Lunes 26 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Dominicana y la estrangulación de salarios

Me pregunto ¿cómo parar esta mafia laboral que al parecer se ha convertido, sabrá Dios desde cuándo, en una de las más viles prácticas de la corrupción en organismos del gobierno dominicano?

Comienza con la ambición del verdugo y termina en los pobres bolsillos del empleado público. El primero tiene el poder gerencial, a veces por decreto presidencial, de tener a cargo una nómina y ofrecer a su víctima un empleo por un salario equis, digamos que de unos 20 mil pesos al mes pagados por el gobierno.

Hasta ahí vamos bien. El empleado ha logrado por fin un salario digno de acuerdo con su preparación académica y experiencia. Pero la corrupción asoma sus narices y convierte el salario de 20 mil en uno de 15 mil o quizá de 10 mil, antes del pago de impuestos.

Muchos se preguntarán ¿cómo? ¿qué pasó ahí? Sencillamente el jefe estrangula el salario y cobra una cuota mensual para que el pobre empleado pueda mantener su puesto. Si no entra en el juego de esa sociedad secreta, de esa mafia salarial, el resultado es el despido. Y si el empleado patalea, el despido puede ser deshonroso, para que se lo trague la tierra. Si no lo hace este, lo hace otro más agradecido con el sistema.

Imaginen que un jefe inescrupuloso haga eso con 50 empleados. Con solo 5 mil pesos al mes que deriven de su mañosa corrupción lograría 250 mil pesos, es decir, unos 3 millones al año, aparte de su propio sueldo; todo eso en efectivo y libre de impuestos, porque esto último lo paga el empleado por concepto de la suma que recibe en nómina.

Esta es una práctica de corrupción administrativa del sector público que se da incluso en organismos impensables y cometida por personas de “mente progresista” y que en público exhiben un discurso de tono socialista. Me han llegado informes tímidos que hacen sospechar directamente de ciertas dependencias; de gente que al tener el poder de administrar una nominilla se han convertido en seres indecorosos, dudosos, cuestionables, chantajistas y quién sabe si despreciables.

Pero nadie dice nada porque no hay manera de probar dicho robo de lesa laboral. Ni siquiera el empleado afectado puede denunciar la situación, porque no tendría argumentos sin que estos lo afecten en el futuro. La verdad, para el pobre empleado eso sería como desparramar un café en una camisa blanca; la mancha quedaría a la vista de todo el mundo, además de ganarse los calificativos de traidor y soplón.
Ante la situación, el empleado víctima se somete y aprende a maniobrar la corrupción e incluso agradece a su jefe la oportunidad que le da de ganarse por lo menos un salario en medio de tanta crisis laboral, mientras el verdugo se garantiza a sí mismo una ganancia fríamente calculada, imposible de ser detectada por auditor alguno.

¿Cómo enfrentar eso? Tal vez creando en cada organismo una comisión de transparencia que no dependa de favores políticos, cosa difícil, de modo que pueda rendir un informe objetivo y exento de dudas.

Mientras tanto, que las masas sigan cantando el himno nacional dominicano; Dios, Patria y Libertad.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados