Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Dominicana y la cooperativa del Poder

La intimidación, la intriga, el miedo, las advertencias, las amenazas, la agresión, la intolerancia, y toda una maquinaria que se desprende aparentemente desde el Poder hace pensar que en República Dominicana reina todavía, a estas alturas, la sombra del dictador Rafael Leónidas Trujillo. No se debe culpar a los periodistas e intelectuales que no hablan, y se debe erigir monumentos a los que en medio de la nebulosa democracia en que se vive en la isla Hispaniola, se atreven a desafiar los poderes invisibles del Poder.

Eso ocurre a todos los niveles, y es penoso. Hay temas solapadamente prohibidos; hay figuras aparentemente intocables que no son más que charlatanes, en el sentido histórico de la palabra. Y hay muchas personas serias que para sobrevivir a ese estado de sitio permanente tienen que convertirse igualmente en “figuras intocables”; y blindarse con sus lenguas y con los mecanismos propios del Poder.

Si dices o insinúas lo que no conviene a ciertos núcleos “poderosos”, te llueven por todas partes las advertencias, los consejos de gente que te aprecia pero que no aprueba públicamente tus acciones por temor a verse señalada como cómplice de lo bien hecho, de lo bien dicho.

Lo anterior explica en parte la paranoia cotidiana del dominicano; una paranoia histórica que se inculca desde la niñez y que recuerda a cada paso que en el país nada está garantizado; el más tonto puede resultar ser el más astuto; el más fiel un entreguista; y el más idiota un sabio de grandes proporciones.

Tampoco se puede aplicar la famosa frase de que “el poder corrompe”, pues si llegas a formar parte de él es porque estás en el umbral de la corrupción; porque has vendido tu alma al diablo para lograr sobrevivir, o porque has demostrado que eres capaz de lo peor para defender ese puesto que te has ganado con “mucho sacrificio”. Y también debes estar explícitamente de acuerdo con que en el país el Poder es una cooperativa que paga “cuotas” por aquí y por allá, para que no se te rompan los hilos que te protegen, o para no echar a perder la simple relación con el fulano o mengano que aunque más bruto, es más poderoso que tú.

Cuando te advierten “cuidado, que te puede pasar cualquier cosa”, quiere decir que desde el Poder la “cosa” se arregla de tal forma que no descartes ser provocado y golpeado en las calles por un “agresor a sueldo”, o que te pueden asaltar y matar en un supuesto robo a mano armada. Así tu eliminación entra en las estadísticas de violencia callejera, cuando en realidad serías una víctima del crimen organizado. Aunque parezca descabellado, en el Poder supuestamente democrático se originan “incidentes” y "accidentes" que acaban con vidas valiosas, con reputaciones, como en las dictaduras.

Yo me pregunto, ¿se da cuenta de todo esto el Presidente de la República? ¿De qué manera se puede controlar el rebaño hambriento de poderes menores que cerca al Poder mayor? Hace mucho tiempo que tengo pena a los presidentes, porque no tienen conciencia propia, porque al llegar a ocupar la “silla de alfileres” tienen que ceder demasiado para aparentar ser los jefes de la cooperativa, pagando altas cuotas de dignidad.

Algunos funcionarios son personas serias que actúan en el teatro del poder, un escenario que han ocupado por la ambición de ser reconocidos y aplaudidos por la multitud; pero otros son simplemente parte de un conjunto de animales que le encanta la comodidad y la seguridad que encuentran en la distinguida vida de corral.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados