Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

La guerra y la paz

Si la “guerra” que se inicia en un cuarto de aposento termina con el divorcio en un tribunal tras la imposibilidad de conciliación, imagínense un gobierno “malquerido” por la escasa democracia y la violación a los derechos individuales si realmente ese fuere el caso que se cacarea sobre Siria.

El título no pretende evocar la novela con el mismo nombre del afamado escritor ruso León Tolstói, jamás. Simplemente fue lo que pensé sobre la situación de Siria, en el Oriente Medio, que concita la atención mundial.

Es posible que a no pocos les de “tres pitos” como diría el vulgo en nuestro entorno o un carajo para otros, pero a muchos si les importa y será tema de probable conocimiento en el seno de la 68 Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que se inició este mes.

La guerra siempre ha sido despreciable por las víctimas inocentes que pagan las consecuencias, atrapadas en la sinrazón cuando se trata de mantener un poder a porrazos.

Pero, ¿Será antidemocracia lo único que ha echado de lado la importancia de la paz?

Además de otras razones que pudieren existir, la necesidad de libertad y respeto a los derechos humanos son razones suficientes para luchar...pero sin llegar a la guerra.

Siria, se diría, tiene derecho de hacer lo que le venga en ganas en sus 185,180 km², pero la mediación de otras naciones es buena si no procura dañar a las personas. Esa parece la intención.

Es probable que los 193 Estados Miembros de la ONU –si fuere el caso- se irían por una solución salomónica por algo simple que pudiera parecer infantil: Si cada uno de esos representantes pensara que su familia (hijos, esposas, madres y hermanos) se encontrara en Siria sin poder moverlos de allí. ¿Qué harían?

Es seguro que harían por los indefensos hombres, mujeres, niños y ancianos de Siria lo mismo que por sus seres queridos, desechar la guerra y privilegiar la paz como solución a cualquier conflicto para liberarse de un pleito bélico de cualquier naturaleza.

Siria tiene una población estimada en más de 22 millones de habitantes. Se alega que posee riquezas en petróleo, gas natural, fosfato, asfalto, sal y pequeños depósitos de carbón, mineral de hierro, cobre, plomo y oro. Además geográficamente es la puerta hacia todo el petróleo del Medio Oriente y Asia, lo que provoca alergia.

Tras Ban Ki-moon, actual secretario general de la ONU, desfilaron en esa función dignos representantes que se esforzaron en dar lo mejor en la tarea de conciliar a favor del derecho internacional, la paz y seguridad en el pulso entre la guerra y la paz. Esta última, la paz, probablemente goce del consenso de los países representados en la 68 Asamblea.



Otras opiniones de: Cándida Figuereo

Recobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados