Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Proeza tuiter: una novela con cuentagotas

Twitter ha reducido el discurso a 140 caracteres. Los japoneses lo practicaron hace siglos con su poética haikú, y el guatemalteco Augusto Monterroso escribió un tuiter de anticipación cuando creó el que muchos consideran el cuento más corto del mundo ("Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí."). Pero el mundo de la literatura es todavía más atrevido; hay poetas clásicos inmortalizados por una frase o un verso simple, que guardan hondura de acuerdo con las circunstancias en que se repiten y en la capacidad interpretativa de cada quien. Pienso rápido en la famosa frase de Terencio: “Nada humano me es ajeno”; o en el verso de Tomás de Iriarte: “Aunque se vista de seda la mona, mona se queda”.

Comencé a usar Twitter el mismo día que el Papa Benedicto 16 estrenó el suyo para llegar más directo a millones de católicos en el mundo. Mi primer tuiter fue: “Si el Papa tuitea, ¿por qué yo no?”. Y desde entonces pienso en Twitter, lo observo, analizo la efectividad de este silencioso gusanillo que crece en cadena y que ejerce su función a su manera. Es un mecanismo de asombro que muchos todavía no usan creativamente, salvo los expertos en publicidad y mercadeo.

Twitter es también un torrencial de ocurrencias, de enlaces electrónicos, de referencias mediáticas, y de rumores que suben a la red para inquietar o divertir a los habitantes del ciberespacio, porque en estos tiempos todos somos, de una forma u otra, habitantes del ciberespacio; un territorio sensorial sin fronteras ni leyes absurdas, aunque tal vez demasiado democrático.

Pero ¿qué significado tiene Twitter para un escritor de largo aliento?, ¿para los novelistas, por ejemplo? ¿Cuánto hubiera perdido la literatura universal si Homero, Ovidio, Dostoievski, Balzac, Víctor Hugo o Cervantes hubieran tenido Twitter a su alcance? En ese sentido, el escritor de nuestra época tiene en Twitter un enemigo silencioso, un virus debilitante, o un arma de doble filo que, si no la usa con inteligencia, puede terminar eliminándolo; porque es más fácil escribir 140 caracteres y provocar con ello una respuesta inmediata, que poner el punto final a las 50,000 palabras que requiere una novela para que los editores profesionales la tomen en serio.

Sin embargo, creo que el mayor reto que debería enfrentar un escritor en esta era ciberespacial y de las redes sociales sería combinar la imaginación natural que posee con la ilusión virtual que nos regalan los avances de la tecnología. No podemos evitarlo: vivimos una vida tridimensional. Miramos hacia un precipicio que no existe geográficamente, pero igual podemos morir en el fondo del mismo. Somos y no somos, y a veces escogemos no ser, para poder ser.

De modo que en el caso de los novelistas, considerados hermanos mayores dentro del rebaño de literatos con imaginación, el reto será ganarle la partida a Twitter; y creo que una manera de hacerlo sería escribir algún día una novela de tuiter en tuiter; oraciones que no pasarán de 140 caracteres y que irían armando la historia con cuentagotas. El lector por supuesto, tan tuitero como el escritor, se dejaría embrujar por la trama y terminará de leer la novela sin darse cuenta, como sin darse cuenta la terminará de escribir el autor.

He calculado la proeza: serían unos 2,072 tuiteres para lograr un poco más de 50,000 palabras, y para que algún editor profesional se tome en serio el proyecto. Feliz 2013.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados