Sábado 27 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

La solidaridad

Las acciones del hombre ante una situación determinada, fortuita, permiten que sea percibido como un ser grato y oportuno cuando se trata de un gesto solidario que solo persigue ayudar en algo que no es de su incumbencia y en lo que no media el interés pecuniario.

Esa ayuda circunstancial no pocas veces deja asombrado a quien la recibe porque le llega de sopetón sin ser pedida, pese a que la necesitaba.

Recientemente un joven conducía su vehículo, en el que iba acompañado de su esposa y la hija de ambos de un año de edad. De repente el carro se apaga. No daba marcha ni para alante y para atrás pese los esfuerzos que hacía su conductor.

Un motorista que le veía en esos afanes, se parqueó y fue en su auxilio. Tras recorrer un buen trecho tirando el automóvil para que encendiera, no lograron su objetivo.

El motorista se excusa por no poder seguir ayudando al joven del carro, porque temía no encontrar su vehículo de dos ruedas en el lugar donde lo dejó en una concurrida zona del centro de la ciudad.

Un taxista que ve marcharse al joven del motor, pese a que el auto sigue con el mismo problema, se suma a la tarea de ayudar. Al rato de estar luchando logran, por fin, encender el vehículo.

Tanto al motorista como al taxista, el joven del automóvil le ofreció dinero como recompensa por la ayuda prestada, pero ambos no aceptaron alegando que su ayuda no tenía interés monetario.

El joven del carro del percance cuenta el gesto solitario del motorista y el taxista, al tiempo que les echa bendiciones por la ayuda espontánea que evidencia que todo no está perdido.

De igual modo, dos mujeres que llegaban a la casa común con su octogenaria madre enferma se esforzaban por sacarla del vehículo en que la llevaron a realizarse pruebas de laboratorio. Dos hombres que vieron lo que ocurría corrieron en su auxilio sin ser llamados.

Esas acciones solidarias, repetitivas en muchos seres humanos, obran para bien. Hoy me puede tocar a mi y mañana a ti en circunstancias o de otra índole.

Gracias a Dios que estamos en este lado del mundo, porque hay países donde usted se rompe la crisma y nadie le puede auxiliar porque está prohibido. Cuando no, en sitios donde abundan los indiferentes.

La solidaridad se manifiesta de diversas formas a nivel grupal, profesional, laboral, individual, económico...y ha sido objeto de estudios sicológicos y sociológicos. En estos tiempos, mas que nunca, se precisa el apoyo mutuo por un mundo mejor y fraternal.


Otras opiniones de: Cándida Figuereo

La solidaridadTodo tiene su tiempoIrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados