Jueves 02 de Octubre del 2014
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Arturo Cardona Mattei

¿Quién fue Gerhard Mercator?

Nació en 1512 en Rupelmonde (Bélgica), un pequeño puerto cerca de Amberes. Tras graduarse en la Universidad de Lovaina, estudió a Aristóteles, pero al poco tiempo le perturbó no poder compaginar las opiniones de dicho filósofo con las enseñanzas de la Biblia.

Mercator escribió: “Cuando vi que el relato de Moisés sobre el origen, o génesis, del mundo no armonizaba con las enseñanzas de Aristóteles y los demás filósofos, empecé a dudar de la veracidad de todos los filósofos y me puse a investigar los secretos de la naturaleza”. Hoy sabemos a ciencia cierta cuán errado estaba Aristóteles con su teoría sobre el origen de la vida.

Al llegar a esa encrucijada decidió abandonar la filosofía. En 1534, se dedicó al estudio de las matemáticas, la astronomía y la geografía. Para el 1536, en Lovaina, donde vivía Mercator, el luteranismo estaba muy extendido. Mercator llegó a simpatizar con esa corriente religiosa, y luego su esposa terminó abrazando la misma fe. Fue arrestado en febrero de 1544 junto con otros 42 ciudadanos de Lovaina bajo la acusación de redactar “cartas sospechosas”. Con sus conocimientos de cartografía había revuelto el avispero teológico. Con carimbo de hereje fue marcado.

Dos teólogos de la Universidad de Lovaina llamados Ruard Tapper y Jacobus Latomus, quienes habían participado en el juicio del traductor bíblico William Tyndale, quien había sido ejecutado en Bélgica en 1536, fueron los mismos que intervinieron con los trabajos científicos de Mercator. Este es otro ejemplo histórico de cómo se usurpa la libertad de pensamiento y cátedra cuando se decide juntar religión y ciencia. Claro, cuando ambas son verdaderas, entonces no hay problemas. La Biblia no es un tratado de ciencia, pero sí encierra muchas verdades científicas. La Biblia sí es un extenso tratado de valores, principios y ética.

El paredón religioso empezó a utilizar sus demoniacas soluciones. Mercator fue sometido a esos espurios juicios religiosos. Antoinette Van Roesmaels, otra de las personas sometidas a juicio, testificó que Mercator nunca había asistido a las lecturas bíblicas que los protestantes celebraban a puerta cerrada. Pero como ella sí lo había hecho, fue enterrada viva para que muriera lentamente de asfixia. Por su parte, Mercator salió en libertad tras siete meses de cárcel, aunque todos sus bienes fueron confiscados. El más santo amor de la Madre Iglesia le fue aplicado al pobre cuerpo de Antoinette. Ese fue el mismo bálsamo usado durante la infame Inquisición.

En 1569 publicó la primera parte de su síntesis, titulada Chronología, que enumeraba los acontecimientos históricos más importantes desde la creación en adelante. Su objetivo era ayudar a los lectores a ubicarse en el tiempo y la historia. Sin embargo, esta obra figuró en el índice de libros prohibidos de la Iglesia Católica, pues Mercator incluyó en ella la protesta que Lutero había expresado contra las indulgencias en 1517. Este es un capítulo más de la tan larga y sangrienta historia de la Iglesia Católica Romana. El Espíritu Santo de Dios no funciona de esa manera. ¡Nunca!

Sus ideas religiosas las tenía muy firmes. Mercator escribió una carta en la que decía que el pecado “no tiene que ver con los planetas [con la astrología] ni con ninguna inclinación de la naturaleza que Dios ha creado, sino que se origina únicamente del libre albedrío del hombre”. En sus cartas rechazó el dogma católico de la transustanciación y sostuvo que las palabras de Jesús “esto es mi cuerpo” no tienen un significado literal, sino simbólico. Este monumental disparate teológico aún sigue vivo en las enseñanzas del catolicismo.

¿Qué aprendemos de este ejemplo? Que en la comunidad científica, a lo largo de la historia, hay hombres y mujeres que creen en Dios. En el otro plato de la balanza, están los ateos y evolucionistas. También aprendemos que tenemos hombres y mujeres analfabetas que se dividen entre los que creen en Dios y los que rechazan su existencia. O sea, no es necesaria la profundidad de conocimientos para creer o rechazar la idea de un Ser Supremo con el título de Dios. En esta parcela sideral encontramos de todo. El bien y el mal, el sabio y el obrero, el teólogo y el analfabeta van todos juntos en la rotación y traslación de este nuestro planeta.

A los pulidos teólogos de la cristiandad les pregunto: ¿Dónde están las bendiciones que tan expeditas salen de sus bocas? ¿Por qué tanta maldad? ¿Por qué tanta desigualdad? ¿Por qué tantas religiones luchando unas contra otras? ¿Por qué religión y ciencia no llegan a un punto de concordancia? ¿Por qué tantos crímenes atribuidos a las religiones que dicen ser seguidores de un Unico y Verdadero Dios?Por favor, denme luz para caminar por tanto camino oscuro.

Quedan todos emplazados. Y si no encuentran la fuente de la verdad, entonces les recomiendo que hagan contacto con el sacerdote católico/episcopal Alberto Cutié. Este ejemplar hombre de Dios ha llenado muchas páginas dando sus consoladores consejos. Confieso que he leído algunos de ellos. Y si no lo sabían, nunca encontré uno donde mencionara la sabiduría bíblica. La fortaleza espiritual de este señor con cuello clerical es de corte farandulero. Mientras, esperemos por el próximo fraude espiritual.

Queda de ustedes,

Arturo Cardona Mattei

Caguas, Puerto Rico

Otras opiniones de: Arturo Cardona Mattei

La Trinidad: un trabalenguas indescifrableLa Trinidad: un trabalenguas indescifrableEres el ríoUna sola banderaOración fúnebre¿Qué nos depara el futuro?¿Qué pasa con los pedidos de paz?Mano pródigaLibertad…SolitarioAngustia¡Qué pena!Alabanza Carta abierta al señor Gazir SuedVeintiseis razones y un noPicando fuera del hoyoOlas perpetuasSismo de 5.2 en la escala G.A.O.Pugnan la Iglesia y el EstadoPoblaciónMadre, Maestra y pedófilaMi quejaAño 2013Los Cuatro Jinetes del ApocalipsisLa iglesia electrónica y la espiritualidadEl vicio de fumar y la BibliaOración fúnebre (E.L.A. 1952-????)Mar bravíoMetamorfosisDía de la razaEl requerimientoLa búsqueda de Dios Cuento: Con un propósito...El negocio de la sangreLa búsqueda de DiosSeguimos con la talla de santosCarta abierta a Mayra MonteroEn el fondo del caño hay un manuscritoOscar López RiveraCuento: Con un propósito... (Mi funeral)David NoriegaMi bosque preferidoSeñorVidaPrivacidadUn compromiso ineludibleUn juicio infame¿Qué es la fe? TsunamiEl fin del mundoAlgunos apuntes sobre el Juicio FinalEspejismoAlgunos apuntes sobre el Juicio FinalAlgunos apuntes sobre el Juicio FinalQuejas y jaquecasHabla, Pueblo, HablaPazLos flemáticos de la estadidad!Bendita estadidad!Las Pandemias ¿qué ocurrirá en el futuro? Eres Dios El espíritu navideño está en auge. ¿A qué se debe?Esperanzas de un mundo mejor MajestuosoMajestuosoLa cristiandad es irreformableLa cristiandad es irreformableMaldad y mentiraMaldad y mentiraUn mundo con desigualdades económicasLuna de Río GrandeLa estadidad: ambición descabelladaDolores de un pueblo azotado ¡Qué pena!La Armada Invencible: rumbo a la tragediaEl cartel de los religiosos Libertad… Yo conozco un pueblo… (Tercera parte)Don Ricardo Alegría: apóstol de la puertorriqueñidad Don Ricardo Alegría: apóstol de la puertorriqueñidad Monstruosidades religiosas Tomás de Torquemada En el recodo del río Noble dama IVU-Loto y la cristiandad La estadidad: un campo minado No hay remedio ni solución El apóstol Pedro nunca estuvo en Roma El gran Rodadero A los hermanos Torregrosa Carta abierta al liderato del Partido Popular DemocráticoOtra tomadura de pelo MordazaHaitíUn nuevo mundoAño 2010¿Dónde está la sabiduría y la prudencia?Pascua Florida y Navidad Nuestro canibalismo político El pintor y el poeta Chile, Ecuador y China ¿De qué están hechos? De diablos y diabluras ¿Cómo es posible tanta mentira? Libertad Juan Mari Brás A media asta El falso ideal de la estadidad Indecisión, pereza, bálsamo y status Los siete pecados capitales La estadidad: muerte cultural para Puerto Rico Una reflexión sobre las fiestas taurinas Convivencia Yo conozco un pueblo… (Segunda parte) Noble dama La idea es crear caos Nuestra degradada democracia El juicio de la infame ramera Misericordia Costo y dolor de una gran imprudencia Los encapuchados de la estadidad Unos creen y otros dudan William Miranda Marín Carta constitucional de la O.N.U. ¿Un Dios que soborna a sus criaturas? Conociendo a nuestros detractores Dos mundos frente a frente Mi universidad Dos mundos frente a frente La ignorancia es un velo fatídico Solitario Inquieta espera La tierra es de todos Una sola bandera Nuestra larga y pesada cadena colonial Nuestro planeta Tierra La culpa parece ser huérfana El intrincado mundo de las religiones ¿Qué ha pasado con nuestros valores? Jesús: el hombre más grande de todos los tiempos Un Dios trinitario ¿Tiene sentido el universo? Jugando con nuestro Tribunal Supremo El comité de Casa Blanca en Puerto Rico Seguimos picando fuera del hoyoUna orgía de vicios Cuidado con las falsas enseñanzas Esperanzas de un mundo mejor Una contestación al escritor Gazir Sued Un gran sueño Apocalipsis Haití: una sociedad desintegrada Haití Clamor de paz Vivimos en un mundo peligroso Demencia Hágase tu voluntad ¿Qué nos depara el futuro? Una sola bandera Mi soledad eterna El tercer jinete y su caballo: ¡Hambre! ¿Qué pasa con los pedidos de paz? La verdad Religión, política y negocios La vida de un atleta Mario Marin nos escribe... Siglo XX: símbolo de odio y muerte Tirando y esquivando Lamentos de antaño y hogaño Excesos y carestía Fortuño: versión moderna del Rey Midas Si yo fuera poetaEl rifle en la parcela Día de la raza Patíbulo gubernamentalAlma dolidaUna casa y una calle El debate religioso: Testigos de Jehova¿Por qué tanta maldad? Yo conozco un pueblo...Un gobierno con malas intenciones Espejismo El dinero: beneficios y problemas Una gallina con pocos pollitos El cigarrillo: industria de la muerte Carta abierta a los anexionistas puertorriqueños Muelle De Roma a WashingtonPuerto Rico: nave al garete El agua: un reto para la humanidad La cristiandad: sus aguas se van secando Coreografía de un líder religioso Una isla para la venta Cuento: Monólogo del niño ciegoMi diploma y yo Nunca es tarde si la dicha es buena Soy la soledad Estadidad Sí o No (Parte II)A los amantes de la estadidad La evolución: ¿por qué es tan atrayente? Tropiezos, dolores, vergüenzas y consecuencias Un acto de dignidad y vergüenza patriótica 5 de mayo: día glorioso para México Un mensaje y una manifestación Los dolores de una economía enferma Los desparramados de la tierra
El tiempo
   El Tiempo en Santo Domingo - Predicci�n a 7 d�as y condiciones actuales.
Encuesta
Se reunificara el PRD para el 2016?
Si
No
Nunca
Tal vez...
Quien sabe!!!!

Ver los resultados