Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

La economía portátil de Leonel Fernández

Cualquier intento de llevar a la Justicia al expresidente Leonel Fernández y su séquito será en vano. Leonel encabeza en República Dominicana la nueva generación de “hombres blancos” que maneja la economía como el arma letal de la “guerra fría” del siglo XXI. Los campos de batalla siguen siendo los países pobres, y los patrocinadores son también los inescrupulosos poderes financieros de Washington y Europa.

Además, es un hecho que después del derribamiento del Muro de Berlín y la caída de la Unión Soviética los cambios fueron inevitables, y que a raíz de eso surgió en nuestra región la nueva estrategia de no eliminar a nadie por medio de las armas y las torturas físicas o psicológicas, como ocurría antes, sino dándole lo que “necesita”.

Paradójicamente la pobreza de nuestros países es la mayor riqueza de los combatientes de esta nueva “guerra fría”, y de aquellos políticos dispuestos a recibir sumas millonarias a cambio de poner a funcionar en sus respectivas naciones lo que he optado por llamar una “Economía Portátil”.

En nuestro caso es como si viéramos a Leonel llegar a Palacio y cerrar sigilosamente la puerta de su despacho para sacarse del bolsillo un dispositivo que conecta a una línea de fibra óptica. Ese dispositivo es la Economía Portátil, que una vez conectada manda la señal satelital a Washington y Europa para que todo comience a funcionar a favor de los intereses del mandatario y sus patrocinadores. Por eso cuando se va el presidente y se lleva su aparato, la aparente estabilidad se viene abajo; sobre todo si su sucesor no es otro “hombre blanco”.

Lo grave de eso es que por lo general no hay delito. La estrategia está en el manejo impecable de la inversión extranjera por medio del dispositivo electrónico, en la forma como se usan los guantes de seda en la administración del erario, y en las personas de confianza que participan del lucrativo negocio. Una falla en la larga cadena de colaboradores puede echar a perder los planes o las ofertas que llegan a los palacios de gobierno aparentemente de manera espontánea, de la mano de cualquier funcionario cercano al presidente.

Por supuesto, la complicidad del presidente está en evaluar las ofertas extranjeras que están casi siempre diseñadas para solucionar un problema que afecta a la población. Los más comunes y lucrativos son de infraestructura; construcciones que modernizan el país, proyectos turísticos y energéticos, explotación de recursos naturales y otros experimentos que salen de los laboratorios de crisis y de deudas impagables que obligan a nuestros países a someterse a esas camisas de fuerza que algunos llaman plan de austeridad o déficit fiscal.

La Economía Portátil es el producto moderno de la globalización. Está llamada a generar ingresos sin importar las consecuencias sociales, siempre dentro de una legalidad aparente, por medio de contratos, y con altas comisiones para los negociadores de proyectos.

De acuerdo con un “hombre blanco”, antiguo estratega de inversiones extranjeras que vive en la Florida, y que lo ha confesado todo públicamente, “los términos como democracia, socialismo y capitalismo han quedado casi obsoletos. La ‘corporatocracia’ es un hecho, y se coloca cada vez más como el ente de mayor influencia en las economías y políticas mundiales”.

Una de las características de un dirigente político convertido en “hombre blanco” es el lenguaje de códigos que utiliza en sus discursos a la nación. Estos códigos son cifras, términos económicos especializados, frases propias de informes financieros y corporativos, que dejan pasmados a las grandes masas que por lo general no piensan, como diría el filósofo español José Ortega y Gassett.

Eso último quedó demostrado en el ridículo discurso de Leonel sobre el déficit fiscal. Quiso explicarlo todo, y al final no se le entendió nada. Pero si esa alocución del expresidente fue ridícula ante los medios internacionales, pues resultó extraño verlo ocupar un micrófono que ya no le correspondía, más todavía lo fue el juicio popular que lo condenó simbólicamente a 30 años de cárcel.

El juicio verdadero a Leonel sería en el futuro, si no se le permite hacer campaña electoral de por vida; o si vuelve, que nadie vote nunca más por él. De ese modo quedaría relegado al ostracismo y el olvido, por su traición a la patria.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados