Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Pedro Henríquez Ureña con ribetes de oro

Miguel Collado puso ribetes de oro a los actos conmemorativos del 130 aniversario del natalicio de Pedro Henríquez Ureña, organizado por el Centro Dominicano de Investigaciones Bibliográficas (Cedibil). Solo las personas que escuchamos la conferencia que dictó en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), podemos decir que allí sobraron quilates. Además del vasto conocimiento que exhibió acerca de la vida y la obra del humanista, Miguel demostró, con la proyección de una serie de diapositivas, que posee una cantidad inédita de documentos personales de los Henríquez Ureña, gracias a la amistad que ha entablado en los últimos años con miembros de la singular familia de eruditos, poetas y políticos dominicanos.

Cada palabra de Miguel Collado estuvo sustentada en el material gráfico proyectado en la gigantesca pantalla del auditorio de la Biblioteca Pedro Mir de la UASD. La voz de Miguel desde el podio era el susurro informativo que no permitía la distracción, por el encanto de los datos y la certeza de que no hay espacio para el engaño producto de la imprecisión y la falta de rigor investigativo.

Todo lo contrario. Allí lo que más le sobró a Miguel fueron documentos. Algunos de ellos demasiado personales, como una libreta de teléfonos donde aparecen registrados los nombres y los números de la época de otros intelectuales y escritores que si no lo eran entonces ya alcanzarían cierta fama literaria, como Enrique Anderson Imbert, Enrique Amorim y Francisco Ayala. Las agendas de 1931 y 1946 en poder de Miguel Collado dan fe de que Pedro Henríquez Ureña era un hombre meticuloso, celoso de su horario, y de una cultura que lo agigantó en su tiempo y que lo sigue agigantando en el nuestro.

En una de las agendas, donde se aprecia el pulso de la escritura de puño y letra de Pedro Henríquez Ureña, quedó anotado lo último de una vida cargada de compromisos por todos lados. El documento registra llegadas y salidas de países visitados por el humanista; lo mismo sus planes de asistir a conciertos, museos, conferencias y las actividades de ese mes de mayo de 1946 en que el erudito murió tras desplomarse en el tren que lo llevaría desde Buenos Aires a la ciudad de La Plata para cumplir con su faena de maestro en Argentina. En ese país vivió los últimos años a pesar de sufrir discriminación por ser, según Jorge Luis Borges, “dominicano, judío y mulato”.

“Cualquiera de esas cosas bastaba para desacreditarlo, de modo que lo mantuvieron al margen, se portaban mal con él y él sabía muchísimo”, habría declarado alguna vez Jorge Luis Borges al recordar a Pedro Henríquez Ureña, hijo de la clásica poeta y educadora dominicana Salomé Ureña y del también educador y político Francisco Henríquez y Carvajal.

La conferencia magistral de Miguel recordó todo lo que ya sabemos de Pedro Henríquez Ureña y agregó esos elementos propios de la intrahistoria que hacen posible elevar la oralidad al nivel del ensayo, y de lo que podría ser la disertación de una tesis doctoral. Los que estuvimos allí salimos convencidos de que Miguel es un apasionado del tema Pedro Henríquez Ureña y de que posee sobre este un conocimiento singular que debiera ser aprovechado tanto por las academias como por el gobierno, para exhibir al mundo los más altos valores del humanista y su familia.

Los Henríquez Ureña, ese círculo familiar de cruce de siglos 19 y 20, son la mayor y la más representativa carta de presentación de lo que somos capaces los dominicanos en el campo intelectual y la educación familiar. Y de que la condición de isleño no fue una limitante para prender las luces de una erudición que alumbró toda América, “la buena y la mala”.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados