Sábado 27 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

No es comunismo sino cristianismo

El autor de estas líneas escuchó decir hace unos días a un reputado abogado y comunicador dominicano que la postura asumida por quienes defienden la prevalencia de los derechos humanos sobre cualquier estatuto restrictivo de naturaleza nacional sin importar su jerarquía jurídica responde “a la trasnochada visión internacionalista del comunismo”.

La afirmación del aludido jurista y hacedor de opinión pública no sólo es sesgada desde el punto de vista ideológico (es un lugar común del conservadurismo y la ultraderecha esa tendencia a vincular al “comunismo” o ahora al “terrorismo” a los individuos o las ideas que los adversan): también es absolutamente falsa, y refleja hasta qué punto la manipulación encuentra terreno fértil en la controversia política en la República Dominicana sobre todo al amparo de las insuficiencias educativas y culturales que nos acogotan.

Es cierto, enteramente cierto que en el siglo XIX Marx opuso el “internacionalismo proletario” a lo que él denominaba el “internacionalismo burgués” en el predicamento de que así como “el capital no tiene patria” (y los capitalistas sacrificaban de buen grado los valores nacionales en el ara de sus intereses económicos), el trabajo tampoco podía tenerla (y los obreros no debían estar apegados a “mezquinos intereses locales” y “dejarse arrastrar al laberinto de palabras huecas del nacionalismo”), tal y como se puso de manifiesto en términos prácticos con la fundación de la Primera Internacional en 1864.

Es igualmente verdad que los comunistas y los socialistas, herederos políticos del pensamiento y el método histórico de Marx, le dieron continuidad a ese enfoque internacionalista (por ejemplo, con la fundación de la Segunda Internacional en 1889, la Internacional Comunista en 1919 y la Internacional Socialista en 1951), y que aún en la actualidad, cuando la “ideología” del mercado domina todas las esferas de la actividad humana, subsisten sus rasgos esenciales, si bien como ecos de una racionalidad que paulatinamente se apaga en los entresijos de la conciencia colectiva.

Ahora bien, la visión internacionalista de la problemática social, política, económica y cultural del ser humano no es de origen marxista: aunque en principio es hija de la filosofía como disciplina intelectual (porque ésta intenta estudiar y discutir los asuntos más generales y totalizantes de la vida individual y social) y ya estaba presente de manera rudimentaria en algunas de las primeras civilizaciones humanas (verbigracia, las orientales), su más lejana referencia documentada y comprobable en el mundo occidental se encuentra en la vocación universalista del cristianismo.

(Y no lo olvidemos: la civilización occidental, tal y como la conocemos en los últimos diez y nueve siglos, es fundamentalmente una obra del judaísmo y el cristianismo, y sus desfases y rupturas tanto espirituales como factuales se corresponden plenamente con los desfases y las rupturas históricas de éstos, razón por la cual en nuestra mundo es posible encontrar una particular cohabitación de sociedades de orientación cultural hebraica, católica-romana, protestante y ortodoxa, con sus respectivas éticas, liturgias, apuestas políticas y formas de organización institucional).

La vocación universalista del cristianismo es esencialmente resultado de su monoteísmo (solo existe un Dios, creador de todo lo que existe y padre de toda la humanidad) y su humanismo (se dirige al ser humano en general, necesitado de la salvación tras incurrir en el pecado original y sus secuelas de inconducta), y está presente sobre todo de manera inequívoca en las prédicas de Jesús y en las de sus discípulos (Nuevo Testamento), independientemente de que la mayor expansión de sus congregaciones y la más grande difusión de sus ideas se hicieron posible básicamente cuando se convirtió en una religión de asentamiento romano.

En otras palabras, el cristianismo, pese a que nació dentro de la cultura judía y se desarrolló en principio entre pueblos vinculados a ésta, supuso desde su nacimiento una disyunción respecto a lo que podríamos llamar “nacionalismo hebreo” (representado justamente por los adversarios de Jesús, acorazados en las leyes sagradas del judaísmo y en los ídolos de adoración local), y por eso en realidad los primeros occidentales que asumen una “visión internacionalista” de la problemática del ser humano y de la vida son justamente los cristianos católicos que, como se sabe, hasta el movimiento de reforma luterana del siglo XVI (y aún con los cismas), encarnaban el pleno vicariato de Cristo en el mundo y la representación única de las opiniones del Dios universal.

Por lo demás, la afirmación que da origen a estas notas desconoce una realidad histórica que no admite discusión: la visión internacionalista del comunismo no estaba vinculada necesariamente al concepto de derechos humanos que actualmente prevalece en el mundo: en general, realmente le era hostil, y no sólo porque Lenin -constructor del primer Estado comunista del orbe- consideraba que la libertad “es un prejuicio burgués” y preconizó la “superioridad del comunismo respecto de las reclamaciones de soberanía” (principio matriz de la constitución de la URSS), sino porque el fundamento ideológico de su control político era totalitario y su visión de la sociedad era absolutamente excluyente.

Desde luego, es absolutamente imposible desconectar la consideración de marras, emitida a propósito del debate suscitado en torno a ciertos aspectos de la sentencia No. 168-13 de nuestro Tribunal Constitucional, de la muy alegre tesis de un destacado filólogo e historiógrafo criollo en el sentido de que los críticos del referido fallo son “traidores a la patria” que se ocultan tras un “falso humanismo” para atentar contra los “sagrados intereses nacionales” a caballo de su “servilismo” y su “lacayismo” ante intereses foráneos y, especialmente, Estados Unidos, Francia y Canadá, que según él dirigen la actual “conspiración” mundial contra la República Dominicana encaminada a que ésta “cargue” con el “muerto” que involucra el pueblo haitiano.

(Más allá del saqueo a Peña Batlle que supone una importante parte de las concepciones del distinguido intelectual sobre el nacionalismo y los peligros que alegadamente acechan en estos momentos a la patria, resulta curioso observar cómo él se ha erigido -no se sabe con base en cuales calidades legales o morales- en autoridad nacional para determinar quien es portador de un “verdadero humanismo” y quien lo asume de manera “falsa” o apócrifa. Asimismo, mueve a risa ver cómo gente que toda la vida había estado al servicio de “intereses foráneos” -antiguos comunistas que se decían devotos seguidores de la URSS, China o Cuba, y viejos socios políticos o económicos de los Estados Unidos y las potencias occidentales- ahora son nacionalistas a ultranza o antiimperialistas).

Y es imposible desvincular esas posturas por una razón simple: no es nuevo que quienes adopten posiciones universalistas o humanistas, tanto en el plano religioso como en el terreno de la política, sean considerados “traidores” a la patria o “enemigos de la nación”, y los mejores ejemplos al tenor que muestra la historia están a la vista de todos: la persecución del cristianismo en Roma (bajo el alegato de que difundía una “superstición judía” según la cual existía un Dios universal que era el verdadero, en oposición a las divinidades nacionales de la ciudad-Estado), y la brutal batida de Hitler contra los judíos, los pensadores, los artistas y los científicos (que por sus solas condiciones eran “sospechosos de traición”, o efectivamente se oponían a su régimen en el predicamento de que constituía una “violenta aberración nacionalista”).

Naturalmente, sabiendo como se sabe que buena parte de quienes en nuestro país sostienen puntos de vista colindantes con los que comentamos aquí militan en la iglesia romana (incluyendo a nuestro venerable Cardenal, claro está, non plus ultra del nuevo “nacionalismo” criollo), talvez convenga hacerles un recordatorio respetuoso pero elemental: el concepto “católico” viene del vocablo griego “katholikós” (latinizado como “catholicus”), que significa “universal” (es decir, que todo lo incluye o que se refiere a todo el mundo y a la gente que lo habita), y se comenzó a usar entre los cristianos mucho antes (por lo menos desde el siglo II de nuestra era) de que los comunistas se declararan “internacionalistas” (mediados del siglo XIX).

De manera, pues, que resulta procedente reiterar la precisión: la visión internacionalista de los problemas del mundo no es una creación de los comunistas sino de los cristianos, y se encuentra muy a tono con la concepción de éstos de que Dios (todopoderoso, omnisciente y omnipotente) es único y universal, y el ser humano (independientemente de su raza, su cultura o su hábitat) también es uno solo sobre la faz de la tierra... Esta es la verdad, y que el mencionado abogado-comunicador y sus irascibles conmilitones disculpen a este humildísimo escribidor por su osadía de impugnar ese nuevo disparo conceptual de desinformación histórica.

(*) El autor es abogado y profesor universitario
lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados