Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

Si es por honestidad

La honestidad es una cualidad de tanto valor que no hay precio para comprarla. Viene dada de la familia donde la crianza a los hijos se fundamenta en las buenas costumbres y el respeto a las personas sin distingo de abolengo.

Sócrates, el filósofo griego, consideraba que la honestidad era un valor o cualidad propios de seres humanos con estrecha vinculación a los principios de verdad, de justicia e integridad moral. Confucio fue categórico en que se tratara a los inferiores como te gustaría que tus superiores te tratasen a ti. Otros filósofos también abordaron a lo largo de la historia la importancia de la probidad que debe modelar al hombre.

De ahí que si es por honestidad, un símbolo de la misma en el presente de la República Dominicana lo es el doctor Nelson Gómez Moscat, un varón egresado como médico de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y quien lleva 34 años trabajando para el ahora Ministerio de Salud Pública.

Médico salubrista, experto en administración hospitalaria, gerente en Seguridad Social, 17 diplomados relacionados con la salud, laboró en la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), en Plan Internacional de República Dominicana que trabaja en el desarrollo comunitario centrado en la niñez, dos veces director de la Región Metropolitana de Salud, actual director nacional de la Dirección de Fortalecimiento y Desarrollo de las Direcciones Provinciales y Municipales de Salud y 25 años de militancia en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) avalan el quehacer de este íntegro profesional de la medicina dominicana que necesita tu apoyo.

Si la honestidad se puede asimilar a una de las mayores riquezas, ésta es la suya, ya que como la mayoría de los dominicanos vive del sudor de su frente.

¿Cómo lo puedes ayudar? Marcando el 194 al Comité Central por la Nacional en las elecciones del partido morado el 12 de este mes.

¿Y a qué viene esto? Muy simple. Toda mi vida me he dedicado solo a votar en las elecciones presidenciales por quien reúna cualidades para una buena gobernanza.

Aquí se sabe quiénes son “buenos” y quiénes son buenos de verdad. Estos últimos usualmente no tienen dinero para promover su campaña. Si queremos que los honestos lleguen es preciso promoverlos con el recurso que se tenga a manos, en este caso solidarizándose y marcando el 194 por el doctor Gómez Moscat.

No olvides lo que dice la Santa Biblia en Proverbios 10:6: “Hay bendiciones sobre la cabeza del justo”. Al marcar 194 hará justicia a favor de un hombre que si es por honestidad alcanzará el triunfo con el favor de tu voto. Con gente honesta todos ganamos.


Otras opiniones de: Cándida Figuereo

Recobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados