Domingo 25 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

El legado del mago de Macondo

A Gabriel García Márquez lo vi personalmente dos veces en mi vida pero nunca me tomé una foto con él, porque siempre he creído una imprudencia molestar a los famosos o pedir a alguien que intervenga por uno para hacer de los primeros una pieza del museo de nuestra vanidad. Así que me quedan esos recuerdos sin material gráfico para probarlo.

Se movía por el mundo con la fama del Nobel que ganó en 1982 y la que ya había cosechado desde finales de los años sesenta con el éxito de su novela “Cien años de soledad”, un tifón de obra maestra que se llevó todo por delante, dejando si acaso una hojarasca y un hormiguero de curiosos que en el camino recogían las flores amarillas deseando ser tocados por el desbordante realismo mágico de su obra. Yo era uno de aquellos curiosos que se leyó de manera enfermiza todos los libros de Gabo.

A pesar de haber estado en dos ocasiones en el mismo lugar en México, nunca pretendí acercarme más de lo debido. Y es que la sombra de García Márquez era tan grande que empequeñecía a todos los que estuvieran bajo el mismo techo que él. Jamás se me ocurrió enterarlo de mi existencia fuera de la colectividad, aunque yo estaba irremediablemente pendiente de la suya a partir de la lectura de sus novelas, sus cuentos, sus entrevistas, sus declaraciones a los medios, y su fundamental obra periodística que no debería pasar por alto ninguna persona que ejerza esa profesión que él llamó “el mejor oficio del mundo”.

De eso hablé en algún momento con el ya fallecido autor de la famosa novela “Santa Evita”, Tomás Eloy Martínez, cuando lo visité una tarde en su casa de New Brunswick, en Nueva Jersey. Pero mis diálogos privados con autores famosos tienen siempre un carácter de confesión; nunca salgo a decir ni publicar lo que me confían a puertas cerradas, y por alguna razón algunos me han contado más de lo que yo hubiese querido. Tomás Eloy fue amigo íntimo de Gabo, por lo que hablar con él era en cierto sentido descubrir una parte de las interioridades que se tejen entre gigantes que guardan celosamente su entorno para el bien de la familia y de los secretos de sus obras.

Para mí el legado de García Márquez es y será siempre el haber hecho magia con las palabras; el de enseñarnos como el gran maestro de la literatura que era, que no existen temas locales si se tienen ideas claras acerca de la influencia que ejerce en la sociedad un escritor consagrado a su oficio y sobre la función del verdadero arte de narrar historias que cuentan con las mejores herramientas del lenguaje y el ejercicio del buen periodismo.

¿Qué mejor legado que el haber demostrado que es posible salir de la pobreza siendo honesto consigo mismo, y siempre fiel a los amigos y a los ideales? García Márquez lo demostró desde los inicios de su carrera en la década de los 50 hasta su muerte este 17 de abril de 2014. Ahora nos queda a nosotros contar de la mejor manera posible que fuimos testigos del nacimiento de un mito, de un clásico que, como Cervantes y Shakespeare, seguirá interesando a la humanidad por los próximos siglos de irremediable soledad.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados