Viernes 21 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

Catarsis navideña

En estos días que restan del año 2013 la población dominicana se merece la purificación de su mente, de su espíritu y de su entorno para contribuir a la armonía que debe privilegiar el momento a modo de prueba personal a favor de la paz, de la alegría y la pujanza por el bien colectivo.

Es el momento para dejar atrás tantos hechos desagradables que de un modo u otro han empañado la cotidianidad al provocar sobresaltos. Tras esa catarsis, lo propio es el cambio positivo que depende de cada persona.

La población dominicana que es alegre, positiva y trabajadora, usualmente para esta época del año gusta estar reunida en familia y con amistades para compartir en paz el momento a la espera de un año que apunta a ser mucho mejor que el que está a punto de esfumarse.

Terminar lo que resta del año con eventos positivos y en armonía es un compromiso que cada quien debe hacer suyo. Es fácil de lograrlo respetando el derecho del vecino y no haciendo a los demás lo que no gustaría que le hicieran a usted.

El mundo no se acaba porque termine este período docemesino. Por el contrario, se trata de una nueva etapa que debemos recibir con entereza y renovación espiritual en el sentido de ser mejor que antes y de trabajar por nuevas metas.

Muchas veces se piensa que la alegría, la paz o el bienestar dependen de la opulencia. Ni una cosa ni la otra. Nada es tan bueno que no tenga algo de malo, ni tan malo que no tenga algo de bueno. Lo importante es el equilibrio, el uso positivo que se da a lo que se tiene.

Por ejemplo, en Todocuento.net está este antaño relato de La Camisa del Hombre Feliz, tan válido ayer como hoy en un mundo donde los recursos multimillonarios no siempre permiten restaurar la salud fruto de una enfermedad catastrófica.

El cuento alude que en un lejano reino, el rey tenía una enfermedad cuya cura no encontraban. Ni el dinero ni los mejores médicos pudieron hacer nada. Entonces mandaron a buscar la camisa del hombre feliz, de quien pensaron debía ser el más poderoso.
Despacharon mensajeros en su búsqueda. Éstos agotados en la faena se pararon a descansar y descubrieron un ermitaño que vivía en una cueva en la ladera de una montaña solitaria. Los visitantes le pidieron agua y el hombre le ofreció los escasos comestibles que tenía
"-¿Cómo es posible que viva usted en estas condiciones tan miserables y tan solitario? Preguntaron los mensajeros. A lo que el hombre contestó: - Yo aquí vivo feliz, me conformo con lo que tengo y no necesito nada más. Los emisarios vieron los cielos abiertos y le dijeron:
- Por favor, nuestro rey está muy enfermo y solo usted lo puede curar. ¡déjenos su camisa! Pero ¡Oh sorpresa! ¡EL HOMBRE FELIZ NO TENÍA CAMISA!".

En fin, la felicidad no siempre la da el dinero. No pocos han deseado ser felices, pero una enfermedad “incurable” los agobia y desaparece. Otros no tienen nada y son felices. La vida debe ser un contrapeso que permita la felicitad y el disfrute de lo que se tiene sin llegar a extremos avariciosos.

La felicidad es una cualidad que puede tener muchas raíces, pero si sabes a cuál te aferras no te caerás, un símil a la flor de loto a la que atribuyen pureza espiritual.

Se puede ser feliz sin necesidad de una catarsis navideña aunque no tengas camisa como el ermitaño, dejando atrás toda perturbación para abrazarte a la alegría, a la paz que fortalece el espíritu.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

La paz dando saltos innecesariosLa solidaridadTodo tiene su tiempoIrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner