Sábado 22 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Carlos Martínez Márquez

El costo social del conocimiento

Cuando acudimos a la fuente del conocimiento a través de nuestra formación académica, lo hacemos con la plena convicción de que nuestra calidad de vida será gratificante en el futuro. La inversión que se realiza para formar nuestros hijos en las universidades tiene un costo a largo plazo versus tasa de retorno inusitada. A eso agreguémosle los estudios complementarios como diplomados y maestrías (“muy en boga”).En la medida que la tasa de ocupación se distiende, mayor será la presión social.

Las empresas de lentas expansiones que generan respuestas a la masa profesional que egresa cada año, y la otra como alma en pena… flotando con los años sin haber evolucionado, fruto por la escasa brecha de igualdad de oportunidades. Entonces (… ¿?)Para que se nos exige tanta preparación. El empresariado genera riquezas a granel, pero son parcos para hacer mayores aportes para la creación de empleos, que por el contrario: apelan a la llamada’’reingenieria’’como pretexto de elevar la calidad y competitividad de sus negocios.

Al día de hoy, la clase intelectual y profesional de nuestro país, ha sido formada por debajo del 2% del PIB orientado a nuestra educación. Las empresas no actualizan su plataforma conforme a los cambios que exigen los nuevos tiempos, que como receptáculos no responden a los perfiles sobre calificados que egresan de las escuelas de altos estudios .Y que por consiguiente lo que disponen es de un salario para nada competitivo.

En otro orden, para impartir docencia se exigen maestrías, la paga por hora no alcanza para un galón de gasolina, que en los desplazamientos por las calles, se evapora en los tapones.

¿Cómo podemos exigirles calidad a un docente si no tienen las garantías para un mejor futuro que les permita un digno retiro?, la calidad en la educación es un compromiso de todos, tanto del estado como del sector privado. La docencia en mis años de universitario era de mucha calidad, sin que se les exigiera maestrías a los profesores y mas sin embargo muchos fuimos aventajados. Las empresas tienen que actualizarse y enfocarse qué andan buscando.

Otras opiniones de: Carlos Martínez Márquez

La música por dentroSociedad libre de patógenos Aire de esperanza para un mundo mejorAire de esperanza para un mundo mejorDespués de la tempestad llega la calma o viceversaRadiografía en perspectiva y retrospectivaUna prosa a lo imposibleBesos bursátilesLos amigos vienen y van, pero la familia siempre estará ahíLa verdad y la mentira: (El dolor, como común denominador)Entrega especialEl uso del lenguaje y la palabra escritaHay amores que matan y otros que son inocuosIdilio del silencioAmaneceres de grandes oportunidadesLa patria que no merecemosMamíferos insaciablesDías oscuros y tardes de perrosLa violencia… un ‘’trending’’ de ribetes apocalípticosLa piel de los encantos y el recorrer de los añosLa libertad de elegir entre la pobreza o la miseriaNueva york, la ciudad de la bolsa de valoresMetamorfosis Memorias y referenciasPatrimonio que dan vidas y placeresAmores de efectos secundarios.Amores de efectos secundariosLa Democracia… orgullo de una minoríaTiempos de apocalipsisPaternalismo, Ignorancia y exclusión social:Remedio para el alma y la pielTraseros imantadosUn poema de todos modos…El silencio de un eruditoCalumnia, odio y maledicencia: venenos que acaban con las almasCortesanas y Chapeadoras en estos tiemposOlores proletarios siempre en bogaTodo acaba cuando terminaLa alianza entre la soledad y el silencioEl costo político de la política de un políticoPatologías del almaRespeto y disciplinaPatologías del almaEntregarse en cuerpo y alma…y luego qué?Tributo al intelecto e inteligenciaRecuerdos que reivindican los buenos tiempos (Segunda parte)Recuerdos que reivindican los buenos tiemposLa Educación: Único medio para erradicar la marginalidadHigiene, educación y disciplinaÁngeles en blanco y negroFilosofía del sentimientoIntelectuales DiacrónicosSicarios ProletariosBomba de Tiempo Involución ciudadanaReguladores del transito a la inversaLos tiempos jamás serían igualesOda al mensajero de la muerteHalitosis que nos roban el alientoLa humildad de agradecerEl alto precio del sueño americano Ángeles de la muertePaquidermos sobre asfaltoDesarrollo social de la inteligencia Sencillamente, un hombre proletarioMonumentos sintéticosEl Croma de la ignorancia Estrógenos versus testosteronasLo cuántico y lo físico Oda al desconsueloCamino al patíbulo:Priorato del delito Daltónicos en un día de veranoVersatilidad de la filosofía existencialEscudo de acero Estoicismo de un giganteTrastorno de la obedienciaLa humildad de un gobernanteCrimen y violenciaSarcasmo e ironía al desnudoLa inmortalidad Ensayo filosóficoEncuentro cercano de tercer tipoArtesanía y desarrolloIn Vitro El artificio de escribirVoyeurista en el tejado Odio y dolorMás mediático que de inmediato Sicarios existencialesUn genio en la botellaEl semental y lo eruditoVientos del trópicoPensamiento de tercer mundo: El disfraz antidemocrático del conflicto paraguayoSinergismoUna tormenta en el desierto La hipocresia y su lado oscuro Crimen y delitoConspiración y tramaEducación y tecnologíaSimulación, engaño y mentiraLa herencia de la Cosa NostraEl bien y el malLas amistades vs costo socialObjeción de concienciaAnalogía entre dos estrellasDiacronía en América Latina La economía Del conocimiento Economía en estado cuántico Periplos y desarrollo El príncipe de todos los tiemposMedios iracundosMarginalidad en pleno desarrolloResistencia“La postmodernidad”-Anuncio clasificado: El reino del espacioFilosofía de vidaLa guerra de la tercera olaLátex como el corazón del cauchoCultura para adoquinar el intelecto Percepciones“El oro negro que mueve al mundo”Misiva a nuestra querida AméricaEnsayo: Anatomía del cerebroCongelado en el pasadoImperio de las multinacionales
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner