Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

La consecuencia de opinar en mi país

Los “nacionalistas” dominicanos me acribillaron con comentarios e improperios por decir que estoy de acuerdo con el Premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa cuando señala en uno de sus artículos que “la sentencia del Tribunal Constitucional dominicano es una aberración jurídica y parece directamente inspirada en las famosas leyes hitlerianas de los años treinta dictadas por los jueces alemanes nazis para privar de la nacionalidad alemana a los judíos que llevaban muchos años (muchos siglos) avecindados en ese país y eran parte constitutiva de su sociedad”.

Nunca antes había visto yo tanta gente defendiendo la patria de un enemigo fantasma. Eso me confirma una vez más que el nacionalismo, el patriotismo y el criollismo provocan falta de cordura y obnubilan el pensamiento de las masas. Aunque creo que fue José Ortega y Gasset quien dijo que las masas no piensan; solo el individuo que logra escapar ileso de la masa puede ser capaz de reflexionar con inteligencia acerca de sí mismo y de las cosas que suceden a su alrededor.

En este caso, más que los epítetos de baja calaña y los insultos a mi persona, me llama mucho la atención que algunos hablan del daño que supuestamente le hacen a la soberanía del país pronunciamientos como los de Vargas Llosa y el mío. Sin embargo, esos presuntos nacionalistas no se dan cuenta que la soberanía de la República Dominicana se encuentra desde hace tiempo en los bolsillos del expresidente Leonel Fernández y en su dudosa Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode).

Funglode parece creada estratégicamente para controlar el pensamiento moderno no solo de la República Dominicana, sino de toda la región centroamericana. Parece una suerte de laboratorio de crisis, una escuela de sicarios financieros patrocinada por los más oscuros intereses de Washington y la Unión Europea, y un instrumento para ejercer el poder no oficialista con trasfondo económico, que es el verdadero poder en un país como el nuestro.

En verdad no existe mayor falacia que el nacionalismo o el patriotismo escolar. Solo la estupidez y la ignorancia dominadas por el discurso político llevan al enardecimiento patriótico por cosas que lo único que ameritan es la reflexión de mentes avanzadas y la apertura de un diálogo concienzudamente democrático que aporte soluciones a los problemas que afectan primero a los seres humanos, y segundo al espacio físico que llamamos territorio nacional. Por donde quiera que se le mire, la sentencia del Tribunal Constitucional que despoja de la nacionalidad a los dominicanos hijos de haitianos indocumentados, es una decisión inhumana y fuera de tono con los tiempos que vivimos.

Si alguien quiere saber cómo está la soberanía dominicana que recurra de nuevo a las obras de Jean Bodin; que indague a fondo los verdaderos propósitos y las arcas de Funglode; que se dirija a la misma frontera con Haití y observe cómo entran y salen del país los haitianos indocumentados que pueden pagar la miopía castrense de los llamados a cuidar y defender nuestro honor patrio. Son solo dos ejemplos de por dónde se quiebra el hilo.
En mis visitas esporádicas y un reciente recorrido por el interior del país noté que contamos realmente con un verdadero paraíso natural, pero el mismo está infestado de estrechez mental y retrógrada que obstaculizan el progreso; mendigamos, engañamos y traicionamos sin ningún tipo de escrúpulo, ya sea al gobierno, a los parientes, a los amigos más cercanos, a los turistas, y a veces hasta a nosotros mismos.

Toda esa fetidez que transpira la piel de muchos que vegetan en la sociedad dominicana no sale de la tierra maravillosa que nos tocó como país, sino de la falta de un orden social y de un mayor nivel de educación que permitan pensar y soñar que se puede llegar más allá de lo que ven nuestros ojos miopes. Debemos por lo menos intentar andar a la par con los tiempos que se viven en otras partes del mundo y no ovillarnos como algunos insectos. Mientras no cambiemos esa mentalidad liliputiense seguiremos siendo pequeños para el mundo.

En cuanto a los improperios a mi persona, es algo que me tiene sin cuidado; después de todo, las palabras tienen el tamaño de la lengua que las pronuncia. Un ser viperino jamás alcanzará la estatura de un ser humano ni podrá alejarse del mundo animal, por más que lo intente. De modo que yo asumo la consecuencia de opinar.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados