Jueves 27 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Carlos Martínez Márquez

Bomba de Tiempo

¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. Albert Einstein.

En países como el nuestro salpicado del salitre de mar y bañado por un hermoso océano, que nos distingue, por ser uno de los más privilegiados del trópico, resaltado por la belleza de sus playas y riquezas naturales. Y, además por la gran hospitalidad y sonrisa que ofrecemos a todo visitante una vez pise nuestra isla… todo esto en cuanto cerramos los ojos para hacernos de cuenta, que estamos viviendo en un país de ensueño. Y, en efecto, lo es; solo que esta vez no podemos despertar de la terrible pesadilla, en cuanto acontece con el tránsito vehicular y sobre todo, en el transporte Urbano-Colectivo.

Estos exhiben como ‘’trofeo’’ sus chatarras, que más bien, son el rostro que muestran al visitante, reflejando en apariencia, de que este litoral- isleño es (Re-tros-pec-tivo) remontándonos al siglo ante pasado. Y que como premio, el estado les provee, una formula fascinante, para diezmar el medio ambiente y el peligro que les acarrea a sus usuarios, como lo es el ‘’Butano o Propano’’, que siempre van como contrabando en sus cajuelas.

Lo que históricamente ha sido un medio de mejorar la calidad de vida de toda una población, hoy día, se ha convertido, en una desafiante bomba de tiempo, que mientras se agitan por las calles y avenidas con gente abordo, en cualquier momento puede estallar y crear el caos.

El desarrollo de una nación se expresa en su medio de transporte, para citar un solo ejemplo. Nos pueden considerar como un país de desorden, sin leyes que regulen la circulación de vehículos- fósiles, que por años rindieron sus frutos.

Los empresarios del transporte, utilizan métodos arcaicos de presión, para obtener beneficios de los gobiernos, con el pretexto de brindar un servicio de transporte de calidad a costa del contribuyente, exponiéndolos al escrutinio del peligro y encima, faltándole el respeto como si se trataran de alguna especie marina, llamadas ‘’Sardinas enlatadas’’. A eso se reduce el transporte colectivo, a una bomba de moléculas impredecibles

Otras opiniones de: Carlos Martínez Márquez

La música por dentroSociedad libre de patógenos Aire de esperanza para un mundo mejorAire de esperanza para un mundo mejorDespués de la tempestad llega la calma o viceversaRadiografía en perspectiva y retrospectivaUna prosa a lo imposibleBesos bursátilesLos amigos vienen y van, pero la familia siempre estará ahíLa verdad y la mentira: (El dolor, como común denominador)Entrega especialEl uso del lenguaje y la palabra escritaHay amores que matan y otros que son inocuosIdilio del silencioAmaneceres de grandes oportunidadesLa patria que no merecemosMamíferos insaciablesDías oscuros y tardes de perrosLa violencia… un ‘’trending’’ de ribetes apocalípticosLa piel de los encantos y el recorrer de los añosLa libertad de elegir entre la pobreza o la miseriaNueva york, la ciudad de la bolsa de valoresMetamorfosis Memorias y referenciasPatrimonio que dan vidas y placeresAmores de efectos secundarios.Amores de efectos secundariosLa Democracia… orgullo de una minoríaTiempos de apocalipsisPaternalismo, Ignorancia y exclusión social:Remedio para el alma y la pielTraseros imantadosUn poema de todos modos…El silencio de un eruditoCalumnia, odio y maledicencia: venenos que acaban con las almasCortesanas y Chapeadoras en estos tiemposOlores proletarios siempre en bogaTodo acaba cuando terminaLa alianza entre la soledad y el silencioEl costo político de la política de un políticoPatologías del almaRespeto y disciplinaPatologías del almaEntregarse en cuerpo y alma…y luego qué?Tributo al intelecto e inteligenciaRecuerdos que reivindican los buenos tiempos (Segunda parte)Recuerdos que reivindican los buenos tiemposLa Educación: Único medio para erradicar la marginalidadHigiene, educación y disciplinaÁngeles en blanco y negroFilosofía del sentimientoIntelectuales DiacrónicosSicarios Proletarios Involución ciudadanaReguladores del transito a la inversaLos tiempos jamás serían igualesOda al mensajero de la muerteHalitosis que nos roban el alientoLa humildad de agradecerEl alto precio del sueño americano Ángeles de la muertePaquidermos sobre asfaltoDesarrollo social de la inteligencia Sencillamente, un hombre proletarioMonumentos sintéticosEl Croma de la ignorancia Estrógenos versus testosteronasLo cuántico y lo físico Oda al desconsueloCamino al patíbulo:Priorato del delito Daltónicos en un día de veranoVersatilidad de la filosofía existencialEscudo de acero Estoicismo de un giganteTrastorno de la obedienciaLa humildad de un gobernanteCrimen y violenciaSarcasmo e ironía al desnudoLa inmortalidad Ensayo filosóficoEncuentro cercano de tercer tipoArtesanía y desarrolloIn Vitro El artificio de escribirVoyeurista en el tejado Odio y dolorMás mediático que de inmediato Sicarios existencialesUn genio en la botellaEl semental y lo eruditoVientos del trópicoPensamiento de tercer mundo: El disfraz antidemocrático del conflicto paraguayoSinergismoUna tormenta en el desierto La hipocresia y su lado oscuro Crimen y delitoConspiración y tramaEducación y tecnologíaSimulación, engaño y mentiraLa herencia de la Cosa NostraEl bien y el malLas amistades vs costo socialObjeción de concienciaAnalogía entre dos estrellasEl costo social del conocimientoDiacronía en América Latina La economía Del conocimiento Economía en estado cuántico Periplos y desarrollo El príncipe de todos los tiemposMedios iracundosMarginalidad en pleno desarrolloResistencia“La postmodernidad”-Anuncio clasificado: El reino del espacioFilosofía de vidaLa guerra de la tercera olaLátex como el corazón del cauchoCultura para adoquinar el intelecto Percepciones“El oro negro que mueve al mundo”Misiva a nuestra querida AméricaEnsayo: Anatomía del cerebroCongelado en el pasadoImperio de las multinacionales
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados