Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Una tarea para el Ministro de Cultura

Una nota filtrada a la opinión pública, si es auténtica, pondría una vez más en evidencia que el Ministerio de Cultura está manipulado por funcionarios que tienen estrangulados los premios anuales de literatura en República Dominicana, y que los votos para galardonar a los autores son productos de arreglos internos entre literatos que hoy viven del erario, y no tanto por la calidad de las obras. El último de estos episodios se habría generado en torno al Premio Anual de Poesía Salomé Ureña de Henríquez, otorgado este 2014 al prolífico Alexis Gómez Rosa.

Comencemos anotando que Alexis Gómez Rosa, además de un poeta excelente que goza de los afectos y desafectos del poder, es Ministro Consejero de la embajada dominicana en Uruguay; y que los miembros del jurado fueron tres poetas comprometidos laboralmente o que están muy relacionados con el oficialismo: Pedro Pablo Fernández (Director de Publicaciones de la Biblioteca Nacional), José Enrique García (exasistente del hasta hace poco Director Ejecutivo del Instituto Dominicano de Telecomunicaciones [Indotel], el también poeta Pedro José Gris), y Plinio Chahín.

Uno de los aspirantes al premio era Pedro José Gris, y como la lógica no traiciona su exlugarteniente José Enrique García, considerado en ciertos círculos como uno de los críticos más respetados del país, tenía tal vez la obligación de favorecer la obra de su exjefe de Indotel. Al menos eso es lo que se deduce del acta del veredicto: “Hacemos constar, y a solicitud de la parte interesada, que el señor José Enrique García emitió su voto a favor del libro, ‘Aniversario’, de Pedro José Gris”.

Pero eso no es todo. El otorgamiento del premio a Alexis Gómez Rosa al parecer creó revuelo al interior del Ministerio de Cultura. El titular de la Dirección Nacional de Gestión Literaria, Basilio Belliard, encargado de coordinar los premios y cuya esposa trabaja en Indotel, se habría quejado de la siguiente manera, según la nota filtrada: “Joder! Plinio es débil con él [presuntamente con Alexis Gómez Rosa]. Jarta ya! Yo se lo hubiera dado a Martha Rivera o a PJG [Pedro José Gris]. JEGarcía, que fue jurado, está que arde. Salvó su voto por PJGris en el acta. Quien acabó de joder la vaina fue Pedro Falo F.”

Parece un exabrupto de Belliard. Una nota que debió haber escrito al caer la tarde, por la carga de frustración que transmite debido a que las cosas no salieron como fueron posiblemente planeadas. Otra observación: da la impresión de que Belliard intenta denigrar al poeta Pedro Pablo F. llamándolo Pedro Falo F., aunque creo que lo de “Falo”, por “Pablo”, puede ser parte de una jerga de círculos de amigos que reconocen en Pedro Pablo un poeta del tema erótico; pero en este caso la jocosidad se traduce a una intención de ridiculizarlo.

Por otro lado, no queda claro lo de “joder la vaina”. Y por eso uno se pregunta: ¿qué vaina? ¿Querrá esto decir que sí hubo componenda y que el premio había sido negociado o decidido antes del veredicto del jurado?

Todo es posible. El beneficio de la duda siempre deja la posibilidad a equívocos, aunque los documentos relacionados con este nuevo escándalo literario dominicano que circulan en las redes sociales, parecen más verdad que mentira.

Por cierto, el Premio Anual de Novela Manuel de Jesús Galván fue declarado desierto. ¿Será porque ninguno de los miembros del jurado se dejó manipular por funcionarios literatos? Creo que después de todo esto al ministro de Cultura José Antonio Rodríguez le queda la tarea de investigar a fondo lo que pasó bajo sus propias narices y limpiar un poco la casa; a ver si se atreve.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados