Jueves 22 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

Seguridad para todos

La seguridad ciudadana acusa una crisis profunda que pasó a cuidados intensivos causando pavor, al extremo de que en la especie homo sapiens actual se tienen miedo unos a otros.

Se trata de un problema añejo, acentuado en los años recientes y llevando al desasosiego general. Habría que ver a Sigmund Freud en estos momentos intentando aplicar una catarsis masiva.

De ahí que la anunciada Alianza por la seguridad ciudadana abre una brecha de esperanza, debe ser aplicada a nivel nacional y apoyada por toda la población.

Los robos y los saltos se han convertido en el pan nuestro de cada día. Buena parte de las víctimas no acuden a poner querella porque usualmente no le hacen caso o no ven el resultado. Gratifica pensar que ahora todo cambie en ese sentido.

No hay sector que haya escapado a estas fechorías, de las cuales son víctimas no pocos hogares, negocios, taxistas, transeúntes y hasta los lugares santos.

Formo parte del grupo de las víctimas. Echaba maíz a un centenar de palomas que me visitan cada mañana, en la acera de la calle donde resido, cuando un hombre y una mujer en un motor me amenazaron con darme un tiro si no le entregaba mi anillo matrimonial.

A una compañera de trabajo que abordó un carro público recientemente, estos asaltantes la despojaron de su anillo de graduación y el dinero que llevaba, lo mismo hicieron a los demás que iban en el vehículo.

Se trata de un hombre y una mujer, ambos jóvenes, en un motor. En otro motor va un hombre. Este se pone del lado del chofer para que no avance, mientras del lado opuesto la mujer y el hombre saquean a pasajeros.


Tengo entendido que estos desaprensivos gustan de estos anillos y los de graduación por los que al parecer en algunas compraventas pagan 3 mil y 5 mil pesos, respectivamente.

Si fuere así, indica que algunos negocios parecen no tener controles. Se supone que deben pedir constancia de recibo de compra y constatar la veracidad antes de una transacción de este o cualesquiera otro objeto.

Para los robos y asaltos no hay hora, día ni lugar que se respete. Esa situación tiene a los padres en zozobra. Cada vez que un hijo sale a la calle a labores de estudios, trabajo o diligencias diversas lo encomendamos a Dios y le reiteramos diariamente que estén alerta ante cualquier persona que se les acerque.

A causa de la ola delictiva no pocos prefieren no salir a lugares de recreo, a caminatas para ejercitarse, a visitar cuantos lugares hermosos tiene la República Dominicana.

La vigilancia y control de esta epidemia delictiva necesita atención diurna y nocturna, de autoridades que cumplan con su trabajo sin amilanarse y caer en dulzura.

Precisa además que la justicia cumpla su rol con más ahínco, para que un
bandolero que asalta, mata y roba no salga a los pocos día de la cárcel a delinquir. O que figure que está preso, mientras anda por las calles haciendo de las suyas.

Se debe evitar que cuando una persona ponga una denuncia, el bandolero lo sepa antes de que el querellante llegue a su casa. Así no se vale porque hace pensar otras cosas no gratas.

La acción contra la delincuencia debe aplicarse a nivel nacional dada su gravedad. Es un asunto en el que debe colaborar cada dominicano, según las circunstancias, para que extranjeros y nativos sigamos disfrutando de paz y mejor convivencia.

Lo anterior iría en beneficio de una gran parte del comercio en sus distintas vertientes y de la apreciada visita de extranjeros que añoran este país por su referencia de tantas personas afables y de un sol que da para todos.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

La solidaridadTodo tiene su tiempoIrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados