Viernes 24 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

Errores que matan

La vida diaria es una bandeja de amor y dolor, de bien y mal, de rosas y espinas que cada quien cultiva conforme a valores transmitidos por quienes nos procrean. Llega en un instante y de igual modo se va.

El valor de la vida es tal que se afirma que no tiene precio y, para despejar dudas en los creyentes, en San Marcos 10: 25 se lee que Jesús dijo a sus discípulos: “Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.”

No obstante, con cierta frecuencia la vida se pierde de un tirón por errores, por falta de seguimiento de la persona a quien se le confía la solución de un problema de salud. Cuando esto ocurre duele y perdura para toda la vida en el recuerdo de familiares y amigos.

Y surge la pregunta: ¿Cómo se siente una persona a quien un paciente le confía su salud y lo deja morir por falta de seguimiento? Debe sentirse muy mal y llevar ese peso eternamente en su conciencia.

Algunos pensarían que se debe sancionar, pero no hay sanción que devuelva una vida. Otros dirían que se le debe suspender el exequátur o licencia para que no ejerza ese oficio de curar y no vuelva a cometer el error. Aún así no reviviría esa vida.

El tormento es tan grande –se supone- que ninguna medida resarciría esa aflicción ni en dolientes ni en quien presta atención. Pero, definitivamente, algún correctivo debe aplicarse.

¿Qué tan abundantes son los errores médicos en nuestro país? Conocer esas estadísticas, causas y consecuencias puede ayudar a que cada vez se produzcan menos faltas y que los actuantes sean más precavidos. De igual modo, cada error o negligencia debe ser denunciado por el doliente.

La mayoría de nuestros médicos son excelentes y actúan con responsabilidad, pero no hay que olvidar que en la viña del señor hay de todo. Si las autopsias hablan, debe continuarse con la regularidad de dar a conocer públicamente los errores cometidos y a quienes cometen. ¿Por qué? Muy sencillo, porque se trata de una vida humana. Piense que se trate de su vida o la de su hijo.

Los errores que matan son dolorosos y aunque se sepulten rebrotan en cualquier momento. Medir y reconocer las consecuencias de un episodio que se debe llevar a cabo con responsabilidad debe ser afrontado por cada quien en su esfera de desempeño.

Al momento de servir a alguien se debe hacer como si se tratara del propio hijo, madre o el padre. Hay que ver a los demás en su propio espejo. Nadie haría un daño de manera expresa, pero la falta de seguimiento es negligencia y no debe quedar impune cuando se trata del manejo de la salud de un ser humano.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados