Miercoles 23 de Julio del 2014
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Rolando Fernandez

Los problemas delincuenciales son nuestros, no de la UNICEF

¡Qué mensaje tan poco esperanzador!, el de la representante en el país de esa “burocrática” entidad internacional. Al parecer, nuestros diputados tenían que procurar la aquiescencia, o al menos acogerse a las sugerencias de la UNICEF, para poder introducirle, y aprobar cambios que imponen en estos momentos las circunstancias nacionales, respecto de las actividades delincuenciales que nos afectan, al importado e ineficiente Código del Menor, en opinión de tantos aquí, que rige en la República Dominicana.

Parece ser que los problemas de ese tipo que nos acosan, y que han venido verificándose en nuestra sociedad durante los últimos tiempos, protagonizados en gran parte por los llamados menores de edad, no así de intentos malsanos y desaprensivos, son de la UNICEF, y no del país, cuyos habitantes indefensos son quienes los sufren en “carne viva”, y claman por mayores medidas justicieras, como por la aplicación de una normativa legal que en verdad se corresponda con la situación presente en ese orden.

¡Oh, señores!, y si esa flamante organización defensora a su manera de la niñez mundial, se opone a las modificaciones que se introdujeron a la legislación de que se trata, procurando corregir en parte esa deleznable problemática, ¿por qué no dice lo que hay que hacer en pos de los mismos propósitos - enmendar -, de continuar aplicándose en la nación la pasada legislación tal cual, en cuya elaboración y aprobación, de seguro esa entidad tuvo una significativa participación?

Ya en la República Dominicana, es posible que no se pueda proseguir hablando de indulgencia y lenidad con relación a los denominados menores. Eso procedía más bien, cuando aquí se constituían las familias como debe ser, y las escuelas desempeñan su rol a cargo, con el cumplimiento ambas instituciones formativas, de todas sus responsabilidades inherentes. Pero, ya en este país, los deberes y las formaciones ese tipo están muy de capa caída.

Este es un país además, que a la vista de todo observador, se encuentra plagado de narcotráfico y consumo de drogas; con una gran adhesión juvenil a los ritos satánicos, e inducción a la deformante música sincopada de los ritmos metálicos, con sus efectos degenerativos derivados.

Y sobre todo, es un factor significativo a ponderar, la gran penetración cultural, poco controlada, y mal asimilada de que se es blanco perfecto, debido al grado de analfabetismo, e inconsciencia nuestra. ¡Los adeptos firmes aquí a todas esas cosas, no tienen edades específicas! Y por tanto, no se les debe tratar como simples menores, aun teniéndose poca edad, cuando incurren en actos delictivos, presumiéndose en esos una ligera capacidad pensante.

De ahí que, como nosotros en esta nación, somos los mayores conocedores de esa crítica situación delincuencial que nos golpea de frente, en la que participa una considerable cantidad de los llamados menores de edad cronológica, aunque como maduros se podrían catalogar en otros órdenes, por las vivencias que acumulan, nos corresponde de forma directa, el procurar adoptar los correctivos pertinentes, sin tener que pedirle permiso a nadie, aun se puedan interpretar como sugerencias previas.

Claro, en este caso es evidente y comprensible que ¡falta más!, como bien señalara el presidente de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), señor Servio Tulio Castaños Guzmán, en sus oportunas declaraciones a la prensa, expresándose más o menos en los términos siguientes, entre otras consideraciones que apuntó, y cuya lectura sería: “sólo con la modificación de las penas, el problema no se va a resolver, sino que por el contrario podría aumentar; que se tiene que trabajar también con las causas”. Esas, son las que en realidad inciden en el desarrollo de ese flagelo social, agregaríamos nosotros.

Y eso es lógico entenderlo así. Pero, por alguna parte se tiene que comenzar a tratar de combatir el mal; o al menos, procurar inducir a la reflexión, que es lo que se podría apreciar como una acción loable por parte de los diputados ahora. También, el que se haya retomado un tema algo olvidado, como muestra de atención a la delincuencia juvenil a nivel nacional.

De manera específica, dijo el señor presidente de Finjus, “Quieren abordar el problema no por la causa sino por las consecuencias, cuando el problema con los menores se puede considerar incluso de salud pública”. (Periódico “Hoy”, del 22-9-12, página 11ª).

Y esa es una gran verdad en parte; pues como se indican aquí más arriba, son diversos los factores incidentes a ponderar, conjuntamente con el asunto de las penas, tratándose de procurar conseguir cuantas enmiendas se estimen como debidas. ¡El problema está planteado; tiene innúmeras razones; y, soluciones hay que comenzar a buscarle!

Ahora, dejémonos de estar hablando sólo de que, “la delincuencia ha crecido por la falta de empleos y de políticas deportiva cultural”, como señalara un connotado congresista, ¡vaya perla!, y apareciera en un periódico local. Por eso es que en este país, las cosas rara vez se resuelven, porque siempre queremos estar agarrando el rábano por las hojas; ¡nos hacemos los miopes, cuando no queremos ver!

Es por todo lo expresado que, se entiende como pertinente, la respuesta que en el tenor de lo que se trata, le fuera dada a la representante aquí de la UNICEF, por parte de la Cámara de Diputados de la República, vía su presidente, Abel Martínez, independientemente de cuales hayan sido las modificaciones que le fueran introducidas al Código del Menor, en el ámbito de su competencia congresual, que deben ser complementadas, tras las declaraciones emitidas por ella, un tanto injerencistas si se quiere.

El mismo señaló: “están legislando en sintonía con lo que la población está reclamando y que nunca se han aprobado iniciativas sin consultar a los diversos sectores de la sociedad, que demandan sanciones más drásticas para los menores que incurren en crímenes graves”.

Y dijo además, “Tenemos que ser drásticos con la delincuencia, sea quien sea que la cometa, adultos o menores, pues las víctimas son siempre personas de trabajo, honestas, de nuestra sociedad que necesitan que los protejamos, castigando a quienes cometen hechos deleznables y que merecen todo nuestro repudio y rechazo”. (Véase periódico “Diario Libre”, del 22-9-12, pagina 04).

No hay más nada que decir; ¡que vayan las modificaciones que se requieran, aun sean rechazadas por la UNICEF! Es un problema nuestro, no de esa entidad mundial.

www.RFCaminemos.WorldPress.com

Otras opiniones de: Rolando Fernandez

El caso Francina HungríaLos problemas no humanizan, espiritualizanDestellos de inconsciencia femenina¡Lamentable sería que fracase el 911 aquí!¿Y cómo es que piensan?, ¡al parecer que no se quieren!Muy buen artículo sobre la muerte de Trujillo¡Dominicanos sin memoria; o, políticos nacionales sinvergüenzas!“El que siembra vientos cosecha tempestades”; ¡auténtico decir, verificable siempre!¡No concebir a Dios como persona!¡Qué tarde nos damos cuenta!“Mujere” y mujeres, ¡gran diferencia!¡Cuántos, cardenal López Rodríguez, tendríamos aquí! ¡Ay santísimo, matrimonio gay!Ya Duarte no debe ser el principal referente¡Hay predicciones que no fallan!¡Qué grandes verdades ha dicho, alguien bastante autorizado!Estudiantes dominicanos, ¡penosa realidad!¡El país se ahoga, y los “salvavidas” no aparecen!Metamensaje, o torpeza, ¿cuál de los dos?No sería lo más aconsejable, doctor Mella¡Qué posición más cómoda!¡Sí que es un vicio!, y estimulante emocional, como otros tambiénContinuar lloviendo sobre mojado, ¿para qué?“¡Qué esperanza Margot, tú……….!”¿Qué vale?, ¡nada!Prácticas uasdianas que se deben abolir¡Tremenda disyuntiva!¿Y qué importa el color de la piel?¡Ojo al Cristo señores, los pueblos se cansan!¡Que dejen eso!¡No es condenar, es actuar para enmendar!Pareceres sociológicos y psicológicos cuestionables en la actualidad Hasta ahora, el Pacto Educativo se ve incompleto¿Por qué no buscar los porqués?Con los cuartos del pueblo, ¡qué bien!¡Qué linda es la humildad! Hay preguntas que la ciencia no puede contestar, como esas sobre el dormir, y soñar Qué se ganaría con esas disposiciones legales?¡Habrá que fabricarlos!, para poder tenerles ¡Fabuloso!, sería un rotundo éxito¿Con garantía soberana?, ¡preocupante eso! Desprecio a los ascendientes, ¡lamentable!¿Qué es en realidad la vida?Gran oportunidad para un gobernante nuestro¡Qué bueno es así!, el “bojote” de cuartos para los políticosAquí todo se quiere resolver con préstamos e impuestosPrevisible: ¡continuar premiando la mediocridad!Por fin se quitó el “bobo” el presidente de nuestra República, ¡y habló!Otra cara fehaciente del gran desorden nacional¡Inversión en capacitación maestros, y actividades conexas!, ¿nada más?Ojos que no ven, y oídos que no oyen, ¡corazón que no siente!Calificación eutanasia, ¿buena o mala?Allantes que son noticias¿Por qué no despertar?¿Será con sus cuartos el costeo de todos esos proselitismos morados?Una concepción osada para algunosSentencia 168-13, e impuestos nuevos a aplicarEl show de la Revista de Vehículos de Motor“Algo huele mal en Dinamarca”Hipocresías a granel Gran desperdicio, ¡lamentable!Burla de los políticos a los pobres del país¡Gritaron los comerciantes!La gran pregunta en torno a una sentencia, ¿por qué ahora?¡Difícil y fácil!, lidiar con la ignorancia de la genteCuando más se debe pensar en los demás: en NavidadLa limosna navideña¡Qué bien!, ya era tiempoPenosa realidad nacional: ausencia generalizada de libros ¿Modernismo o degeneración?El tema que borró todos los demás¡Ojalá, y sea verdad!A lo que hemos llegado en DominicanaLas aulas vacías, ¡y quieren aprender!Raro que doña Ligia se expresara asíEl pasmo con tiempo tiene remedioA veces reporta mejores resultados el mantenerse silenteMuy cuestionable la contribución de las ONGsTocó fondo este país, ¡ni a los muertos se les respeta!Los uasdianos tendremos una nueva oportunidad¡Ay de aquellos!Un artículo para reflexiónCastigos severos a los violadores, y burladores después¡Nunca es tarde para enmendar!La medicina preventiva actual tiene sus bemoles¡Viola la Constitución!, ¿y qué?, poquito me lo “jallo”Cruda realidad nacional: escasez de buenos locutoresLas médulas de las problemáticas nacionales no se quieren “auscultar” en este paísAMET contribuye con los tapones¡Todo es relativo!Todo pleito no se echa; algunos, hay que saberlos cazarHay ejercicios profesionales que no se deben politizarSu futuro luce inciertoEl menosprecio a los demás: grave error humanoCandado después del robo, ¡como siempre!Contenidos que se deben asociar: cobros y reembolsos gastos médicosIntrincado tema: la muerte¡Cuando no se puede, no se debe!Grandes verdades enunciadas Los Diez Mandamientos, ¡están comprendidos todos en el primero de ellos!Una cultura inducida: el no pago por los servicios públicosCasos embarazos adolescentes y demagogias acostumbradasAumentos de salarios sin alzas en los precios, ¡es lo que debe ser!Una bomba de tiempo en los pies: aumento tasa cambiaria dólares USANo debemos seguir cambiando tanto, el modelo educativo público nuestroLa paja en el ojo ajeno; ¿culpables?, ¡sólo los demás!Otro paso atrás, ¡para seguir enmendando!Todas las religiones son buenas, y necesariasTodas las religiones son buenas, y necesariasLos jolgorios funerarios, y otras prácticas deleznables conexasLa Defensoría del Pueblo no tiene local, ¡qué esperanza!¡Ojalá!, su paternal mensaje haya calado, señor presidenteEl hábito no hace al monjeEl arma más poderosa contra la violencia: evolución espiritualGeneraciones de mujeres inútiles en el hogar¡Locos!, ¿para qué sirven?, ni siquiera para votar¿Qué dirían los tres grandes que se fueron, si pudieran regresar?¡La ley entra por casa!Precisiones que resultan necesarias¿En qué tanto somos nosotros autosuficientes?A alguien debió haber dicho algoSiempre hay razones que subyacen¡Otros también tienen que hacerlo!Otra secuela del modernismo nuestroDos que no son políticos!Designación diplomática cuestionable¡Hay que ir con mucho cuidado!Nuestra juventud no está en eso, ¡lamentablemente!La ingratitud tiene un alto costo punitivo futuroEso requiere de edad cronológica, y la madurez emocional debida¿Qué pasará después con los hijos?Como anillo al dedo, ¡esa frase!¡Contribuyamos todos!, a combatir la delincuencia y la criminalidad¡Reconocimiento muy tardío!, ¿para qué ya?Dos para uno: el trono del PRD¡Qué pena da nuestro país!¡Necesidad imperiosa!, un carril para emergencias¡Lamentable!, la humanidad involucionaLa problemática uasdiana sigue sobre el tapeteDos miedos a destacarDominicanos arrepentidos de su nacionalidad, y estadía localAhora hay que gobernar en equipo, ¡un solo hombre no puede!¿Por qué tantos sobrenombres ahora?Ricos poderosos viven algunos, y tan pobres que se vanPara las madres, nunca debe haber un día, ¡son todos de ellas!Parecería improcedente, ¡el trasplante de órganos humanos!El aporte de un deportado recibidoEl país de las denuncias y los reclamos: República DominicanaEl egotismoTremendo reto para esa señora: ¡Defensora del Pueblo!Luce como una recomendación burlona, ¡el comer insectos!El sexo no debe ser un negocio másLa gran falacia justificativa feministaUna ONG exclusiva para nuestros orates callejerosFe y enriquecimiento son incompatibles¡Muy buen señalamiento para reflexión!A politiquear desde ya, ¡qué pena!¡Cuánto dicen los rostros de las personas!El pasado es como los tatuajes, imborrableLas autoridades que necesita la UASD La fecha conmemorativa ausente: “Día del Perdón Humano”La paciencia de Job en la República Dominicana¡Qué frase tan expresiva de una realidad!Vuelve el ruedo politiquero uasdianoUASD: Reflexión científica y enseñanza superiorConsiderarnos siempre ignorantes, ¡eso es saber! ¡Peligrosa la soledad!Aumento de gente, ¡sin relevo generacional!Para complacer los ojos de la sociedadRescatar la confianza, ¡tan pronto!, difícil esoAguantar por necesidad, ¡qué duro!¡Hablar de indexar factura eléctrica en estos momentos!Cosas que no enseñan los convencionalismos religiososPrecisión titular necesaria en las reseñas de prensa¿Son imprescindibles las piscinas ahora?Trujillo y su régimen, ¡gran parte de la historia patria dominicana!Vuelven los “playeos” y las bebentinas de costumbreHablando de faltas ortográficas, ¿sorprende eso?La paja en el ojo ajeno nada más, ¡qué bien!¿Fallecimientos inesperados?Muy valioso proyecto de ley, ¡apoyémosle!Dejemos el Fondo, y vayamos al fondoEl que siembra vientos cosecha tempestades¿¿¿ Cómo ????Surgimiento de una nueva clase social, ¿cuál?¡Peligro!, con los disfraces variados, o sólo las máscaras facialesSi Duarte, y sus consocios volvieran, ¿procederían igual?Benedicto XVI dejará pronto el trono, como Sucesor de San PedroSólo con la ley nueva, ¡no se resuelve el problema del tránsito en el país!Cosas de un país muy especialLa competencia y el estímulo van de la manoSólo el PRD salva al PRD¿Coincidencia, o punición?Desempolvar ahora la aplicación de una ley olvidada, ¡qué tarde!Una encuesta muy extemporáneaUn refrán más que aplica en estos tiempos¿Educación gratis en la UASD?, ¡bueeeno!Aconteceres nacionales impropios, ¿por qué?Un irrespeto a la venerable “Tatica, la de Higüey”, Virgen Patrona de los dominicanosRegular, normar, el rol del cuarto educador moderno considerado: La televisión¡Han matado la hermosa tradición infantil!Los blancos perredeístas sufren, mientras otros gozanEnseñar, maestro o profesor: Vocación que se cultiva más bien; ¡eso no se aprende! ¡Vive hoy!, como si fuera el último día¡No logros!, hay poderosas razonesQuisiera no tener que volverOtros trinitarios patriotas hacen falta en la República Dominicana¡Causas lacerantes!, educación superior dominicana ¿Cuántos sanos hoy, podríamos seguir mañana al presidente Chávez?La sensatez debe imponerse en estos días¡Traer maestros extranjeros!, ¿para qué?¡Los dos, no pueden mandar al mismo tiempo!¿Amigos de qué?¡Magistral!, ¿por qué evaluarlo a priori, amén de los contrasentidos envueltos? Los analfabetos somos más en la nación dominicanaHacia el 21-12-12 vamos, ¿qué ocurrirá?¡Difícil!, regular a los motoristas en este país¡Qué diferencia compay!, de asna y pollino, a un Mercedes-Benz Clase M Invitación sutil a indagar, ¡en pocas palabras!Muchos ciudadanos, ayer luchadores preocupados, han tirado hoy la toallaLos que son mucho, ¡nada, o poco son en realidad!Cristo no nació, ¡encarnó!, para Divina Expresión Suprema terrenalEl gran negocio con las missesLas atenciones valen mucho y cuestan pocoLa maldad radica en la inconsciencia ciudadana nuestra¡Qué pregunta señores! ¿Cuándo limpiarán las aceras, y demás pasos peatonales?¿Quiénes hacen recordar a Trujillo en la República Dominicana?Humanos y hermanos somos todosDesgracias que favorecenTemática nacional del día a día: Reforma fiscal e impuestosLa reforma fiscal comienza a desnaturalizarseLa población indefensa como siempreVivos que viven de los muertosConmemoración, ¿día de cuáles muertos es que se habla?¡Huelga general, y protestas transitorias no; concienciarse sí!Experiencia propia, y para los demásPensando en voz altaLa palabra más de moda en este país: Déficit¡Funestas esas clasificaciones otorgadas al país!Aprovechar la coyuntura; ¡desátese el nudo eléctrico nacional!¡Craso error no creer en nada!Loable parecer de un diputado de la República¡Por fin lo dijeron!¡Es demasiado temprano para evaluar y vaticinar!Apellido único del FMI: Reforma fiscalMucho ojo con las tasas de interés pasivas, y la de cambio dólares USA ¡Paciencia y confianza ahora!, dominicanosExcelente trabajo para los incrédulosAlfabetizar y educar tienen que ir de la manoDeterioro de imágenes ciudadanas, como del sentimiento patrio dominicanoUn gran aliento a la corrupción estatal: Olvidar lo pasadoLa magia del mercadeo inductor Ley de Función Pública, y cancelaciones de empleados¡Vaya perla Bidiana!: Ajustar tarifa, y crear fondo para pagar a los generadores Isaac retrató el costoso Nueva York chiquito legado La inteligencia ponderada en otro contextoMano a la obra con el sector eléctrico nacional Otra más para decorar: Dirección General de Ética e Integridad Gubernamental (DIGEIG) Origen de la deficiencia estatal dominicana Dilema: Trasplantes de órganos humanos “Nada hace fracasar tanto como el éxito”Honra y emulación van de la manoLa cultura del “dao” en la República DominicanaLa despolitización uasdiana primeroRescate de los símbolos patrios dominicanosEl país del descontrol: República DominicanaPoderosa arma contra la especulación, ¡no consumir!La decisión del rector uasdiano: Llamar a la Policía NacionalEstudiantes meritorios: Los triunfadores sobre las limitaciones y las adversidadesPrincipales adornos en una mujerLa cara más expresiva del país: El tráfico vehicular y peatonalUna bomba de tiempo al estallar: Impuestos-deuda externaSeguimos adornando esa prenda tan manoseada: El vestuario acomodaticio a los femenicidios Después de, ¡entonces sí!Primera verdad sagrada: “Todos somos uno” El nuevo presidente electo sabe esperar, y decidir también; ¡lo demostró ya! No es sólo criticar y denunciar, ¡aportemos también!Tributar sobre lo prescindible, lo de orden o justicia, lo personalizadoDios, ¿es amor, o el amor es Dios?Despolitizar el sistema educativo nacionalLa verdadera humildadMenos prensa a los linchamientosLos sueños no son deseos en realidadPatrimonio histórico nuestro sin dolientes
El tiempo
   El Tiempo en Santo Domingo - Predicci�n a 7 d�as y condiciones actuales.
Encuesta
Se reunificara el PRD para el 2016?
Si
No
Nunca
Tal vez...
Quien sabe!!!!

Ver los resultados