Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

La inspiración errante aparece en California

No todo está perdido. Un joven que practica el patinaje en Venice Beach, en Los Angeles, parece creer que todavía es posible, y se ha lanzado a vender poemas por encargo en plena calle. Los escribe con una máquina manual portátil que carga consigo como parte de su equipo de trabajo. Cuando llega patinando a un punto de cierto movimiento peatonal, saca la máquina del estuche y la coloca encima de este junto a un rudimentario letrero que anuncia el servicio de escritura de poemas por $2 dólares.

Los menos esperanzados pensarían que el joven está perdiendo su tiempo, pero quien se acerca y observa la feliz reacción de la gente a este tipo de servicio podría poner en duda su rechazo a tratar de vivir de alguna destreza, una y otra vez; como el joven de Venice Beach, que lo trata cada vez que se le acerca un cliente para darle la idea del poema que debe escribirle espontáneamente, a fin de obtener los $2 dólares por la composición de versos.

La pregunta que muchos se hacen es si el esfuerzo vale la pena; si se llega a vivir realmente de eso, y en tal caso, cuántos poemas por encargo tendrían que escribirse para pagar el alquiler de una pieza y cumplir con los gastos cotidianos.

Los escribientes han existido siempre y puede que ahora estén por todas partes, incluso donde menos esperamos verlos, como el joven en Venice Beach. Pero también hay casos extremos, como el de otro poeta no tan joven de Oakland, California, que en 2007 abandonó su trabajo convencional para crear la “Poem Store”, una tienda de poemas de la que según él llegó a vivir por cinco años.

La historia de Zach Houston aparece en la internet, porque su caso acaparó titulares ya que al parecer tomó decisión de renunciar a su trabajo por amor al arte, en un momento en que la economía estadounidense se tambaleaba y el futuro laboral era cada vez más incierto. “No creían que yo abandonaba mi trabajo para escribir poemas a máquina en la calle, por dinero”, dijo entonces Houston, que ya tiene 30 años, y que alienta a otros a que hagan lo mismo. Su amiga, la poeta Jacqueline Suskin, le siguió los pasos; y como se ve en un video en Youtube ha puesto su propia “Poem Store” portátil que como la de Houston funciona en plazas, lugares públicos y puntos peatonales de ciudades de California, donde al parecer pululan más escribientes errantes de lo que podríamos imaginar.

En América Latina, más que poemas por encargo el plato fuerte de los servicios de escribientes son las cartas de amor. Alguna vez leí de una periodista o poeta cubana que llevaba 15 años viviendo de ese oficio de marras, y hasta con clientes al nivel internacional. También recuerdo haber visto hace poco un reportaje de la agencia Efe sobre los tradicionales puestos de escribientes en Plaza Santo Domingo, en Ciudad de México. Asimismo, en 2000 el diario La Nación de Buenos Aires destacó ampliamente el trabajo de varias mujeres, “todas ellas románticas, inéditas, amantes de la poesía y sin un trabajo estable”, que se dedicaban a escribir cartas de amor por encargo “para unir a enamorados tímidos, amigos distanciados o matrimonios en crisis”.

Quizá lo que más llama la atención del escribiente de Venice Beach es su manera de apostar por la poesía sin el toque romántico de la juventud ilusa y soñadora. Muchos de sus clientes son muchachas jóvenes que se acercan a él por el atractivo de su complexión atlética y vestimenta deportiva. Pero tal vez en sus manos está el mejor poema del siglo XXI; alguien lo comprará por $2 dólares sin darse cuenta, y luego, con el tiempo, terminará en la basura. Después de todo la idea nunca es lograr el mejor poema, sino satisfacer una necesidad inmediata por la vía pacífica, sin asaltar a nadie en la calle, verso a verso.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados