Jueves 20 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

Firmaba marcando una cruz

Aquélla mujer dedicada a quehaceres domésticos llevaba más de seis
décadas firmando con la marca de una cruz, sin saber lo que decía el
papel o documento donde estampaba esa singular rúbrica.

Eso no le hace ni tonta ni perezosa ya que posee habilidad nata para
defenderse verbal o “físicamente,” por aquello de que más sabe el
diablo por viejo que por diablo.

Desconfiada hasta de su sombra, recientemente se cuadró con el palo de
una escoba ante la presencia inesperada de un extraño joven que
conducía una motocicleta y se detuvo a su lado. Su reacción es fruto
de la zozobra en que vive la población dominicana a causa de la
delincuencia.

Antonia, nombre de esta señora, anteriormente hizo correr a dos
hombres que pensaron que “iban a comer con su dama”. Donde ella
labora, dos intrusos tocaron la puerta y los divisó a través de un
“ojo mágico”.

Los dos hombres andaban trajeados, pero Antonia se dio cuenta que uno
agarraba un arma que llevaba al cinto. Estos sabían el nombre de una
doméstica que anteriormente laboró allí, por quien preguntaron.

¡Abra la puerta!, ordenaron los hombres al tiempo que añadían que iban
a buscar algo que dijo la señora de la casa. Un momento –respondió
Antonia-, déjenme llamar al coronel para que abra. De inmediato los
dos intrusos salieron huyendo.

Ahora será más difícil engañar a Antonia, quien conoce al cojo sentado
y al tuerto durmiendo, porque ya no tiene que firmar con una cruz.
Escribe su nombre completo y sabe leer, lo que irá mejorando.

Antonio afirma que en su niñez fue enviada a buenos colegios, pero se
escabullía del plantel dando al traste con los esfuerzos de la tía que
la criaba. Ahora admite que la tía le estaba haciendo un bien con
enviarla a la escuela, pero ella creía que le hacía una maldad.

El plan de alfabetización iniciado en el gobierno de Danilo Medina
hizo que Antonia decidiera aprender a leer y a escribir A
instruirse como quiso su tía.

Antonia forma parte de un grupo de adultas mayores que recibe clases
en horas de la noche en un local del sector María Auxiliadora, en
Santo Domingo. Se le ve feliz al escribir su nombre y afirma que ya
lee y seguirá mejorando porque hace todas sus tareas. Así que ¡Hurra!
para todas las mujeres que como Antonia se decidieron a ver más allá
de las narices.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

La paz dando saltos innecesariosLa solidaridadTodo tiene su tiempoIrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner