posibilidad del juicio propio, de la lectura concienzuda y reposada, y de la valoración desapasionada que nos ayude a comprender la razón de nuestra baja autoestima literaria y a descubrir dónde se acumula la amarillenta y rojiza hojarasca del otoño.

Tengo en mi agenda la lectura de “Para todos nosotros caerá la noche”, pero confieso que después de los excesos de la presentación de Rafael Peralta Romero y su exaltación de César Zapata como ente innovador del cuento, me asomaré a cada uno de los relatos con la misma actitud del suicida que desafía el peligro y las alturas al borde de un precipicio.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados