Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Sicarios financieros en la isla

Siempre he tenido la ligera sospecha de que la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), con sede en Santo Domingo y oficinas en Nueva York y Washington, podría ser un centro de entrenamiento de “sicarios financieros” cuya función es elaborar o respaldar proyectos millonarios de aparente necesidad para la población.

Es algo que ha existido siempre, pero el cambio de estrategias de las luchas sociales, de ideológicas a económicas, ha creado una nueva generación de “soldados fantasmas” que trabajan por la libre, es decir, que hacen fortuna a base de comisiones millonarias.

El problema no comienza ni termina en nuestro país. La práctica la encabezan Estados Unidos y Europa, donde existen escuelas establecidas desde hace tiempo con el propósito de entrenar a jóvenes mayormente apuestos y muy inteligentes que se presentan en los despachos presidenciales para venderles proyectos de gran envergadura.

Cada plan maestro es presentado de manera particular y respaldado por las instituciones que a la vista pública son salvadoras de desastres económicos: Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y otros organismos con sus respectivas fuentes, incluyendo en primer orden el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Los proyectos se presentan después de un análisis concienzudo de la aparente necesidad de un país, casi siempre en obras de infraestructura o de energía eléctrica. El fin no es terminar las obras, sino retrasarlas lo más posible con el propósito de endeudar a los gobiernos y desestabilizar la economía local para luego ofertar préstamos que son agenciados por sicarios financieros de la misma camada.

El asunto se torna peligroso cuando un presidente se niega a entrar en el juego de la forzada compra de ilusiones, porque puede costarle la vida a manos de individuos denominados como “chacales” o matones a sueldo que ejecutan la venganza motivada por el rechazo. Se sospecha que le ocurrió a Jaime Roldós en Ecuador, y a Omar Torrijos en Panamá; ambos murieron en aparentes accidentes aéreos registrados en mayo y en julio de 1981, respectivamente.

John Perkins, que fuera un sicario financiero casi toda su vida, asegura que cuando comenzó a ser parte de esa práctica “no tenía idea que había cientos de hombres y mujeres por todo el mundo, trabajando para firmas consultoras y empresas privadas, gente que aunque nunca recibía oficialmente un céntimo de salario de ningún gobierno seguía sirviendo a los intereses del imperio”.

“Imperio”, dice Perkins. Las exigencias y condiciones de los contratos son precisas: las construcciones, los materiales de los proyectos, incluso la mano de obra, son coordinados por el país que vende la ilusión, el mismo que a su vez utiliza fondos de organismos mundiales a tasas de interés muy altas.

Todo esto conecta perfectamente con lo que está ocurriendo estos días entre República Dominicana y Haití. La Universidad Pública de Haití es un proyecto que huele a sicariato financiero, y es posible que el senador Félix Bautista tenga en este asunto particular mucho más poder que el presidente Leonel Fernández y que el propio mandatario haitiano Michel Martelly. Es posible que esté respaldado por esas “fuerzas incontrolables” de las que tanto hablaba Joaquín Balaguer.

En conclusión, quedan preguntas de las que nunca sabremos las respuestas: ¿quién vendió el proyecto a Haití? ¿Será la Universidad de Haití una extensión de Funglode? ¿Cuáles son los verdaderos “intereses dominicanos” en la educación superior haitiana? ¿Qué manos extranjeras están detrás de la obra?

Lo peor de todo este teatro de mal gusto es que las denuncias que se hagan podrían no tener asidero. Porque es “políticamente correcto”, y hasta legal, recibir comisiones por proyectos vendidos.

Además, como la maquinaria no se detiene, los “soldados fantasmas” que de seguro ya recibieron su tajada por el proyecto de Haití, deben estar en otros lugares del mundo, vendiendo más ilusiones a países tan pobres y hospitalarios como el nuestro, siempre con la ayuda "desinteresada" de funcionarios cercanos al Poder Ejecutivo.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados