Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Reynaldo Disla, diálogo y aparte

Reynaldo Disla es el mismo diálogo. Desde que me vio entrar a la Biblioteca Pedro Mir de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, donde él impartiría un taller sobre el “diálogo dramático”, recordó nuevamente aquel primer encuentro de los años ochenta en que nos conocimos en Nueva York. Estuvo en mi apartamento de Kingsbridge, en el Bronx, y un día, desesperado por falta de guía turístico, se lanzó en solitario a recorrer parte de Manhattan con la ayuda de un mapa del subway, el famoso sistema de trenes que representa en sí mismo una ciudad subterránea con cultura propia aparente. Reynaldo andaba entonces afianzado en el reconocimiento internacional que significaba la distinción de haber obtenido el Premio Casa de las Américas, que otorga Cuba, y que ganó en 1985 por su obra de teatro “Bolo Francisco”.

Con el mapa ferroviario en la mano, Reynaldo se esfumó de la superficie de Manhatan durante cuatro o cinco horas vespertinas; mi esposa y yo llegamos a preocuparnos tanto que estuvimos a punto de llamar al número de emergencias para reportarlo como persona desaparecida. Por suerte, la paciencia y la espera surtieron el milagro que aplacaron la incertidumbre cuando lo vimos regresar sano y salvo a casa. Nos aseguró que no se había perdido ni por un instante, porque tan pronto abordó el tren de su desesperada aventura desplegó el mapa sobre sus piernas, y por cada parada recorrida movía el dedo índice de su mano derecha en la superficie de aquel papel que le cubría el regazo como si fuera un pedazo de tela estampada y almidonada.

No era la primera vez que Reynaldo rememoraba aquel episodio de la visita neoyorquina; lo hace cada vez que nos vemos desde entonces. Es una manera de establecer el diálogo anecdótico, que para él parece ser algo vital.

En esta ocasión, yo aparecí como oyente y no menos curioso, pues vi el anuncio del taller organizado por el profesor universitario Aridio Moya y me pareció buena idea reencontrarme con Reynaldo en Santo Domingo. Además, quería ver cómo él transmitiría a los estudiantes sus conocimientos y los años de experiencia en torno al “diálogo dramático”.

Parte del trabajo de Reynaldo lo disfruté por primera vez cuando asistí a una representación de “Bolo Francisco” y luego en la película “Perico Ripiao”, de la cual fue guionista y actor. En “Perico Ripiao” Reynaldo es el gordo de la motoneta anunciadora que sin darse cuenta colabora con tres prófugos que se hacen pasar por guardias mientras escapan de las autoridades.

En el taller de dos horas que impartió hace unos días en la Biblioteca Pedro Mir la tarea de Reynaldo consistía en explicar la importancia del “diálogo dramático” en una obra teatral, y lo hizo con la frescura, la sencillez y el humor que lo caracteriza. Basó su enseñanza en anécdotas propias y ajenas, en ejemplos de obras clásicas, y en conversaciones de la vida cotidiana. Y como si fuera poco, dividió a los participantes en grupos de dos para que pusieran en práctica todo lo que habían escuchado. El resultado fue “dramática y sorpresivamente extraordinario”, una cantidad de diálogos cotidianos basada en experiencias con atracos y otros hechos violentos que afectan a la sociedad dominicana.

Al final del taller Reynaldo leyó dos cuentos propios que provocaron oleajes de carcajadas por el contenido humorístico y jocoso de los textos; y yo me despedí con la convicción de que la próxima vez que nos encontremos, Reynaldo entablará nuevamente el diálogo sobre ese inolvidable episodio de su aventura neoyorquina. Después de todo, él es un actor de teatro, cine y televisión; y yo un simple espectador dispuesto a repetir la obra o la película todas las veces que sea necesario.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Poetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados