Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Miguel Angel Fornerín y el afán de canon

A Miguel Angel Fornerín no se le da ni una cosa ni la otra. Por alguna razón está empeñado en establecer un canon o en trazar líneas verticales de esto y de lo otro en relación con la literatura dominicana. Es una manía de académicos, de críticos de aulas que pretenden poner los puntos sobre las íes en un tiempo en que los signos importan un bledo.

Los cánones literarios eran establecidos en el pasado por académicos y críticos de alto vuelo y los lectores creían en ellos como seres de luces. Ahora es distinto, todo está al revés o finalmente al derecho; los lectores no necesitan guías porque los orientadores son enanos de circo que no alcanzan la estatura que se espera de ellos.

El último canon que ha querido establecer Fornerín, desde un centro docente de Puerto Rico, es el de la poesía dominicana. Con esa idea descabellada concluyó sus colaboraciones de 2013 en el suplemento Areíto, del diario dominicano Hoy.

Luego de presentar una descarga de datos inundados de títulos de estudios sobre poesía dominicana y lo que parece ser un texto publicado con cierta desesperación, Fornerín nos dejó el fin de año colgados de una interrogante y una promesa: “¿cuál es el canon de la poesía dominicana? Esta pregunta la responderé más adelante”.

La promesa del “más adelante” pudo haber tardado más de lo pensado y mientras eso llegaba los lectores de poesía dominicana habrían quedado petrificados para no perder el tiempo con obras no recomendadas por Fornerín, que finalmente cumplió su palabra con una primera entrega de 2014 para el mismo suplemento Areíto.

Como los cánones están supuestamente llamados a nombrar genios de acuerdo con un genio mayor, no quiero imaginarme cuántas veces le habrá sonado el teléfono a Fornerín o cuántos mensajes electrónicos habrá recibido de parte de poetas que no querrían perder el privilegio de aparecer en el anunciado canon. Sin embargo, puede esperarse que Fornerín sea un hombre tan serio que haría todo lo posible para no doblegarse ante cualquier propuesta indebida, y que sería fiel a sus principios academicistas.

También debemos reconocer que solo a un hombre serio se le ocurre retomar la anticuada idea de un canon que además no conducirá a ninguna parte, pues ni siquiera el crítico estadounidense Harold Bloom logró establecer uno que convenciera cuando publicó en 1994 su archiconocido estudio “The Western Canon: The Books and School of the Ages” (El canon occidental), en el que analiza textos de 26 autores como Dante, Shakespeare, Cervantes y hasta del menos clásico Jorge Luis Borges, y que según él, Bloom, son fundamentales para entender la cultura occidental.

A toda esta, y lo más divertido de este tipo de episodios literarios de los claustros académicos de nuestros días es que al final uno se pregunta, en este caso específico, ¿quiénes serían los protagonistas de la nueva película “estética” de Fornerín? ¿Quiénes serían los buenos y quiénes los malos? ¿Cuántos actores y actrices participarían en el elenco canónico?, y si el mismo incluiría a ciertos beatos de la “poiesis” de la diáspora.

Estoy convencido de que a veces solo basta poner atención a un anuncio para darnos cuenta de la calidad de la película. Pero los boletos están listos y hay entradas libres para el estreno de este nuevo episodio literario de Miguel Angel Fornerín, que ya anunció un elenco de 30 poetas “clasificados” por él en el panteón canónico de la academia. Sin duda, la palabra muere en las aulas.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados