Sábado 22 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"

Que entre una generación humana y la que le sigue hay siempre un "desfase" de espacio y tiempo es un hecho social e histórico que no admite discusión, y lo mismo puede decirse de los referentes de pensamiento y conducta personal o colectiva: se tensan, se quiebran, se deshacen y cambian con cada ciclo joven-adulto (sólo ciertos valores propios de la religión y la filosofía escapan por veces al descalabro). La historia, empero, no avanza como simple ruptura con el pasado: en realidad aparenta tener, como sugería un gran alemán, "un desarrollo en espiral".

Esas apreciaciones elementales, sin embargo, se tornan bastante parecidas al descubrimiento del helado en cajita cuando se esgrimen con aire de autosuficiencia intelectual para estigmatizar a las generaciones adultas por el simple hecho de que son tales, y mucho más si se sabe -¡vaya por Dios!- que los que lo hacen (un puñado de papagayos sin talento que razonan como el bodeguero que solo vende al contado y actúan como abuelo en fiesta de disfraces para adolescentes) carecen de argumentos de rigor (o no pueden “conceptualizar”, como se dice ahora) y se ven obligados a semejante ejercicio de descalificación fraudulenta -con base en manidas "frases tipo cohete"- justamente por esa ausencia de recursos para el debate.

En ese tenor, luce necesario recordar una perogrullada histórica: el cambio evolutivo (esto es, hacia adelante) es la tendencia más espontanea y lógica de la naturaleza, la sociedad y el pensamiento humano, pero no se trata de una ley absoluta del devenir ni de una regla inmutable: también hay cambio involutivo (o hacia atrás). Y ambos, por lo demás, pueden ser empujados o protagonizados, alternativamente, lo mismo por las nuevas que por las añejas generaciones. En lo que a esto atañe, todo dependerá de las ideas que se abracen y la conducta que se exhiba: muy bien se sabe que ni los descerebrados ni los bergantes ha hecho nunca nada importante por la humanidad.

De todos modos, talvez se imponga repetir por enésima vez que "desfase" no necesariamente significa avance o progreso (si así fuera el planeta ya no sería "ancho y ajeno" para tanta gente), y una vuelta de tuerca de los “paradigmas” tampoco implica "per se" ascenso y mejoramiento (la mejor demostración de ello es el triunfo del “sálvese quien pueda” en el mundo luego de casi veinte siglos de promoción de los valores cristianos y de las ideas de redención social que preconizan la solidaridad y la justicia). O sea: si bien el “desfase” histórico y el “cambio de paradigmas” son inevitables y en principio apuntan hacia el adelanto, no es una constante en la historia humana que terminen significando esto último.

(Y cuidado: hay tarugos que creen que el simple hecho de ser joven equivale a representar los “nuevos tiempos” y las posibilidades del mañana, y que ser adulto otorga la representación obligatoria de lo contrario. Pero eso no es en absoluto cierto: sólo lo es si existen los cimientos espirituales y la actitud para ello. Ser joven, realmente, es tener la pasión, la rebeldía, las ideas renovadoras y el empuje existencial vigoroso del cambio hacia adelante. No importa que se tenga 17 o 25 años: si se carece de esos atributos no hay encarnación de lo “nuevo” o lo “renovador”. Ni César -adulto en su época de laureles- estuvo “desfasado”, ni Nerón -casi púber cuando gobernó- fue de “avanzada”. En nuestro tiempo, en particular, el fenómeno es más que evidente: abundan los jóvenes generacionalmente amanerados, es decir, peleles, sin sensibilidad, avariciosos, cobardes, oxidados, sin ideales, retorcidos, vividores, chupamedias y ¡hasta conservadores!).

Más aún: los “desfases” y los “cambios de paradigmas” en el acontecer histórico (y en esto justamente erraron los marxistas a pesar de las bondades analíticas del Materialismo Histórico) ordinariamente no producen transformaciones duraderas ni avances estructurales irreversibles: generan ruidosas explosiones verbales -individuales colectivas-, decretan la muerte de las “viejas” doctrinas -morales, religiosas o políticas-, desarraigan y destripan las instituciones para “refundarlas”, y -en fin- ponen todo “patas arriba” en la sociedad, el imaginario colectivo y el Estado, pero su victoria siempre ha sido coyuntural y efímera, pues todo el andamiaje societal creado a la larga implosiona y cae como un castillo de naipes. Algunos portentosos ejemplos son muy recientes como para ignorarlos: la Comuna de París (1871), la Revolución de Octubre en Rusia (1917), el proyecto fascista de Mussolini (1922), el Tercer Reich de Alemania (1933) o los regímenes comunistas de Europa del Este impuestos con los tanques soviéticos (1929-1968).

La moneda, claro está, tiene su reverso y no hay que hacerse el sueco ante él: las más estables y funcionales modificaciones de la realidad social e histórica que ha conocido la humanidad -con un par de excepciones que confirman la regla- han sido el resultado de alianzas generacionales (jóvenes y adultos pensando y actuando con base en metas comunes), mezcla de rupturas y continuidades, y una clara hibridación de ideas, estilos, métodos, programas, cometidos y hechos. Más que la ruptura revolucionaria o el lance a muerte entre generaciones -hay que decirlo sin miedo al espanto conservador y al “truño” izquierdista-, la coalición adultez-juventud y la reforma han sido las grandes aliadas del progreso de la humanidad. ¿Dudas? La Historia, estúpido, la Historia.

Todas esas disquisiciones vienen a cuento a propósito de que en la República Dominicana, sobre todo a partir del despuntar del siglo XXI, se ha puesto en boga recurrir frente a las opiniones de los adultos o las personas de cierta edad (para intentar descalificarlos por sus criticas a los "nuevos" modelos de ética personal, conducta política y organización social y económica) a la apócrifa y nada original imputación de ser "desfasados", estar “chochando” o situarse de espaldas a los "nuevos paradigmas". Parece una combinación de la lógica anticriminal de Batman (en Ciudad Gótica) y la ciclónica trama existencial de Blade (el cazador de vampiros), pero sin coartada ante las enseñanzas del devenir histórico: desde los divinos griegos hasta nuestros días es harto sabido que esa ha sido una barrabasada bastante costosa para la la humanidad.

(En nuestro país la situación es especialmente curiosa: si usted cree que el ser humano debe tener valores y principios, está desfasado. Si usted cree en el humanismo -cristiano, socialista o liberal- y en los derechos de la gente, está desfasado. Si usted cree que la política debe ser desinfectada y convertida en una actividad noble y de servicio, está desfasado. Si usted cree que el modelo neoliberal es una estafa económica para la gente sencilla y propugna que el Estado no ceda su rol de regulación y protección social, está desfasado... Esto es: si usted mantiene una postura crítica en esta atmósfera social de hoy -favorable a los que no creen en nada y dejan que otros piensen por ellos- le tocan aplausos chinos: es un "outsider" ante los “nuevos paradigmas”).

No se puede olvidar, por otra parte, que la imputación de marras es un lugar común en el acontecer pasado y presente (y en especial en el laborantismo político), y su fundamento conceptual -como ya se ha insinuado- no tiene nada de novedoso, salvo para los desinformados de solemnidad: se trata de un chantaje de baja ralea reiteradamente usado por quienes, prevalidos de las estridentes victorias de la iniquidad, pretenden erigirse en árbitros del pensamiento y la conciencia sociales. Y que conste: los “desfasados” no son culpables de la ausencia de referencias históricas y culturales de los “modernos” o “nuevos” postulantes de la razón política, pues cuando de mayores de edad se trata cada quien es responsable de su instrucción, su ignorancia o su traje de babieca.

Tampoco tienen nada de “renovadoras” -y hay que enfatizarlo- las apuestas partidistas o vivenciales en el sentido apuntado. No es nuevo que haya gente en el mundo cuya ética individual sea la "búsqueda" de "lo suyo", el apego a las mamas del poder, la indiferencia frente a los infortunios de sus congéneres o el desprecio por la solidaridad humana. No es nuevo que haya gente que entienda la política como un negociado y apoye el pillaje, la corrupción y la impunidad. No es nada nuevo que haya gente que respalde ciertos modelos de organización socio-económica sin conocerlos (es decir, por vacuidad mental) o que se enganche en estructuras polítiqueras (por necesidad de supervivencia, pues no posee talento para vivir y progresar con medios personales honrados) soportando con una impúdica sonrisa en los labios la putrefacción y el hedor... Nada de eso tipifica un “nuevo paradigma” sino, a la inversa, una vieja y muy conocida maña.

(Otrosí: en la actualidad, si usted es cristiano y practica su fe de verdad, está desfasado. Si usted cree en alguna ideología política y atesora convicciones reformistas o no conformistas, está desfasado. Si usted no hace “lo que sea” para incorporarse al consumismo y exhibir sus haberes, está desfasado. Si a usted no le da “tres pitos” lo que ocurre en la sociedad y se indigna ante la ilegalidad y la injusticia, está desfasado. Si usted no vitorea a los “yuppies” y los “lobbystas” al servicio de las grandes corporaciones, está fuera de los “nuevos paradigmas” de éxito... Lo curioso -nota al margen- es que buena parte de los que no están “desfasados” y presumen de los “nuevos paradigmas” -intelectuales sin probidad, papanatas con currículos que parecen guías telefónicas, mercaderes de la comunicación, políticos conversos, empleados del Estado, beneficiarios de programas públicos, etcétera- se encuentran en peor situación material que sus criticados: mueve a risa, pero el grueso de los devotos del oro apenas tiene cobre para vivir).

Naturalmente, lo otro es que los "nuevos" esquemas éticos nos han retrotraído a la época de la barbarie en aspectos medulares de la vida social (ignorancia desbordada, cretinismo en ascenso, delincuencia incontrolable, insalubridad elemental, latrocinio desenfrenado, hipocresía generalizada, adulación institucionalizada, etcétera), las "nuevas" formas de hacer política han prostituido a los partidos y el Estado (huelgan los ejemplos) y los "nuevos" modelos de organización social y económica han fracasado (no sólo no han resuelto los problemas humanos básicos sino que los han agravado), pero sólo los "desfasados" y los que está fuera de los "nuevos paradigmas" parecen reparar en eso... Por cierto, no se sabe por qué los no “desfasados” que encarnan los “nuevos paradigmas” no acaban de reconocer que han prescindido de Dios y sus magníficos asistentes: es obvio que no los necesitan... (Quien escribe, de su lado, creerá en su filosofía existencial cuando dejen de invocar al Todopoderoso en la crisis, en la enfermedad o al borde del sepulcro: ¡ay, ñeñe, así si es bueno!).

Por fortuna, empero, todo aquello es pura pirotecnia verbal de los “no desfasados” y los feligreses de los “nuevos paradigmas”, y -como ya se ha dicho- las victorias de los maniqueístas generacionales son invariablemente coyunturales: responden a determinados ciclos de la historia humana, más que a la superioridad cualitativa de sus formulaciones, y por eso a la postre la humanidad termina siempre saliendo de la modorra, viendo con claridad dónde están sus verdaderos intereses y haciendo añicos esa racionalidad de egolatría, servilismo, frivolidad y hartazgo. Lo que queda, finalmente, es la vergüenza y los golpes en el pecho, brillante y ejemplarmente recogidos por los textos sobre héroes y villanos del ayer que todavía se cursan en las escuelas y las universidades... La Historia, estúpido, otra vez la Historia.

El autor, pues, pide disculpas por la franqueza de estas notas (sobre todo a quienes se sientan aludidos por ellas), pero no puede dar la callada diplomática como reacción ante la recurrente manía de enrostrar “desfases” generacionales y “cambios de paradigmas” para ocultar las insuficiencias culturales y evadir el debate serio y de profundidad. Y es que esto, aparte de que implica un inaceptable acto de tigueraje mal disimulado, también se parece demasiado -cuando de la sociedad y su destino se trata- al célebre "negocio del capa perro": en términos históricos el costo de producción resulta mucho mayor que el precio de venta.

(*) El autor es abogado y profesor universitario
lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner