Viernes 24 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

El precio de la honestidad

No se nace con la cualidad de la honestidad ni esta se compra en botica. La misma es fruto de la crianza que los hijos reciben de los padres o de las personas que les crían si están separados los progenitores.

La honestidad se enseña con el ejemplo y se ratifica con la palabra para que los hijos sean mujeres y hombres abrazados a la honradez, pero es posible que en el camino algunos se tuerzan, sean fácilmente maleables.

Lo anterior obedece a que todos no somos iguales. Perfecto Dios - decía mi madre y concluía con este razonamiento: ¿Los dedos de las manos son iguales? No. Los hijos tampoco son iguales, pero sus padres les quieren a todos por igual. Lo importante es que les lleven por el camino correcto.

Son añejas las referencias de grandes pensadores sobre la honestidad y a su valor como principio humano. No pocas personas, criadas bajo esa premisa, suelen decir tengo tranquila mi conciencia.

Tener tranquila la conciencia produce bienestar espiritual. La honestidad se debe practicar a nivel familiar, con los amigos, en el trabajo y en cualquier escenario donde se comparta con los demás.

Es frecuente que se aluda a la honestidad señalando que fulano o mengano es un hombre o una mujer principios o serio por sus acciones de vida. Esto no se debe confundir jamás con un cara dura que esconda en su interior a un vagabundo o un risueño a una persona muy honesta.

Es frecuente escuchar mira a fulano, tan serio que se veía y ha resultado un fiasco. Igual dice Mateo 7.16: Por los frutos los conoceréis.

En fin, no se trata de una novedad, pero ayer como hoy persiste la "presión" tanto hacia quienes practican la honestidad como al que delinque.

Cada quien se sitúa en el bando que más le ajusta conforme a su formación. En estos tiempos, y probablemente en todos los tiempos, el honesto es tildado de ser un "pendejo." Ni coge ni dice donde hay. Pasó por equis puesto y siguió tan pobre como antes o viceversa.

En cualquier cadena del quehacer laboral no es frecuente que el honesto ascienda de puesto. Puede durar 30 años en una función y aunque se pregone su honestidad desde la tierra hasta el cielo, su sueldo será menor a otros en igual función y no subirá de peldaño, salvo que la gracia de Dios se enfoque en quienes tienen esa potestad.

Y es que el honesto no miente para faltar al trabajo, no tumba polvo ni dice elogios que salen de la boca, pero no del corazón. Cumple su horario y función aunque su superior esté o no presente, con lo que vela por el bienestar de la empresa. En fin, se raja en su cumplimiento, pero es un "pendejo" y el costo es no pasar del primer escalón operativo aunque tenga títulos, experiencia y vocación .

Además con frecuencia a los honestos les enrostran: "Eso te pasa por pendejo. Nunca tendrás nada." Los sabedores del precio integridad simplemente reiteran: Estamos tranquilos. A la vez hacen suyo lo que dijera en una ocasión Benito Juárez, "El respeto al derecho ajeno es la paz."

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes Francisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados