Domingo 25 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Nada haitiano me es ajeno

Creo que la mayoría del dominicano sufre de paranoia y de muy baja autoestima con respecto a la migración de haitianos en la isla Hispaniola, que comparten como un castigo divino. El fallo del Tribunal Constitucional, que pretende despojar de la nacionalidad a dominicanos hijos de haitianos indocumentados, ha desatado una ira inexplicable y un nacionalismo extremista a todos los niveles.

Hay mucha paranoia en el lenguaje que utilizan los presuntos nacionalistas cuando se refieren a los dichosos vecinos del oeste y defensores de estos. Hablan de “seres inferiores”, de invasión, de trama, de traidores a la patria, de amenazas, de necedad, de campaña internacional y hasta de plaga de haitianos.

Algunos han aprovechado el momento para crear organizaciones con el propósito de enfrentar al “enemigo” y defender la soberanía nacional en un campo de batalla que no existe. Muchos hacen recordar la prodigiosa imaginación de don Quijote cuando ve los molinos de vientos como oponentes a los que hay que combatir.

Un lector de un diario electrónico dijo por ahí que tenía una bala con mi nombre, mientras que otros intentan amedrentar a quienes pensamos de manera distinta con respecto al desatinado fallo del TC. Lo que no saben los extremistas de pacotilla es que los que ejercemos el periodismo “libre de sobornos” tenemos todo listo para nuestro funeral. Es un oficio que viene sellado con las amenazas de fanáticos incontrolables y con la muerte a manos de sectores apaches de las sociedades modernas.

A mí la verdad me divierten los comentarios de lectores de diarios electrónicos. Muchos son cómicos, sandeces de gente ociosa, de vividores pagados por intereses oscuros para que combatan opiniones sensatas sobre temas que afectan la vida de seres humanos desvalidos, que nacieron con menos suerte que nosotros.

Esto último me lleva a recordar lo de “nada humano me es ajeno”, aquel verso de Terencio que se popularizó en nuestro país por ser la cita que encabezaba la famosa columna Microscopio del asesinado periodista Orlando Martínez. Si para Terencio nada humano era ajeno, para nosotros nada haitiano debiera serlo, a pesar de la historia y de los contrastes culturales que nos separan como pueblos y como habitantes del tercer mundo.
A mí no me importa que me digan “traidor a la patria”, ni haría el ridículo de recurrir a los tribunales para que se investigue de dónde sale el supuesto veredicto popular. Yo asumo la responsabilidad de opinar, y cada día pienso que una palabra malinterpretada puede convertirse en mi sentencia de muerte. Ningún tribunal puede evitar la acción del fanatismo político, de la falta de cordura popular, del extremismo, del nacionalismo, ni de la paranoia milenaria que padecemos desde los tiempos de la colonización; Francia y España son los Poncio Pilato de nuestra historia.

A estas alturas deberíamos reconocer que los dominicanos y los haitianos nos parecemos tanto que no podemos ni vernos; el problema que nos separa es sumamente complejo y no se resolverá sin diálogo ni negociaciones que esclarezcan las partes más oscuras del pasado. Debemos reinventar el presente para construir un futuro con menos odio, menos racismo, menos paranoia insular. De lo contrario estamos condenados a la discordia.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados