Domingo 30 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

Después de la tempestad viene la calma

Era una adolescente cuando leí por primera vez, en un pequeño pedazo de papel que llegó hasta mi, que "después de la tempestad viene la calma". Ese refrán que recibí entonces tiene alcance ilimitado.

El adagio en el papelito que recibí me lo pasó un compañero de la escuela intermedia llamado Chichi, pero no lo escribió él sino otro alumno de un grado superior de escolaridad dado a la lectura y la declamación, quien en la adultez alcanzó el rango de profesor meritorio en la más antigua y destacada universidad de la República Dominicana.

Conocida esa moraleja, cada vez que se anunciaba un fenómeno natural me consolaba pensando que "después de la tempestad viene la calma".

No obstante se me antoja pensar que entonces fui muy limitativa, muy niña, hasta que en la carrera de Comunicación Social en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), en la Cátedra de Periodismo de Interpretación que impartía en ese momento el profesor Juan Bolívar Díaz, éste apreciado maestro dijo también algo que tampoco he olvidado: "Hay que ver más allá de las narices".

Esto último cambió mi forma de pensar y analizar los hechos, al extremo de que no faltaron quienes en mi ejercicio profesional me tildaran de buscar las cinco patas al gato porque no era conformista con lo que se me planteaba, sino que seguía indagando y muchas veces indagar es "un pecado" que da lugar a consecuencias perversas.

De ahí que ver más allá de las narices tiene sus bemoles, lo mismo que "después de la tempestad viene la calma". Ambos casos se pueden aplicar a situaciones diversas.

Quien se ahoga en un vaso de agua, como le dicen a quien le da mucha importancia a un hecho trivial, esto le parece una tempestad porque no ve más allá de las narices. Igual ocurre cuando se ausenta del mundo terrenal alguien muy querido, pues el pesar es tan profundo que se asimila a una tempestad.

Si una relación personal concluye, por la nimiedad que sea, sientes que el techo del universo cae sobre tu cabeza. ¿Por qué? Porque no ve más allá de las narices. En el caso, claro, de un amor no comprado, sino espontáneo que está por encima del dinero.

Si el amor es comprado, tan pronto se agote el dinero te lanzarán al zafacón del olvido y sentirás la mayor de las tempestades. Esto difícilmente ocurre si ves más allá de las narices y elijes una pareja que esté junto a ti en las buenas y en todas las malas cuando se agota la bonanza.

La votaciones, en cualquier tipo de elección, también provocan un parecido a las tempestades. Lo importante en el momento de elegir es ver más allá de las narices y, al final, viene la calma y sigue el ajetreo cotidiano porque siempre al final del túnel hay luz.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

IrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados