Domingo 23 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Corea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista"

La edición impresa del diario español “El país” exhibió hace algún tiempo una inusitada fotografía de Kim Jong-un, el joven líder de Corea de Norte, aparentemente servida por la agencia oficial de noticias de este Estado asiático, que dejó boquiabierto y patidifuso a más de un mortal.

Al autor de estas líneas, en particular, lo que más le llamó la atención fue que esa vez la imagen del nuevo gobernante norcoreano, contrariando el estilo apergaminado e imperialicio de las de sus predecesores, parecía inocente y espontanea, y no estaba sazonando la formulación de algún planteamiento político, económico o cultural del novel dirigente sino la noticia, dada casi al desgaire, de que aquel estaba “estrenando” esposa pública.

No puedo dejar de destacar que “la camarada Ri Sol Ju", consorte del flamante mandamás asiático, es una mujer bellísima, y que su porte de beldad, su elegancia, su sonrisa de ángel y su mirada amorosa lucieron naturales en la foto, y seguramente provocaron y provocan la envidia de muchos hombres (gobernantes o no) en el mundo.

Por supuesto, sin mencionar (juro por mi madrecita santísima que lo refiero sin mala intención alguna) que esas singulares cualidades de la “camarada esposa” contrastan notablemente con el perfil despótico del régimen que encabeza su “media naranja”, circunstancia que en aquel momento seguramente dio pie en bastante gente a la esperanza de que la estampa fuera evidencia o heraldo de algún tipo de cambio en la política interior y exterior de Corea del Norte.

De cualquier modo, insisto, el hecho de que la prensa oficial se ocupara de modo tan curiosamente farandulero de los asuntos que tienen que ver con la vida privada de un gobernante de raigambre comunista, no dejaba de ser rara: algo debía significar.

Como se sabe, Kim Jong-un (el “Brillante Camarada”, como le llama obsequiosamente la prensa estatal norcoreana) fue exaltado al pináculo del poder en su país a fines de diciembre de 2011 tras el fallecimiento de su padre Kim Jong-il (el “Querido Líder” o “Gran Dirigente”, según la fraseología adulona de políticos y periodistas afines), quien a su vez había sido objeto del mismo encumbramiento político en julio de 1994 al morir su progenitor Kim Il-sun (el “Gran Líder” y “Presidente Eterno de la República”, conforme al aparato propagandístico gubernamental).

En otras palabras: en la República Popular Democrática de Corea (mejor conocida como Corea del Norte), donde se produjo una revolución comunista que resultó victoriosa en 1945 (y donde desde entonces el Estado es rectorado por el Partido de los Trabajadores de Corea, que en 1972 adoptó el “pensamiento juche”, que postula un socialismo marxista-leninista “a la criolla” y de tufo ultranacionalista), desde hace casi 64 años existe una dinastía gobernante.

Es una cosa realmente trágica desde el punto de vista de la “dialéctica” de la historia: los esforzados revolucionarios que defendieron su patria de la ocupación japonesa durante las primeras décadas del siglo XX y que, luego (calentando la llamada “Guerra Fría”), se enfrentaron valerosamente a sus adversarios de la parte sur de la península y forjaron en su territorio uno de los regímenes revolucionarios más prestigiosos de la época, terminaron estableciendo una autocracia en la que el poder se hereda siguiendo, como en las monarquías feudales, el rastro de la sangre y el linaje familiares.

Desde luego, para cualquiera que conozca el pensamiento de Marx (de don Carlos, se aclara, no de Groucho) resultará difícil, muy difícil creer que en Corea del Norte (como en el resto de las latitudes del mundo donde actualmente gobiernan partidos de origen marxista-leninista) exista realmente el comunismo o algo que se parezca a lo que éste significaba en sus orígenes: el “moro” judío-alemán (famoso por tener “malas pulgas” y perder la paciencia cuando le hablaban idioteces) probablemente reaccionaria ante los norcoreanos con el mismo sarcasmo con el que en cierta ocasión reprochó a los socialistas franceses: “Yo solo sé que no soy marxista”.

Porque no nos engañemos: en verdad, lo que hay en Corea del Norte y en los países de gobiernos similares en estos momentos, con las diferencias nacionales de rigor, son unos absurdos regímenes de despotismo ideológico en los que unas rapaces elites dirigentes, escudadas tras la aureola revolucionaria de su historia reciente y anidadas en anacrónicos partidos verticalistas que de marxistas sólo tienen el nombre, tiranizan a sus pueblos y desarrollan una vida de fasto y boato alimentada por un férreo control estatal de la economía y la generalizada corrupción que es consustancial a éste.

Y ahora que los gobernantes coreanos se han deslenguado con amenazas de ataques armados y se han situado en zafarrancho de combate contra sus antiguos connacionales del Sur y los Estados Unidos (acaso para “solidificar” la unidad nacional alrededor del nuevo líder), no debemos olvidar esa realidad: se trata de elites que viven con mayores privilegios económicos y políticos que los que tienen algunas de las mas linajudas familias reales de la vieja Europa, y por ello es casi seguro que todo se quede ahí, en palabras y poses (a menos, claro está, que a alguien se le “zafe” un disparo o aparezca un loco que confunda el detritus con el dulce de batata).

De todas maneras, al escuchar a Kim Jong-un desgañitándose con “advertencias” y promesas de “respuestas” y “represalias” de guerra, ya sabemos qué era lo que significaba la fotografía que mencioné al comenzar estas notas: que el regordete y sonriente muchacho tiene sus entretenimientos (algunos deliciosos, sin dudas), pero el poder real no es uno de ellos.

Naturalmente, más allá del peligro real o ficticio que pudiera representar el griterío belicista, no deja de ser curioso lo que hay actualmente en Corea del Norte: un régimen dinástico encabezado por un imberbe de treinta años cuya único mérito reside en que es nieto del fundador del actual establishment, y que como está sostenido por la añeja nomenclatura civil y militar “revolucionaria” del país, no resiste la tentación de llamarse “comunista”… Cosas veredes, doctor Marx.

(*) El autor es abogado y profesor universitario. Reside en Santo Domingo.

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaLeonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner