Domingo 30 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Felipe Lora

Nuestra inaceptable economía

A pesar de que la revolución industrial comenzó en el mismo siglo que nuestra independencia (1800), la creación de nuevas industrias nativas es mínima y las existentes, pierden empleos a una velocidad promedio del 1.8 % del total de empleos formales1 que existen en el país.

Según el Análisis del Sector Industria2, realizado por la Dirección General de Impuestos Internos, sólo 22 de cada cien empleados formales trabajaron en este sector en el 2010, en comparación al 33% en el 2005.

La industria dominicana no sólo esta estancada, esta en franca decadencia.

Las razones, aunque varias, se pueden concentrar en dos grandes renglones: El fracaso de nuestro sistema educativo y la desequilibrada acumulación de bienes.

Nuestro sistema educativo, por diseño o por falta de interés, no ha dotado al país del capital humano necesario para crecer en el renglón manufacturero y la concentración de los recursos, en manos de la “vieja y atrasada” oligarquía, ha limitado el desarrollo de los emprendedores y/o capacitados quienes, por falta de capital, se ven forzado a buscar fortuna en el exterior.

Las consecuencias de lo anterior fueran mínimas si nuestra economía estuviera sostenida por la agricultura. Sin embargo, la industria agraria dominicana, en declinación desde la danza de los millones, ha visto los pequeños agricultores desaparecer, mientras que el continuo éxodo de los campesinos hacia a las periferias de las grandes ciudades, sigue saturando el frágil e ineficaz sistema de servicio gubernamental.

Según el mismo análisis, ¡solo el 2% de los empleos formales fueron creados por el agro!

La falta de industrias, donde los obreros puedan trabajar, y la falta de tierra, donde los campesinos puedan producir, han creado las condiciones perfectas para convertirnos en un país económicamente dependiente, sumergido en las profundidades del subdesarrollo.

La falta de preparación, el desempleo y la concentración de la población en las ciudades ha devaluado la fuerza de trabajo. Los empresarios, ignorando las débiles leyes laborales, abusan del obrero. Esto ha dado lugar a la cultura de la cuasi- esclavitud, convirtiéndonos en un país donde el que tiene un empleo, por insignificante que este sea, debe sentirse “agradecido” y con “mucha suerte”.

La economía de servicio ha crecido como la única opción de subsistencia y se ha convertido en la principal fuente de empleos en la nación, como lo demuestra el Análisis del Sector Industria2, al indicar que, de cada cien trabajadores formales, 76 trabajan en el sector servicios.

Los echa días, los jardineros, los cocineros, las prostitutas y bailarinas, las empleadas domésticas3, los meseros y hasta los peluqueros 4 se han multiplicado, a una velocidad extraordinaria, saturando el mercado y popularizando la frase de que, “en éste país, cualquiera esta dispuesto a echar un día por un plato de comida.

Según la socióloga Marina Ortiz y Gerald F. Murray, en su libro “Pelo bueno, pelo malo: estudio antropológico de los salones de belleza en República Dominicana 4”, 155 mil dominicanos trabajan en salones de bellezas, mientras que Ruth Díaz, Presidenta de la Federación Nacional de Mujeres Trabajadoras, en declaraciones publicadas en almomento.net afirmó que mas de 250 mil mujeres trabajan como empleadas domésticas5.

Por su parte, los emprendedores se han convertido en “chiriperos”. Venden plátanos, helado, frio-frio (yun -yun), ropa usada, comida, café y desde menta “verde” hasta cigarrillo en una paletera. Otros viven del concho y del moto concho, son buscones, llenan formularios y hasta sacan cédulas y placas.

Mientras tanto, los trabajadores y obreros especializados, como lo son los de la construcción, ven sus oportunidades reducidas por la avalancha de aprendices en sus correspondientes profesiones. Cualquier vivo se convierte en electricista, carpintero, albañil, pintor, y hasta en herrero. La calidad de trabajo disminuye mientras que la insatisfacción y el descontento aumenta dentro de la población.

La pérdida de la confianza, por parte del pueblo, en los profesionales capacitados, los empuja hacia el “chiripeo” profesional. La economía se convierte en economía de servicios malos y sin regulación. Esta situación crea las condiciones propicias para que empleos como los de las Zonas Francas y los de Turismo sean vistos como una “bendición” en lugar de cuasi-esclavitud.

Decenas de miles de trabajos que requieren mínima o ninguna preparación académica son ofrecidos por las industrias turísticas y de la Zonas Francas a cambio de cientos de miles de millones en incentivos y facilidades”. Incentivos y facilidades que les son negados a los pocos industriales dominicanos.

Por ejemplo, según el Banco Central 6, en republica dominicana un millón 600 mil dominicanos trabajan en el renglón turismo, mientras que según datos estadísticos de Adozona7, las Zonas Francas emplean cerca de 200 mil dominicanos.

La crítica situación económica y las limitadas opciones promueven el trabajo infantil (cerca de 400 mil en el 2010 según IPEC 8) y obligan a una gran parte de la población al trabajo mal pagado y sin beneficios, al subempleo y al desempleo, creando las condiciones perfectas para “largarse” en una yola.

Es por eso que, una gran parte de los dominicanos, dominicanos con grandes sueños pero sin oportunidades, dominicanos con deseos de sembrar pero sin tierra, dominicanos ignorados por el sistema, deciden arriesgarlo todo en busca de una mejor y más humana forma de vida.

Es así como, médicos, ingenieros, arquitectos, albañiles, pintores, electricistas, mecánicos, técnicos, campesinos, obreros, letrados, analfabetos, bailarinas, empleadas domesticas, bodegueros, choferes, y hasta los hijos de machepa, decidieron un día, unirse al ya, mas de un millón de exilados económicos, para convertirse, con sus remesas, en el sostén económico del país que, además de ignorarlos, los abandonó.

Hoy, por la falta de visión de nuestra arcaica oligarquía y la ineptitud de quienes nos han gobernado, sin agro, sin industrias, y sin educación, nos hemos convertidos en adictos de las remesas, de los préstamos, de los turistas y de las Zona Francas donde, empresas extrajeras compran por migajas, la fuerza de trabajo de los pobres dominicanos.

Nos hemos convertido en sirvientes de quienes, con dólares, se asoman a nuestras costas.

En otras palabras, y sin querer molestar a Duarte, estamos pagando el abandono del agro, de la industria, de la educación y de nuestros pobres, con la soberanía de la nación.

¡Esto es inaceptable!

Felipe Lora
25 de Marzo de 2012

1. El empleo del sector formal, medido por los empleados a los que su empleador reporta pago de salario y seguridad social.
2. http://www.dgii.gov.do/publicaciones/estudios/Documents/SectorIndustrialResumenparapublicar.pdf
3. http://www.almomento.net/news/128/ARTICLE/108021/2012-03-12.html
4. http://www.listin.com.do/economia-y-negocios/2012/3/19/225812/En-RD-hay-55000-salones-de-belleza-emplean-150000
5. http://www.hoy.com.do/el-pais/2012/3/12/418411/RD-cuenta-con-250-mil-trabajadores-domesticos
6. http://www.bancentral.gov.do/estadisticas_economicas/Mercado_de_Trabajo/pob_informal_rama.xls
7. http://www.adozona.org/upload/file/Informe_Estadistico_2010_en_Espanol.pdf
8. http://white.oit.org.pe/ipec/alcencuentros/interior.php?notCodigo=1874

Otras opiniones de: Felipe Lora

¿Desobediencia civil? O ¿Enfrentamientos escalonados?De corruptos, marcha y firmas¡Por fin llegó el 2017!Informe Pisa y la demagogia gubernamentalDemandemos, en forma enérgica, una explicación de la JCEMi nietecita no existeMi fallo es… un acto de no ha lugarConvergencia por un Mejor País No, Revolucionaria síAumentaron el PanConversando con la IzquierdaReclamando lo que nunca se ha hechoCuba vs Estados UnidosTambién condeno el ataque a Charlie HedboEn Honor a los PalmerosCon votos o con botas¡Mi Madre era Comunista!Éxito Empresarial: “Triplicamos las ganancias y aumentamos la competitividad” La Paradoja del trabajo y el empleoOtra consigna más: No al Artículo 85 del Código Procesal PenalDe Convergencias y Comunismo 2 de 2De Convergencias y ComunismoSe fueDesde el Paquetazo a la Reforma LaboralCarta pública a los sindicatos...Exilados económicos y la sentencia del TC¿Sentencia del Tribunal?De tus frutos vivirásArroz con huevo o RevoluciónLa corrupción, ¿otra vez?16 de Agosto: En Busca de la RestauraciónEl Descaro HaitianoEn Defensa de la Fiscal Berenice ReynosoReconciliación: Medina, PN y FelabelLos Judas de la IzquierdaEducación ¿Inaceptable sistema educativo o sistema político? Democracia a la dominicanaHonrando a la Mujer RevolucionariaLos números en el discurso de Danilo: ¿Hazaña increíble o burla de mal gusto? El año pasado no celebré el 27 de febrero como la hacía antes¡Fuera todos los que han gobernado!La Izquierda: ¿Culpable?La Silla PresidencialEn defensa de NarcisoLógica ElectoralEn memoria de Orlando MartinezDesde la Izquierda: ¡Sí, se puede!¡Elecciones del Diablo!Sueños y EleccionesAhora le toca a Hipólito27 de FebreroA mi amigo el izquierdistaAplatanando el MarxismoEsperando a DuarteLa Izquierda sólo gana si no se uneElecciones y falsos profetasNavidad de un proletarioBasta ya de las efímeras unidades de la Izquierda DominicanaEl pueblo y la Izquierda Dominicana La trinitaria: ¡Dios,Patria y Libertad!Mi última carta a LeonelCorrupto, ¿yo?Huelga y algo másDe Bonos y deuda4 % Izquierda, Recursos y PoderNo, los haitianos noEntierro de las Zonas FrancasUribe Vélez: Persona No GrataJuicio Póstumo: Trujillo en la HayaDe luto, con velas e inciensoIzquierda y Elecciones III Nuevo Curso hacia el PoderIzquierda y Elecciones II Izquierda y Elecciones IAbril ha pasado… y me pregunto:Sólo Cristo nos salvaráLas invasiones del Comando Sur de los Estados UnidosLeonel: Como PilatosEn Yola 2: Los beneficios de los viajes ilegalesVuelvo y le repito: ¡yo vivo de mis arepas!En Yola: 1 El negocio de los “viajes ilegales.”¿Quienes celebran hoy?¡Aplicando el Cristianismo!Patriotas… ¿quiénes?Cuidado: Descarados en el ExteriorCambiando burros por conejos¡Vaca muerta no da leche!La Policía y yoCuando llegue Papá La única diferencia: R en lugar de LDevaluación del VotoQuisqueyanos Valientes o Quisqueyanos Indolentes Ni el PRD ni el PLDLamento NavideñoDominicana, Mónaco o New YorkDominicanos: Quejas e inactividad"El pueblo toma la justicia en sus manos."
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados