Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

El éxito ferial de Eugenio Fortunato

Si el éxito de una obra literaria se mide por los aplausos y la cantidad de público que asiste a la presentación, entonces el lanzamiento de “Rimas y Picardías” de Eugenio Fortunato en la Feria del Libro de Santo Domingo fue un rotundo éxito. El Pabellón de Escritores Dominicanos estuvo tan repleto de entusiastas de la poesía rimada o de la décima que apenas pude asomar el rostro para dejarme ver por el autor, con quien tengo un lazo de amistad desde los años ochenta.

El acto no pudo quedar mejor. La gente no solo escuchó las palabras laudatorias del poeta Mateo Morrison, que presentó la obra, sino que también participó en una lectura colectiva, para no decir viral, comandada por el maestro de ceremonias, el no menos entusiasta Ramón Saba.

En realidad fue una velada en la que debimos engavetar el lapidario juicio crítico y montarnos junto a Eugenio Fortunato en una rudimentaria barca literaria arrastrada por la corriente de la emoción de un público que nunca dejó de aplaudir ni celebrar lo que escuchaba al final de cada poema. Al mismo Eugenio Fortunato se le veía reír a carcajadas como solo puede hacerlo un hombre genuinamente inocente y sano, aunque consciente de haber escrito un libro sin mayores pretensiones intelectuales.

En la presentación, luego de una breve explicación sobre la poesía culta y la poesía popular, Mateo Morrison concluye que “Rimas y Picardías” es una reiteración del talento de Eugenio Fortunato, “ahora expresado en esa tradición de poesía popular” con “la gracia, la ironía y la precisión” que se puede esperar de una persona conocida principalmente como uno de los principales gestores culturales de la diáspora dominicana de los años ochenta en Nueva York.

Para Morrison, en la segunda parte de “Rimas y Picardías” Fortunato logra alcanzar un nivel “que recuerda los aires nicolasguillenescos (en referencia al poeta cubano Nicolás Guillén) con el poema Candonga, que nos lleva durante todo el proceso del mismo con un manejo del doble sentido y con un final por lo menos para mí sorprendente. En esa misma sección destacamos San Fosforito, Los Rumores, Virginidad, y Antillas”.

Esos subrayados de Mateo Morrison son interesantes, pero ya dije antes que lo que menos importaba en la presentación del libro de Eugenio Fortunato en la Feria de Santo Domingo, era el juicio crítico; porque solo en ausencia de este “aguafiestas” se pudo dar una de las veladas feriales más divertidas de mi vida. Quedó claro que se disfrutó de una poesía sorpresivamente espectacular en la que el público hizo de la suya al prestarse al juego iniciado por Ramón Saba de escoger lectores al azar, y que convirtió aquello en un popurrí de voces muy conocidas en el ámbito cultural de Santo Domingo.

Quizá debo aclarar que Eugenio Fortunato no es un aparecido. Es muy conocido por su extraordinaria labor cultural en Estados Unidos. Además de la familia biológica que logró procrear como todos los mortales cuerdos, se le recordará siempre como el fundador del Grupo Cultural Orientación, uno de los pioneros del teatro dominicano en Nueva York. Eugenio es también autor de la obra de teatro popular “El Salvador Etc”, entre otras actividades relacionadas con el trabajo comunitario.

En lo personal, celebro este primer libro de Eugenio Fortunato del mismo modo y entusiasmo que él celebró el mío y los de otros autores jóvenes de aquellos años ochenta en Nueva York. Si el de él llegó tardío no fue por falta de disciplina sino por modestia, pues para nadie es un secreto que Eugenio Fortunato no se considera poeta ni nada por el estilo. Incluso él mismo lo dice en la contraportada: “Aunque algunos pueden considerarlas poesía, para mí no son más que rimas”.

Creo que Eugenio logró parte de su cometido de publicar un libro “simple y divertido”, pero no exento de la sabiduría que dan la experiencia y los años. Enhorabuena.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados