Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

A salvo del olvido con obras reunidas

No sé si mis amigos escritores dominicanos son unos bárbaros de la literatura. En los últimos años han aparecido con ediciones de obras casi completas. Los cuentistas han publicado sus “cuentos reunidos” y los poetas su “poesía reunida”. De repente uno mira los estantes de lectores que gustan de dorar la píldora a los “consagrados” y se encuentra con esos gruesos volúmenes que confirman cuánto han escrito aquéllos en su carrera al estrellato.

No cabe la menor duda de que con esas ediciones el Ministerio de Cultura ha reconocido el aporte intelectual de “obras obesas” con mucha tela por donde cortar. Un libro de esos en la mano es un bloque de cientos de páginas donde abunda el pensamiento de un solo ser humano, y quizá por eso impresiona. Las ediciones son espectaculares. Las portadas de una calidad impecable, pues en su mayoría son publicaciones subvencionadas por el gobierno; y de autores que en algún momento aprendieron a ser funcionarios públicos, si es que no han dejado de serlo.

Sin embargo, lo que menos importa es cómo ni desde cuándo los nombres de mis amigos aparecen como los de las grandes figuras literarias del país; clásicos vivientes; maestros del cuento; genios de la novela; fundadores de ideas profundas que desarrollan por medio del ensayo. Mis amigos son ahora el camino de imitación para jóvenes que quisieran ser tan “famosos e inteligentes” como ellos.

Es una verdad sin límite: mi círculo de literatos se ha llenado de la noche a la mañana de consagradas personalidades de las letras nacionales. Y lo peor es que yo, que visito el país de manera esporádica, ahora no sé cómo debe ser saludado un amigo que ya es autor de "obras reunidas", ni cómo reverenciarlo en caso de un encuentro fortuito como ocurría antes en algunas librerías de Santo Domingo. ¿Nos saludaríamos como siempre? ¿Tendríamos la misma confianza de entonces? ¿Criticaríamos como era habitual a los funcionarios públicos y las políticas culturales de los gobiernos de turno? ¿Habría tiempo para pasearnos por el malecón? ¿Tiempo para comernos un “chimichurri” en los insalubres restaurantes móviles de comidas rápidas que cocinan hamburguesas en plena calle?

Ciertamente, ver aquellos libros en casa de un poeta que también espera publicar algún día su propia obra completa, me hizo reflexionar acerca de las utopías culturales de la juventud. Tal vez porque ya no somos tan jóvenes. O quizá porque ellos, mis amigos, aprendieron algo más que el oficio de escribir. Aprendieron a ser funcionarios públicos y a vivir en un país donde son importantes los colores, los mensajes subliminales, el pertenecer a un partido político, el ser amigo del presidente, el saber lanzar la piedra y esconder la mano, y hasta el matrimoniarse por conveniencia; todo eso para poder publicar finalmente sus obras completas y ser admirados y no menos reverenciados por las futuras generaciones.

En este país parece importante que al cabo de los años el escritor haya ganado el Premio Nacional, incluso varias veces. Un país que agradece que los autores se encarguen ellos mismos de editar sus obras completas con recursos del erario, y que cada uno se asegure de dejar sus ideas y pensamientos debidamente organizados antes de que los sorprenda la muerte como ha sucedido ya con algunos de esta dichosa generación.

Pero de todas maneras son mis amigos y debo reconocerles el esfuerzo. No quiero perderlos en el camino, pues por la edad que tienen aun pueden escribir cosas mejores y editar más adelante sus “segundas obras reunidas”, cuando se agoten estas primeras que ahora ocupan espacios grandes en los estantes de coleccionistas que lo guardan todo por si acaso, ya que nadie sabe cuáles de esos nombres quedarán a salvo del olvido.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados