Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Un diario para revivir a Borges

Es posible que llevar un diario sea cuestión de vanidad de escribiente, y que no haya ser más vanidoso que un autor que tema caer en el olvido.

Sin embargo, debemos reconocer que es fascinante descubrir en los diarios las verdaderas interioridades de los escritores, su modo de ser y cómo bullen sus ideas. Autores como Franz Kafka, Cesare Pavese, Virginia Woolf, Miguel de Unamuno, Anais Nin, John Steinbeck y muchos otros practicaron el diarismo a la par con sus obras de ficción.

La diferencia entre un diario y un libro de memorias es que el diario registra la cotidianeidad, y la obra de memorias la recuerda. En el registro está la historia a secas, y en el recuerdo aflora la literatura. De modo que a secas está todo lo que leemos en la voluminosa compilación de los diarios de Adolfo Bioy Casares acerca de su entrañable amistad con Jorge Luis Borges.

En estas más de 1,600 páginas quedó registrada la historia íntima de una de las amistades más públicas y emblemáticas de la literatura del siglo XX. Quizá sea difícil definir cuál es la razón de un diario como éste, aunque prefiero pensar como el editor español Jorge Herralde, de que una de las funciones de un diario es la de "ser un delator”.

Borges murió en 1986 y Bioy Casares en 1999. Pero leyendo este diario lo revivimos a ambos y entramos en sus mundos, como si lo viéramos por una ventana. Y precisamente porque es un diario debemos confiar en lo que cuenta de manera cronológica a partir de 1946, porque es historia y no unas memorias acomodadas a los caprichos del relator.

Tal vez Borges, maestro de la brevedad, no hubiera aprobado la publicación íntegra de este diario tan voluminoso; o quizá sí, en honor de la misma complicidad que siempre mantuvo con Bioy Casares en los proyectos literarios que realizaron juntos, desde la invención de pseudónimos (H. Bustos Domecq, B. Suárez Lynch) para publicar obras que escribían a cuatro manos, como las famosas “Crónicas de H. Bustos Domecq”, hasta la importantísima “Antología de la literatura fantástica”, en la que también trabajó Silvina Ocampo.

Este diario es un testimonio sin parangón en el panorama de la literatura latinoamericana. Por el volumen no es una lectura fácil, pero tampoco es aburrida. Yo por ejemplo he descubierto un Borges nuevo; he reído mucho con su humor y sus sentencias críticas, aunque he disfrutado más su ingeniosidad, algo que sólo podía registrarse así, en la intimidad de un hogar y por unas manos como las de Bioy Casares, meticulosas y diestras en la precisión.

En definitiva, este diario es un documento que editorial Destino publica para que los lectores alucinemos una cercanía mayor con Borges y con el propio Bioy Casares y el mundo de ambos. Leerlo en estos primeros años del siglo XXI es un privilegio.

Aquí comparto algunos de mis subrayados de lo expresado por Borges: De Eduardo Mallea: “Mientras viva, Mallea será un escritor de algún nombre; después se hundirá en el olvido, como si fuera de plomo. ¿Quién se atreverá a reeditar sus novelas? Nadie”.

De Sabato: “Sabato también desaparecerá, sin dejar rastro, después de la muerte. Es curioso el caso de Sabato: ha escrito poco, pero ese poco es tan vulgar que nos abruma como una obra copiosa”.

Del clásico argentino Ricardo Güiraldes: “‘Don Segundo Sombra’ es un libro bastante primitivo, escrito con torpeza y pretensión. Yo nunca pude leerlo entero. Después de la publicación de ‘Don Segundo’, Güiraldes parecía loco. El libro se le subió a la cabeza”.

Del libro más aplaudido de Franz Kafka: “No sé por qué ‘La metamorfosis’ es tan famoso. No parece de Kafka”

De cartas de John Keats: “Han de ser tan malas como los poemas. Hay mucha cursilería en Keats”.

Del poeta Ricardo Molinari: “Amenazó con no seguir escribiendo si no le daban el premio de poesía”.

En fin, concluyo con una cita de Bioy Casares sacada de estos mismos diálogos a granel: “Mucha gente nunca averigua en qué consiste el trabajo de escribir: creen que el trabajo es estar sentado y cubrir páginas y páginas. No saben que hay que corregir; mucho menos, con qué criterio corregir. Prefieren, porque halaga la vanidad, creer o esperar que todo lo que salga de su pluma sea valioso”.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados