Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

José Mármol, un poeta hereje reivindicado

Todo Parece indicar que para José Mármol se acabaron los apagones. Desde hace unos años vive en la luz, lo alumbran los reflectores de todo tipo de cámaras que siguen de cerca los reconocimientos de que ha sido objeto y que lo encumbran como el más visible y visionario de la llamada generación de los ochenta, en su natal República Dominicana.

El último peldaño de Mármol, o el más reciente, ha sido la investidura como profesor honorario de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde estudió Filosofía, además de iniciarse en el “liderazgo intelectual” de los entonces jóvenes integrantes del Taller Literario César Vallejo y posteriormente de toda una generación ahora dispersa y definida, y “en la que cada quien arriesgó su pellejo con su intransferible y única escritura”, como afirmó el propio Mármol en 1995.

Intuyo que para algunos estos reconocimientos con luces y sonidos de toda clase son la consagración de Mármol, pero para mí este poeta que se gana la vida desde hace muchos años en los laberintos de un importante banco de su país se consolidó silenciosamente en 1997, cuando publicó su voluminoso libro de ensayo “Etica del poeta”; una obra que coronó su filosofía del ser, del arte, de la lengua y de la “nada cotidiana” que formaron al hombre de letras que es hoy a partir de años de perseverancia y dedicación.

Luego de ganar el Premio Nacional de Poesía 1987 y el Premio Pedro Henríquez Ureña 1992, Mármol abre las alas al ámbito internacional al ser galardonado con el Premio Casa de América de Poesía Americana 2012 por su obra “Lenguaje del mar”. El jurado de este último concurso, convocado en España, destacó entre otras cosas “la madurez lírica de un poeta que aborda el tradicional tema del mar con voz propia”. Fue un logro importante para Mármol, pero también significó un reconocimiento trasatlántico a la poesía dominicana, y más todavía a la poética caribeña de nuestro tiempo.

Todavía hay más. Este 2013 Mármol obtuvo el Premio Nacional de Literatura, convirtiéndose así en el autor más joven en recibir dicho galardón dominicano otorgado a toda una obra y vida dedicada a la literatura. A todo eso se suma ahora la investidura del poeta como profesor honorario de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, institución en la que cuando era estudiante, según el propio Mármol, se le hizo “un juicio sumario” por proclamar en el decenio de los ochenta “que el problema esencial de la literatura era el lenguaje y no la sociedad u opiniones sobre ésta”.

El poeta asegura además que debido a esa postura fue purgado y tuvo que renunciar a su condición de coordinador del Taller Literario César Vallejo. Pero previamente ocurrió lo siguiente: “se me hizo un juicio sumario en presencia del Decano de la Facultad de Humanidades, quien ya antes, en el marco de un panel de filosofía, me había acusado en público de ‘irracionalista’ y de ‘colonialista intelectual’, por el simple hecho de que me interesaba la corriente filosófica y literaria neonietzscheana (de Nietzsche) francesa. No cejé un ápice, y hoy día los antiguos acusadores comparten en buena medida mis herejías”.

Ahora la voz de Mármol se amplifica con sus premios nacionales y el reconocimiento internacional. Su autoridad intelectual se crece en la madurez y se consolida con la admiración de sus amigos de generación, y también con el odio de sus detractores. Aprovechó su discurso de investidura de profesor honorario de la Universidad Autónoma de Santo Domingo para recordar nuevamente su teoría de la ética del poeta como un acto de responsabilidad, “un principio de honestidad” y una “misión profetizante”.

Que sigan encendidas las luces y que hablen más poetas, porque la de los ochenta no fue una “década perdida”. El micrófono queda abierto.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados