Sábado 22 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

La hipocresía como ideología

Los postulantes conceptuales del neoliberalismo, muchos de ellos brillantes pensadores y magníficos intérpretes de la naturaleza humana y de eso que un poco distraídamente se denomina “sentido común”, siempre han sido objeto de mi más objetiva atención y, en algunos casos, hasta de mi respetuosa admiración.

Tal actitud se debe fundamentalmente a que ellos, en mi humilde opinión, han asumido sin eufemismos ni vacilaciones unos razonamientos filosóficos y unas propuestas socio-económicas determinados, y -hecho notable en nuestro tiempo- han tenido el arrojo de defenderlos y muchas veces aplicarlos exponiéndose a las reacciones, en casos extremos destempladas y violentas, de quienes no los compartan o se consideran perjudicados por los mismos.

(Paralelamente, empero, he de confesar que no tengo la misma postura frente a los principales beneficiarios prácticos de ese modelo de organización económica y social, la mayoría -y que se me disculpe por la franqueza- integrante de una cáfila de logreros, ignaros, codiciosos o avaros que no creen en nada que no sea el lucro personal, la egolatría existencial y el faranduleo fantoche).

Igualmente, en múltiples ocasiones he manifestado mi afecto por los ahora muy escasos pero sinceros defensores intelectuales de las viejas corrientes revolucionarias o reformistas nacidas en los siglos XIX y XX (pienso que son monumentos vivientes a la coherencia personal y a la lealtad política, más allá del desfase histórico), muchos de los cuales son también probos cultores del pensamiento o la ciencias cuyos talentos e inteligencia no admiten discusión.

Semejante postura ante los pensadores y científicos revolucionarios o reformistas se debe a que ellos, según creo, se han atrevido honestamente a mantener sus ideas en la palestra en una época en la que prevalece el pragmatismo individualista y conservador, y el humanismo y la búsqueda de soluciones colectivas a los problemas de la sociedad están en retirada dentro de la conciencia y el accionar cotidiano de los seres humanos.

(Parejamente, sin embargo, debo admitir que no tengo la misma postura frente a los fundamentalistas, los extremistas y los totalitarios que han desdibujado, descuartizado y desprestigiado -protagonizando una orgía de narcisismo político, fanatismo, brutalidad y hasta violencia sangrienta- esas corrientes revolucionarias o reformistas).

Más aún: siempre me han merecido respeto los añosos exponentes teóricos del conservadurismo reaccionario de anatomía religiosa y la derecha tradicional enclavada aún en la época de la Guerra Fría, muchos de los cuales poseen una robustez cultural envidiable y atesoran las experiencias personales y políticas más dramáticas de toda la historia de la humanidad: las del conceptuoso pero arrebatado y belicoso siglo XX.

Esa posición ante los sobrevivientes intelectuales de la Escolástica y la racionalidad del mundo de Yalta se debe, entiendo yo, no sólo a que desde la niñez me ha sido imposible debatir o discrepar frontalmente con las canas y las arrugas -que para mí merecen, ante las diferencias, por lo menos el tributo de reverencia del silencio- sino también a mi admiración por su ejemplo supremo de consistencia en un mundo dominado por la doblez y la renuncia a toda idea, principio o fe.

(Simultáneamente, es fuerza que reconozca que no albergo ideas parecidas con respecto a los miembros de las nuevas generaciones que han abrazado esas tendencias de pensamiento, la mayoría de los cuales no tienen ni la menor idea de lo que defienden y, además, lo hacen -por simple moda, por estar en un “coro”, por mezquindades personales o por intereses mercuriales de la más baja ralea- contrariando su propia naturaleza de agentes del cambio y la transformación).

En otras palabras: al margen de las diferencias de opiniones o de las distinciones de apuestas doctrinarias o políticas, guardo consideración y a veces hasta estima por los que atesoran determinadas ideas o proyectos programáticos como resultado de experiencias, estudios, investigaciones, concepciones documentadas o convicciones fehacientes, y sin temores ni condicionamientos los exponen y defienden: sobre todo, me fascinan su rectitud frente a la realidad, su entereza, su integridad y su esfuerzo por sustentar sus creencias con base en la razón,

Ahora bien, con lo que nunca he comulgado -ni creo que lo llegue a hacer jamás- es con una estirpe humana que me parece simplemente despreciable: la formada por los que declaran estar adscritos a determinadas corrientes del pensamiento o luchar por la materialización de proyectos dados de reorganización social, pero que en los hechos (que son los que reflejan y traducen a la realidad los pensamientos y sentimientos de la gente) se comportan de manera sinuosa o actúan en dirección de contraria.

(Estoy hablando, naturalmente, de los hipócritas de todos los pelajes, de los simuladores y los farsantes, de los fariseos y los charlatanes, de los peleles y los lambiscones, de los arribistas y los oportunistas, esos que unas veces actúan como Polichinela y otras como Rafles, esos que constituyen la peor peste y la mayor retranca de la política y la sociedad modernas... El pecado monstruoso de Caifas, fundado en su credo religioso, me parecerá eternamente más expiable que el de Judas, el discípulo taimado y pérfido de las treinta monedas).

Por esa dificultad para darle carta blanca a ese tipo de gente y por mi renuencia a respaldar o hacer mutis de cara a sus mentiras, inconductas y frivolidades (tengo que reiterarlo aunque algunos amigos se sientan ofendidos) es que he discrepado de muchas de las ejecutorias políticas de la cúpula del PLD, de las actuaciones de una parte de la del PRD y de la cínica forma de comportarse de ciertos izquierdistas, derechistas e “independientes” que no tienen empacho en unirse a aquellos o servirles de apoyatura externa.

El PLD constituye -y hay que decirlo con pena por Bosch y los buenos militantes y dirigentes de esta entidad- el mayor ejemplo de engañifa política de nuestro país: dice tener a la gente como centro de sus acciones y trabajar para su “progreso”, pero en casi tres lustros de gobierno no ha resuelto ninguno de los grandes o pequeños problemas nacionales (ni siquiera ha logrado que los conductores respeten las luces de los semáforos), ha convertido la amoralidad en norma social, ha degradado institucionalmente el Estado, ha comprado a muchísima gente con un desmesurado e indecente aparato de clientelismo, y por añadidura el estamento menos escrupuloso de su “nomenclatura” se ha transfigurado -usando procedimientos “no santos”- en la franja social dominicana de mayor poderío económico.

El PRD -sin distinción de grupos- es otro ejemplo vivo de afectación política, aunque en su caso siempre hay que hacer la distinción entre algunos pequeños núcleos dirigenciales de gran apetito económico y casi total ausencia de ideas (que han pervertido su imagen histórica y lo han conducido a cinco derrotas electorales consecutivas, pero que todavía se creen “triunfadores” y actúan como si los fueran), y los humildes, combativos y solidarios dirigentes y militantes (mayoritariamente de los sectores populares y de la clase media) que integran su base y su estructura directiva en los niveles circunscripcional, zonal o municipal en toda la geografía nacional.

El menos influyente -pero no menos ruidoso- de los antros políticos de mascarada vernácula es el compuesto por los izquierdistas, los derechistas y los “independientes” que desde ventorrillos partidistas, poltronas mediáticas o grupejos de la sociedad civil aún promueven puntos de vista y proyectos filototalitarios (estalinistas trasnochados, nostálgicos del trujillismo, pancistas avispados, fascistas vergonzantes, ultranacionalistas y meros buscadores de fortuna), y sin embargo no tienen ningún problema con aliarse política o económicamente con el Estado o con los poderes fácticos de la nación en tópicos y temas en los que en la víspera discrepaban radicalmente.

Es simple, desde luego: toda esa “santa alianza” ejerce conceptual y fácticamente, de manera absolutamente consciente, lo que José Ingenieros denominaba “la simulación en la lucha por la vida”, y aunque ello no es realmente pecaminoso en esta “era” de la posideología y el fundamentalismo del mercado, sus integrantes todavía no tienen los timbales de reconocerlo y, por el contrario, parapetan sus creencias tras adhesiones ideológicas apócrifas y proclamas sociales y políticas mentirosas: como su verdadera ideología es la hipocresía, sólo se aventuran a opinar sinceramente si se pueden esconder detrás de seudónimos o si tienen la garantía de que nadie conocerá sus identidades... La cobardía no les permite “salir del closet”.

(*) El autor es abogado y profesor universitario
lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner