Sábado 27 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Nelson Encarnacion

VISION GLOBAL: Más que poner las dos mejillas

Hace dos días escribí en mi cuenta de Twitter, homónima de esta columna, que la República Dominicana había decidido poner las dos mejillas en el conflicto que ha creado Haití negándose a aceptar una decisión soberana de este país que en buen derecho en nada le concierne.

Esta entrega que el Gobierno dominicano ha hecho de su soberanía comienza por aceptar que la primera reunión del diálogo que se le ha impuesto a nuestro país, se haga en territorio haitiano, en una comunidad llamada en español Juana Méndez, vecina a Dajabón.

Ese solo hecho confiere a los haitianos un eslabón adicional en la larga cadena de ventajas comparativas que tienen sobre nuestra nación—si es que podemos llamarle nación--, tomándose para sí el round fundamental de estudio del terreno, aunque en el Gobierno al parecer le concedan poca importancia a ese detalle.

¿Quién decidió o impuso ese primer encuentro en territorio haitiano? El Gobierno dominicano no lo dirá, pues en ese conflicto se ha manejado con una penosa falta de transparencia, al punto de que el país se ha enterado de las grandes decisiones cuando se han convertido en grandes conflictos.

Podemos citar el caso, justamente, de la anterior ruptura del diálogo, ya que el país se enteró de que el ministro de la Presidencia de la República Dominicana y el canciller de Haití habían firmado un protocolo, cuando, precisamente, los haitianos lo violaron.

Antes de ese anuncio solo se sabía que una comisión dominicana estuvo en Caracas explicando a funcionarios venezolanos los alcances de la sentencia del Tribunal Constitucional que tanto ha dolido a los haitianos, un dolor que no tiene explicación más allá del interés del vecino país de arrimar sardinas a su fogón, valiéndose de una solidaridad internacional que solo se expresa en función de echar sobre los hombres dominicanos una calamidad territorial y humana de la cual no es responsable.

El Gobierno dominicano ha ido más lejos de lo que la prudencia aconseja, al no socializar las principales decisiones, de manera que la población se empodere frente a un conflicto del cual solo un pequeño grupo nacional rechaza la sentencia del Constitucional.

Los sectores que han marchado de frente a favor de la sentencia lo han hecho por su propia cuenta, cuando sabido es que en otras sociedades donde se dan conflictos similares, es el Gobierno quien encabeza la lucha, nunca yendo detrás de los grupos civiles.

Otro elemento que se considera una virtual entrega, ha sido la aceptación dominicana de que en la mesa de diálogo se siente CARICOM, pues este grupo es beligerante contra la República Dominicana, al punto de que su presidenta, la primera ministra de trinidad-Tobago, ha carecido de la prudencia elemental de guardar el más mínimo respeto hacia un jefe de Estado.

La primera demostración de su beligerancia anti dominicana se encuentra en la cantidad de insultos que los gobernantes de las pequeñas islas caribeñas han lanzado contra nuestro país, sin tomar en cuenta de que se trata de un socio comercial con el cual mantiene un importante intercambio, del cual estos diminutos países sacan ventajas.

Y luego hay que referir la decisión de dejar sobre la mesa una solicitud dominicana para ser admitido como miembro pleno de dicho mecanismo de integración, la cual se remonta a más de una década. Se sabe que esa decisión obedeció a la maledicencia haitiana, cuyos nacionales carecen del privilegio que tienen los de los demás países del CARICOM, esto es, libre circulación sin la necesidad de visados.

Mientras los haitianos son devueltos de esos países, en la República Dominicana reciben asistencia médica en los hospitales públicos de forma gratuita; trabajan sin la necesidad de documentos, a pesar de existir leyes que lo prohíben; circulan sin que nadie les moleste, y de un tiempo acá han llenado las principales intersecciones de Santo Domingo, Santiago, La Vega y otras ciudades importantes del país, con decenas de mujeres y niños ejerciendo la mendicidad.

Solidarios, pero de lejos

Entre las muchas cosas buenas que tienen algunos países, la solidaridad con Haití es una de ellas. Sin embargo, es una solidaridad muy cómoda, pues se expresa en ejercer presión sobre la República Dominicana para que resuelva un problema que no creó.

Ni Estados Unidos, Canadá, Francia, Venezuela, Cuba ni ninguna otra nación han ofrecido sus territorios para asentar una buena parte de los millones de haitianos que quisieran encontrar hacia donde emigrar.

La carta de felicitación del secretario de Estado, John Kerry, con motivo de un nuevo aniversario de la independencia haitiana—aunque nada de extraordinario tiene como lo han querido hacer creer comunicadores desinformados de la mecánica diplomática de Estados Unidos-- tuviera un mayor impacto si como jefe de la diplomacia estadounidense motivase a su gobierno para la apertura de territorios donde acoger a miles de haitianos en calidad de trabajadores temporales o como le venga en ganas. Pero no lo hace.

Canadá, siendo el país más extenso de América Latina (casi 10 millones de Km2) tiene espacio de sobra para acoger a toda la población haitiana, cuyo peso demográfico sería insignificante para su territorio. Pero no lo hace, como tampoco Francia en sus islas del Caribe; ni lo hace Venezuela, ni Cuba…nadie lo hace.

¿Para qué van los haitianos a preocuparse por lograr la solidaridad efectiva de sus “amigos” de la llamada “comunidad internacional”, si cuentan con ésta para presionar a la República Dominicana y tratar de obligarla a cargar con sus culpas?

nelsonencar@gmail.com

Otras opiniones de: Nelson Encarnacion

VISIÓN GLOBAL Venezuela: diálogo, guerra civil e intervenciónVISION GLOBAL Sistema democrático y partidos políticosVISIÓN GLOBAL Disyuntiva a la hora de creer en DiosVISIÓN GLOBAL El conflicto en Duquesa y la salud ciudadanaVISIÓN GLOBAL La OEA como "ministerio de colonias"VISIÓN GLOBAL Inmigración y consulados en EE UU VISIÓN GLOBAL Felucho Jiménez y el nuevo paradigma de la comunicaciónVISIÓN GLOBAL Regreso presidencial en América LatinaVISION GLOBAL Aduanas ataca contrabando de armasVISIÓN GLOBAL El hospital Central de las Fuerzas ArmadasVISION GLOBAL La JCE apunta a permanente divisiónVisión Global Danilo en CelacVISION GLOBAL Donald Trump es un atrasoVISION GLOBAL USAID financia marcha del domingoVISION GLOBAL Caso OdebrechtVISIÓN GLOBAL 2017 inciertoVISION GLOBAL ¿Democracia?VISIÓN GLOBAL Liga MunicipalVISION GLOBAL Mi comandanteVISION GLOBAL Ley de tránsitoVISIÓN GLOBAL Lecciones y eleccionesVISIÓN GLOBAL Resonante fiascoVISIÓN GLOBAL ¿Libre comercio?VISIÓN GLOBAL InseguridadVISION GLOBAL Una mujer a la JCEVISION GLOBAL Aliados de DaniloVISION GLOBAL Lotería NacionalVISIÓN GLOBAL Leche de dudosa calidadVISIÓN GLOBAL Fondos de pensionesVISION GLOBAL Dilema de Danilo con BrasilVISIÓN GLOBAL Alberto HolguínVISION GLOBAL La voracidadVISION GLOBAL El nuevo retoVISIÓN GLOBAL El PLD y la JuntaVISION GLOBAL Hatuey De CampsVISIÓN GLOBAL El outsiderVISION GLOBAL Alerta yihadistaVISIÓN GLOBAL Leonel y la crisisVISIÓN GLOBAL ¿Cambio de horario?VISION GLOBAL Conflicto de choferesVISION GLOBAL Vigilar cuadrasVISION GLOBAL De Keiko a AbinaderVISION GLOBAL La mediocridadVISIÓN GLOBAL El inefable Luis AlmagroVISIÓN GLOBAL Abinader y la prensaVISIÓN GLOBAL Fidel y ObamaVISIÓN GLOBAL Voto preferencialVISIÓN GLOBAL Santiago es SantiagoVISION GLOBAL PRM sin estrategiaVISION GLOBAL Publicidad estatalVISIÓN GLOBAL Vargas LlosaVISIÓN GLOBAL Hamlet y AMETVISIÓN GLOBAL Candidatura SDEVISIÓN GLOBAL Reír sin saber porquéVISION GLOBAL El vacilón reformistaVISIÓN GLOBAL Cuidado con la alianza PLD-PRDVISIÓN GLOBAL Realidad de la veda haitianaVISIÓN GLOBAL Perspectiva ominosaVISION GLOBAL Libertad de tránsitoVISION GLOBAL La bofetada de los refugiadosReconocimiento eterno al TCVISION GLOBAL Obama y las repatriacionesPelear con estrategias ajenasVISION GLOBAL ¿Miguel a vicepresidente o senador DN?VISION GLOBAL Como madre Teresa: dando hasta que duelaVISION GLOBAL Una conspiración contra MiguelVISION GLOBAL La clave del problema en el PLDVISION GLOBAL Una señal del PRD y el PRMVISION GLOBAL Las inconsistencias de Barack ObamaVISION GLOBAL Leonel ante innobleza de HipólitoVISION GLOBAL El extraño limbo de QuirinoVISION GLOBAL Leonel y “el nuevo trato"VISION GLOBAL PRM en el laberinto de AbinaderVISION GLOBAL La titulación de tierrasVISION GLOBAL El boom de la mentiraVISION GLOBAL Domínguez Vs BautistaVISION GLOBAL Carlos Morales TroncosoVISION GLOBAL: Encuestas y reaccionesVISION GLOBAL La lucha por el PoderVISION GLOBAL Estilos de Danilo y de LeonelVISION GLOBAL: Dos años de DaniloVISION GLOBAL: Equilibrio en el CongresoVISION GLOBAL Danilo, Leonel y la transiciónVISION GLOBAL No pateen a Leonel FernándezVISION GLOBAL: 1937 y el chantaje haitianoVISION GLOBAL: Conspiración contra el SenasaVISION GLOBAL: Voto preferencialVISION GLOBAL ¿Mediatizando la soberanía?VISION GLOBAL: El Presidente y las partiturasVisión Global: Haití y el silencio de los partidosVisión Global: Campaña extemporáneaVisión Global: Medir con la misma varaVisión Global: Sacar la cara por el paísVisión Global Perdidos frente a HaitíHaití nos divideVISIÓN GLOBAL Esteroides e hipocresía gringaVISION GLOBAL Mandela, ¡El Grande!VISION GLOBAL: PN y la atención selectivaVISION GLOBAL Trabas para la formalizaciónVISION GLOBAL Alan Greenspan y H. ValdezVISION GLOBAL: Justicia “tuitera”Visión Global: el PRDVISION GLOBAL El presupuesto de la JCE VISION GLOBAL Leonel y “el efecto Gortari” (1 de 2)La muerte de una mascotaLa hermenéutica de las pensiones La foto del PresidenteHipólito y la zorra sumeriaDanilo y la seguridad ciudadana Los salarios en el Estado VISION GLOBAL Los dos HipólitoVISION GLOBAL La deuda de Hipólito VISION GLOBAL Los aliados del PLD VISION GLOBAL La boina que desquició al PPHVISION GLOBAL Con encuestas no se gana...VISION GLOBAL Hipólito y la campaña sucia VISION GLOBAL Ito Bisonó: vice de HipólitoVISION GLOBAL La carretera Cibao-SurVISION GLOBAL Morales debe aclararVISION GLOBAL Interpretaciones sobre el carismaVISION GLOBAL ¿A que se debe tanta histeria? VISION GLOBAL La gente sí quiere propuestasVISION GLOBAL Después no se quejenVISION GLOBAL Hipólito carece de pudorVISION GLOBAL Frente al pánico, el allanteVISION GLOBAL Una encuesta financieraHipólito y la superposición de la personalidad VISION GLOBAL; La comunicación del gobiernoLos esfuerzos para ganarAnálisis incorrecto¡Bien por Hipólito! Elecciones 2000: media verdad¿Miguel, Hipólito o Danilo?Enfrentar la corrupciónVisión Global: Milton Ray GuevaraVisión Global: Milton Ray GuevaraVisión Global
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados