Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Dominicana y los lacayos del Poder

Ante tantas advertencias y consejos de por medio, he llevado a cabo el ejercicio de preparar una lista de potenciales agresores, conspiradores, o posibles contratantes de sicarios que podrían atentar contra mí por el cuestionamiento que hago en algunos de mis artículos, y se la entregué a dos generales y otros oficiales castrenses, policiales y judiciales que tengo en la familia. De modo que aunque en mi círculo hay armas que protegen la integridad física, y palabras que defienden el derecho de la libre expresión, nunca se sabe.

Lo triste, sin embargo, es que en la lista que he preparado hay antiguos amigos y más funcionarios de Cultura que de cualquier otro sector público; yo por supuesto, aunque no me siento directamente amenazado, y como ciudadano también de Estados Unidos, además de dominicano, enviaré esos nombres a ciertos organismos de Washington, a organizaciones internacionales, a compañeros prominentes de la literatura hispanoamericana y a medios de comunicación extranjeros.

Quizá debo confesar que hasta hoy ignoré que tenía a la mano tantos elementos para proteger mi integridad sin que sea necesario ponerme un chaleco antibalas ni portar un arma en el cinto. Pero aclaro que no me voy a permitir desarrollar la paranoia del que se cree perseguido o vigilado. Siempre escribo bajo la premisa de que un periodista, un escritor, vive a partir de la palabra, y muere por la palabra. De lo contrario, no vale la pena el oficio.

La literatura y el buen periodismo son los reflectores de los callejones oscuros. Nadie que tenga la virtud de poseer un foco debe apagarlo, por más intimidante que parezcan la noche y sus fantasmas. Además, ¿quién dijo que las amenazas, las golpizas, los asesinatos de periodistas o desapariciones de escritores que cuestionan el Poder, terminan acallando el discurso de estos?

En República Dominicana el mejor ejemplo es el de Orlando Martínez, cuya presencia se mantiene en la memoria de su pueblo a pesar de que esbirros de Joaquín Balaguer lo asesinaron en 1975 por su famosa e incómoda columna Microscopio. Lo mismo ocurre con su paralelo argentino Rodolfo Walsh, asesinado también por fuerzas castrenses en 1977 y autor de la serie de reportajes “Operación Masacre”, hoy reunida en un libro y convertida en un clásico del periodismo latinoamericano.

Decir lo que pone al descubierto la ambición y los excesos de los lacayos del Poder es siempre un riesgo y un desafío a la acción de los mediocres y cobardes. En Dominicana hay más ejemplos de víctimas de esa mediocridad y cobardía, como la desaparición del profesor universitario Narciso González, un caso que también tiene paralelo argentino en el maestro de escuela y escritor Haroldo Conti, secuestrado por militares en 1976. En Nicaragua uno de los asesinatos más célebres del decenio de los setenta sigue siendo el del director del diario La Prensa, Pedro Joaquín Chamorro, cuya viuda Violeta Barrios de Chamorro se convirtió años más tarde en presidenta de ese país. Son muchos los ejemplos que me vienen a la memoria y que no menciono por cuestión de espacio.

En definitiva, creo que no debería ser difícil entender que un periodista sabe que vive a plazos, como diría el escritor judío Isaac Goldemberg, un amigo de la diáspora peruana cuya obra ha sido elogiada por Mario Vargas Llosa. Lo demás es teatro. El telón no baja completo con la muerte; siempre queda una brecha, una rendija, por donde se cuelan la luz y la justicia; y al final los cobardes terminan pagando el error de atentar o de silenciar las voces de su conciencia.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados