Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Poetas de un eslabón perdido

La publicidad ayuda y puede hacer creer en la posibilidad de que haga falta establecer un puente generacional o promocional. Incluso puede hacer creer que existe una necesidad de recuperar “el eslabón perdido de la poesía dominicana” como parte de una propuesta surgida de la urgencia de no quedar relegados al olvido por parte de estudiosos de la literatura nacional.

De modo que es posible que hiciera falta. Pero si es así, habrá que preguntarse por qué ahora; qué motivó a este grupo de poetas a surgir como “los independientes” del decenio de los 70; y a quién debemos atribuir el “descubrimiento antropológico” de tanta poesía rancia y fosilizada como la que escuché hace unos días en un recital celebrado en la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña.

Salvo mínimas excepciones (José Enrique García [presente en el acto] y Cayo Claudio Espinal [ausente]) son voces que no repercutieron entonces ni repercuten ahora en el discurso poético dominicano. Sin embargo, una lógica de temporalidad, más forzada que natural desde el punto de vista intelectual, puede llevarnos a pensar que “los muchachos” merecen un espacio y una atención especial.

Incluso ellos mismos lo establecen: “Con el nombre de Independientes del 70 y bajo el slogan: el eslabón perdido, será designado el grupo de poetas que comenzaron a publicar sus poemas en la prensa, a principios de los años 70, y que no pertenecieron a la generación del 60, ni a la de Postguerra, ni a grupos sólidos como la Joven Poesía, los talleres literarios Jacques Viau-Renaud y César Vallejo, que vienen después; ni a los grupos subsiguientes: 80, post-80 y últimos poetas (los cotidianos)”.

Parece un decreto, un manifiesto tardío; y por eso despierta la sospecha de que en el fondo algunos buscan en el pasado el lugar que no logran ocupar en el presente. En el recital parecían colegiales desempolvando recuerdos y obras apolilladas que no dijeron nada entonces ni dicen nada ahora; es un síntoma de que no hicieron un buen trabajo como poetas y una señal del porqué a nadie le ha importado la desaparición del eslabón, ni que este siga perdido en los confines de la nostalgia.

De los veintitantos que figuran en la lista de posibles miembros de la promoción del 70, solo cinco o seis acudieron a la cita del recital. Los demás han debido estar demasiado ocupados para bajar a los sótanos del pasado y exhibirse como figuras excluidas que reclaman atención inmediata. O tal vez solo reconocen que ya fueron y que no quieren volver a ser los poetas pobres de antes, pues hoy algunos son dirigentes políticos, funcionarios, empresarios y gente más o menos exitosa en la sociedad dominicana.

En realidad, no me imagino en la mesa de los “curadores poéticos” al exministro de Cultura José Rafael Lantigua; ni al general retirado José Miguel Soto Jiménez, ni al investigador y ensayista Manuel Núñez, ni al editor y bibliógrafo Miguel Collado, ni al crítico de arte Cándido Gerón.

La idea del encuentro fue del poeta Pedro Pablo Fernández, que ocupa actualmente el cargo de director de publicaciones de la Biblioteca Nacional. Al parecer, desde esa trinchera se pretende “defender el espacio ganado y ocupar el puesto que merecen” o que creen merecer los integrantes del eslabón perdido.

En otras palabras, estos poetas han declarado la guerra al tiempo y al olvido como si se tratara de soldados que exigen una pensión digna por sus aportes a la patria; en este caso “a la literatura y cultura dominicanas”, según señala el manifiesto de la presentación que hicieron el 2 de mayo en la Biblioteca Nacional.

Para fines de notas, apuntes, subrayados y demás inquietudes de investigadores, he aquí los nombres del supuesto eslabón perdido: Aquilés Julián, Aristófanes Urbáez, Cándido Gerón, Cayo Claudio Espinal, Denis Mota, Diómedes Núñez Polanco, Franklin Gutiérrez, José Enrique García, José Bobadilla, José Miguel Soto Jiménez, José Rafael Lantigua, Josefina de la Cruz, Juan Freddy Armando, Manuel Núñez, Miguel Collado, Odalís Pérez, Olivier Batista, Orlando Gil, Orlando Morel, Pedro Pablo Fernández, Pedro Pompeyo Rosario, Rafael García Bidó, Rafael Peralta Romero, René Rodríguez Soriano, Raúl Bartolomé, Salvador Santana y Tomás Modesto Galán.

Quizá cualquier investigación sobre ese grupo de poetas debería iniciar tomando en cuenta lo que escribió José Ortega y Gasset acerca de las generaciones, en su ensayo En torno a Galileo: “(…) lo decisivo en la idea de las generaciones no es que se suceden, sino que se solapan o empalman. Siempre hay dos generaciones actuando al mismo tiempo, con plenitud de actuación, sobre los mismos temas y en torno a las mismas cosas, pero con distinto índice de edad y, por ello, con distinto sentido”.

Sin duda, la propuesta queda sobre la mesa. Y el derecho a una segunda oportunidad, también.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y aparteEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados