Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Que suba el telón para Virna

No sé mucho o nada de canto, ni qué debe hacerse para la buena entonación, pero sé cómo me llega de manera especial la aterciopelada voz de Virna García y esos poemas que se ha dado a la tarea de musicalizar a sabiendas de que no la catapultarán a la fama internacional. Y es que todo apunta a que el escenario que le interesa a esta trovadora dominicana del siglo 21 es aquel en que el público enmudece para escuchar el sentido de cada estribillo, de cada verso, de cada palabra amplificada por el micrófono o simplemente a capela.

La conocí una noche de juergas en compañía de los poetas Carlos Márquez y Francisco Henríquez. Este último vive en la Florida y desandaba lugares de la calle El Conde con la avidez del visitante que quiere captarlo todo en la memoria para recordarlo luego en la inocua soledad del regreso, en su caso a la mágica ciudad de Orlando, adonde se trasladó hace mucho tiempo luego de residir más de diez años en Nueva York. Carlos Márquez conocía a Virna; yo la vi por primera vez aquella noche de cielo brillante en que terminamos en el elegante patio español del bar Lucía, en la zona colonial de Santo Domingo.

Virna tiene un recorrido relativamente modesto, aunque su voz ha sacudido los cimientos de escenarios grandes y pequeños del país, como la famosa Sala Ravelo del Teatro Nacional, el Teatro Narciso González y uno que otros puntos de encuentro del ambiente literario dominicano. También ha llevado su música más comercial a bares que la contratan para entretener al público nocturno que merodea Santo Domingo bajo la luna o a la sombra de nubes grises en tiempos de lluvia.

Hace poco volví a encontrar a Virna en la tertulia que organiza el poeta Tomás Castro en el Centro Cultural del Instituto Dominicano de Telecomunicaciones. Allí la escuché cantar el poema “Yo misma fui mi ruta”, en un acto conmemorativo del centenario del natalicio de la poeta puertorriqueña Julia de Burgos.

Fue en aquella ocasión que se me ocurrió hacerle varias preguntas acerca de su empeño de musicalizar poemas de escritoras, como la clásica mexicana Sor Juana Inés de la Cruz, la dominicana Salomé Ureña de Henríquez, la Premio Nobel chilena Gabriela Mistral y la ya mencionada Julia de Burgos.

¿Por qué te dedicas a cantar poemas y no a la música comercial?

—Me estoy dedicando a ambas cosas. Hice un disco de música comercial, que es posible que salga a mediados de año (2014).

¿Cuál de las poetas te dio más satisfacción musicalizar?

—Pues te diré que fueron Sor Juana, Salomé, Gabriela (Mistral), y Julia de Burgos. A Sor Juana por su extraordinaria brillantez, y complejidad. Además, la estoy leyendo desde que estaba en el colegio. A Salomé quise hacerle justicia, pues ha sido la más ignorada por los dominicanos, siendo ella la poeta prócer de la Patria. Ella fue la que más le cantó a la patria. A Gabriela (Mistral) porque de ella se ha desprendido un mito. Se ha profundizado poco en su vida y obra, además en el guion que escribí hay un aspecto de su vida no abordado, que es el de la maternidad. Ella fue madre sustituta de su querido sobrino Juan Manuel Godoy. A Julia (de Burgos) también he querido hacerle justicia, pues es muy poco lo que se conoce de su obra en nuestro país, que dicho sea de paso, ella tanto quiso.

¿Cuál ha sido la más difícil?

—¿La poeta más difícil de musicalizar? Sor Juana Inés de La Cruz. En primer lugar me dio trabajo el manejo de la versificación, pues Sor Juana es del siglo XVII, o sea barroco. Y Para adaptarlo a una estructura melódica, lógica, tuve que emplearme a fondo. Se me ocurrió la idea de hacer una fusión de géneros musicales como la copla española y la ranchera. Pues quise tomar en cuenta que Sor Juana es mexicana con ascendencia española. Fue una experiencia maravillosa, pues no solo abordé el aspecto de la labor literaria de ella ( y de todas las poetas) sino que quise destacar también las raíces culturales de estas mujeres.

¿Qué tipo de instrumentos usas?

—La instrumentación que utilizo por el momento, es mi guitarra. Todo este trabajo está en proceso de grabación y arreglos orquestales, pues estoy pensando difundirlo tanto aquí como fuera de nuestro país.

Virna es también cantautora, es decir, compone canciones propias y musicaliza poemas de amigos más contemporáneos. La última vez que la escuché fue en mi propio ordenador, en la prueba de grabación de un poema de Tomás Castro Burdiez que me hicieron llegar por correo electrónico. Espero verla pronto “modernizando el barroquismo” de Sor Juana Inés en su natal México. Y es que, como escribiera el clásico español Gustavo Adolfo Bécquer, “podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía”. ¡Que suba el telón internacional para Virna!

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados