Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

El neoliberalismo y la crisis del capitalismo global

Bajo la prédica de la globalización y la apertura comercial y financiera, el neoliberalismo preconizó en los últimos lustros del siglo pasado una reestructuración de las sociedades nacionales que rompiera con los viejos esquemas económicos estatales y societales “cerrados” y “proteccionistas” (“patrióticos”, dirían otros), aunque ello supusiese el debilitamiento forzoso de los aparatos productivos tradicionales.

La idea era, en la práctica, que esos antiguos esquemas cedieran su espacio a un nuevo tipo de internacionalismo, el del capital, que -según se afirmaba- era el heraldo del progreso a través de las inversiones frescas, el intercambio rápido de tecnologías y el ingreso al comercio planetario con base en las normas o reglas modernas de la “eficiencia” y la “competitividad”.

Como se sabe, empero, esos radiantes pronósticos neoliberales distaron mucho de cumplirse a plenitud.

Es cierto que las sociedades que adoptaron las providencias recomendadas por el neoliberalismo, particularmente en la América Latina, en principio sintieron un inusitado aumento de la producción y el consumo que generaron crecimiento económico y desarrollo infraestructural, pero a la postre sobrevinieron terribles crisis financieras derivadas del endeudamiento externo, la devaluación monetaria, la caída del PIB, la fuga de capitales o las quiebras bancarias fraudulentas que empobrecieron a sus clases medias y sumieron a los desposeídos en un estado de miseria verdaderamente dramático.

Y aunque en realidad hubo que esperar hasta el segundo lustro del nuevo siglo para presenciar hechos de esa naturaleza en los países desarrollados (con el destape de las crisis financieras de los Estados Unidos y parte de Europa en el otoño de 2008), en todo el mundo siempre hubo pensadores, científicos y técnicos (filósofos, economistas, sociólogos, estadígrafos, etcétera) que, a partir de una observación de su “curso operacional”, profetizaron la inevitable bancarrota moral, filosófica y fáctica del neoliberalismo.

Sin embargo, probablemente el elemento potencialmente más problemático de los “efectos sociales reales a mediano y largo plazo” del neoliberalismo fue en su momento develado por uno de sus mayores beneficiarios individuales, el economista y multimillonario húngaro-norteamericano George Soros, quien a fines de los años noventa (en su libro “La crisis del capitalismo global. La sociedad abierta en peligro”) escribió lo siguiente: “Uno de los grandes defectos del sistema capitalista mundial es que ha permitido que el mecanismo del mercado y el afán de lucro penetren en esferas de actividad que no les son propias”.

Esa verdad simple y sin desperdicios fue expuesta por Soros luego de haber afirmado que “El desencanto con la política ha nutrido al fundamentalismo del mercado, y el ascenso del fundamentalismo del mercado ha contribuido, a su vez, al fracaso de la política”, como resultado de que se ha instituido “el individualismo sin ataduras”.

Más específicamente, el conocido financista agregaba: “La contradicción entre los intereses personales y públicos de los políticos siempre ha estado presente… pero se ha agravado sobremanera debido a las actitudes dominantes que anteponen el éxito medido en dinero a valores intrínsecos como la honestidad”. Y luego recalcaba: “La promoción del interés personal a la categoría de principio moral ha corrompido la política y el fracaso de la política se ha convertido en el argumento más poderoso a favor de conceder a los mercados más carta blanca si cabe”.

En lo atinente al tema cardinal de la racionalidad neoliberal vigente en el mundo occidental, consistente en que todo -hasta la religión y la vida familiar- sea visto a través del prisma del mercado, Soros afirmaba lo que sigue: “Las incursiones de la ideología del mercado en campos muy distantes de los negocios y la economía tiene efectos sociales destructivos y desmoralizadores. Pero el fundamentalismo del mercado es tan poderoso hoy que cualquier fuerza política que ose resistirse es motejada de sentimental, ilógica e ingenua”.

Conviene reiterar que esas consideraciones no fueron obra de un desfasado político de izquierda o de un ingenuo ciudadano “pendejo”, sino de un profesional de los negocios que defiende intransigentemente el sistema capitalista, la globalización y la “sociedad abierta” que les resulta consustancial. Su crítica, pues, tendía a promover la salvación del sistema, no a destruirlo.

Naturalmente, esa visión que ofrecía Soros era integrante de un enfoque que se originaba a partir de las realidades de los llamados países del centro capitalista, y por consiguiente tiene muy poco en cuenta las realidades de los de la periferia. De ahí que su preocupación esencial fuera el hecho de que la “sociedad abierta” preconizada por la globalización y la racionalidad posideológica estuviera en ese momento amenazada por la creciente disminución de la democracia en el sistema capitalista y el rápido advenimiento de una especie de “racionalidad pospolítica” basada en la preeminencia de las opiniones de los tecnócratas y la más absoluta indiferencia de la población frente a la problemática presente y futura de la sociedad, a todo lo cual, por otra parte, habría que agregar luego las demandas de la seguridad nacional ante la posibilidad de ataque del fundamentalismo político-religioso.

En los países de la periferia del sistema, aunque no dejaban de sentirse dramáticamente las repercusiones de esas amenazas que se cernían sobre la civilización occidental cimentada en el capitalismo, obviamente las realidades concretas tenían otras connotaciones. Entre nosotros, ciertamente, la cuestión fundamental que amenazaba la democracia y nos podía conducir a la definitiva entronización de una racionalidad social “pospolítica” era la abracadabrante y potencialmente explosiva combinación de la miseria con la ignorancia, independientemente de las limitaciones ostensibles y los amaneramientos notorios de nuestro régimen político.

Pero la más importante moraleja de todo cuanto se ha dicho hasta ahora es que ciertamente el mundo en que vivimos está diseñado y construido, sobre la base de la apertura comercial-financiera y la globalización, para que únicamente sobrevivan los “avivatos”. En otras palabras, valga la insistencia, el nuestro de hoy no es un mundo para “pendejos”, a pesar de que éstos siguen siendo la mayoría abrumadora de los habitantes del planeta. Es un mundo ideado y edificado por minorías selectas y proactivas para su disfrute, con franca exclusión del ciudadano común y de las muchedumbres.

Y, por supuesto, hay bastante gente que entendió todo eso a tiempo y a su modo: el que albergue dudas, que eche una ojeada, por favor, a ciertos líderes y dirigentes dominicanos que, ya política y económicamente “conversos”, son los mejores aliados de cierto capital financiero del país, sin importar si éste tiene o no legitimidad de origen y decencia de propósitos.

(*) El autor es abogado y profesor universitario. Reside en Santo Domingo.
lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"Todo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados