Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Derrotismo en Ministerio de Cultura

El director general de la Editora Nacional Dominicana, León Félix Batista, sigue cometiendo torpezas desde su posición de funcionario del gobierno de turno. Una de las últimas ha sido la de adoptar un lenguaje derrotista en medio de campaña política.

“Pero pronto, tan pronto como el 16 de agosto, ellos, los que se contradicen entre sí (uno diciendo que gano demasiado dinero injustificadamente y otro diciendo que gano tan poco dinero que no quiere mi puesto), pronto, repito, alguno de ellos tendrá la oportunidad de acudir al llamado de la patria cultural para ayudar a levantarla”, escribió Félix Batista en respuesta a las críticas sobre su gestión en la Editora Nacional.

En ese mismo párrafo queda explícito que el funcionario reconoce un deterioro al interior del propio Ministerio de Cultura, cuando dice: “pronto, repito, alguno de ellos tendrá la oportunidad de acudir al llamado de la patria cultural para ayudar a levantarla”; pues si hay que ayudar a levantar la “patria cultural”, entonces la misma no está en buen estado.

Pero todavía hay más: con las posibilidades de que el partido oficialista pueda mantenerse en el poder, Félix Batista asume una derrota por partida doble ya que al parecer es consciente de que deberá abandonar su cargo (“tan pronto como el 16 de agosto”) aunque el gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD) gane las elecciones de mayo.

En otras palabras, o Danilo Medina es visto desde adentro como un candidato de oposición que traerá cambios sustanciales al mismo oficialismo, o los funcionarios del actual gobierno están seguros de que perderán las elecciones frente al Partido Revolucionario Dominicano (PRD).


Toda esa ambigüedad deriva de la torpeza de un funcionario cuyas acciones de los últimos días han demostrado que no cuenta con el apoyo, al menos públicamente, del Ministerio de Cultura. Un organismo conforme con la gestión de sus dirigentes, en este caso la de Félix Batista, habría respondido con elementos convincentes a las críticas y no hubiera dejado que se cuestionara de manera frontal y por tanto tiempo la gerencia cultural del país.

Lo que sí no me cabe la menor duda es que estamos frente a algo similar de lo que en Egipto se conoce como la “shilla”, y en Irán la “daura”, especie de cofradías o familias del poder, que nombran funcionarios por razones estratégicas, parentesco, conveniencia o amiguismo, y no sólo por la lealtad al partido, ni por la capacidad o experiencia en la administración pública.

Un régimen basado en cofradías legitima la corrupción y no deja a las sociedades avanzar hacia propósitos sanos y transparentes. Las últimas mediciones de ese flagelo social indican que a nivel mundial se mueven más de un millón de millones de dólares anuales solamente en sobornos relacionados con gobiernos corruptos que abren las puertas al crimen organizado, el narcotráfico y otros males como la presencia de sicarios nacionales y extranjeros que ahora preocupan al país.

Otro elemento que no debería obviar la campaña de Danilo Medina, partiendo de un análisis profundo del texto de Félix Batista, es que el candidato oficialista está marchando solo hacia el palacio y por lo tanto podría convertirse en víctima de una traición de alto calibre por no contar totalmente con el apoyo del gobierno; una posible estrategia que del PLD ganar las elecciones con la primera dama como vicepresidenta, facilitaría el camino para cualquier tipo de conspiración que dejaría todo en manos de la maquinaria actual.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Editora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados