Miercoles 24 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

La mejor madre

A lo largo de mi vida me he equivocado en algo muy puntual. Siempre he creído que la mejor madre es la mía. Esa convicción está tan arraigada en mi conciencia que nadie, absolutamente nadie, podría convencerme de lo contrario porque entraría en complicidad con el mutismo para no permitir que se derribe mi certeza.

Resulta, sin embargo, que todos los hijos piensan igual que yo respecto a sus madres, lo que me agrada enormemente. No obstante, aunque estoy equivocada aspiro a que cada quien demuestre que ama a su madre por encima de todas las cosas.

Ahora bien, quien pretenda demostrar que ama a su madre por sobre todas las cosas se llevará un tremendo chasco. ¿ Por qué? Muy simple. Porque nadie, absolutamente nadie, ama más que una madre.

El amor de la madre es tan exclusivo, tan excelso, tan divino que no hay otro afecto que lo supere y nadie lo puede explicar de manera convincente a pesar de las chácharas al respecto porque es algo propio del altísimo.

Solo cada madre entiende perfectamente por qué su amor es el mayor de todos los amores, es el más cristalino, el que no engaña, el amor que no se quiebra.

Tener una madre es un lujo que a veces los hijos no apreciamos en su justa dimensión. Y...cuando se ausenta de este mundanal ruido, ¡vaya que la extrañamos!

Todo hijo que tenga a su madre debe adorarla y mimarla cada día, jamás angustiarla. Por algo es nuestra madre y, puedes estar seguro, que aunque la mamá no tenga tu conocimiento intelectual si fuere el caso, su amor es tan amplio que lo sabe todo de ti aunque no te lo digas.

A la mejor madre, la mía que ya está ausente, le he dedicado desde su partida esta canción de la autoría del brasileño Lindomar Castiho, la que también hago extensiva a todas las madres, previo a pedir excusas al autor por hacerme eco de las letras de su balada que dice así:

Mi madre, mi heroína.

En medio del camino recordé, aquella que está tan lejos de aquí, tal vez está pensando en mi lo se, nostalgia como yo debe sentir. Su pañuelo tan mojada en la partida y ese tren que se alejaba tan veloz. Su voz tan dulce en mis oídos se quedó, no me olvido que ella fue quien me dio vida. Madre mía, mi heroína, madre mía, eres mi flor divina. Madre mía, mi heroína, madre mía, eres mi flor divina.

Yo le agradezco tanto a Dios por este don, que mucha gente no comprende de verdad, yo tengo madre y otros lloran por su amor, faltan palabras para mi felicidad. Hay tantas madres que sollozan despreciadas , hicieron tanto pero nunca piden nada. Yo le agradezco tanto a Dios por este don, porque mi madre siempre fue la más sagrada.
Madre mía, mi heroína, madre mía, eres mi flor divina. Madre mía, mi heroína, madre mía, eres mi flor divina.

Esta es la canción que yo hice para ti, mamá. Y en ella quiero simplemente decir que mi alma está vacía por la ausencia de tu voz. Solamente me acompaña tu recuerdo, tus luchas y sacrificios. Tu rostro ha madurado cuando yo estaba triste y la alegría de tus ojos cuando me veía feliz. Ahora el pincel del tiempo pintó de blanco tus cabellos, esos cabellos tan blancos como tu alma de madre. Hoy con mi canción, quiero decirte que no encuentro palabras para expresar tu cariño. Gracias mamá por todo, por tu ternura, por tu dedicación, por tus lágrimas. Gracias mamá.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

La solidaridadTodo tiene su tiempoIrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”No actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados