Viernes 26 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

Ni más ni menos

Hay oficios enaltecedores, resultantes del desempeño e integridad con que se realizan en un importante trayecto de la vida de quienes lo asumen. Esto, a su vez, tiene sus bemoles en sistemas donde la honestidad es un símil de purgante para quienes no soportan la probidad.

El periodista no es ni más ni menos que aquellos que ejercen la noble función de maestros, agricultores, médicos, ingenieros, abogados y una retahíla innumerable de labores.

No obstante, respecto a los citados y a los no aludidos, el periodista tiene la especial particularidad de que su misión es informar sobre lo que está bien y sobre lo que cojea para que se supere. Esto último no gusta a quienes cruzan la "luz en rojo".

La República Dominicana mantiene el privilegio de contar con periodistas honorables en su ejercicio. Esto tiene un precio a veces muy elevado, tanto que puede dar al traste con la vida si no claudica. El honorable no claudica aunque el sismo tenga el epicentro en su corazón.

Al igual que profesionales de distintas áreas, en los momentos actuales también el periodista recurre al pluriempleo para subsistir. Al terminar su jornada en la prensa o en otros medios de comunicación, se le puede encontrar dando clases en una de universidad o en otra institución.

¿Peca con eso? No, no está pecando. Simplemente procura mantenerse a flote sin amilanarse a cruzar la raya de Pizarro. Justamente ahí está la línea de este ejercicio: Los que se achicharran y los que no se doblegan deshonrándose. Estos últimos pueden solicitar trabajo, pero no limosnas.

Fue grato escuchar en la mañana del sábado último, Día del Periodista, a Rosendo Tavárez defender con vehemencia este oficio incomprendido y fustigado por quienes a veces creen conocerlo porque hablan a través de las ondas Hertzianas o porque visitan o escriben para un periódico.

Grato porque tuve el privilegio de compartir en este oficio con Rosendo en la redacción del otrora vespertino Última Hora. Él es un ejemplo de dignidad y si no cito a otros y a otras es porque la lista es muy larga en este oficio en que no somos ni más ni menos que otros profesionales.

No somos ni más ni menos, pero si los vigilantes de las injusticias sociales y un soporte de la democracia donde cada segmento es importante para el equilibrio.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

La solidaridadTodo tiene su tiempoIrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados